The Black Suns: “Preferimos no depender de nadie a la hora de tomar decisiones vinculadas a nuestra obra y que nadie especule con nuestro trabajo”

THE BLACK SUNS

Surgido de la extinta formación catalana Klaudia, el quinteto The Black Suns se presenta con su primer álbum de estudio, publicado el pasado mes de junio. Un disco de título Milk & Cookies en el que exhibe un sonido acústico a medio camino entre el rock alternativo y el folk más tradicional, alejado de las estridencias de las que hacía gala la antigua banda.

Once canciones que este viernes 29 de diciembre sonarán en la sala 2 de Apolo, dentro de la gira de presentación del álbum. Una cita antes de la cual esta formación integrada por Nacho Newman (voz, guitarra y piano), Peter Navarro (guitarra y piano), Jose Zurita (bajo), Raúl Naro (guitarra y teclados) y Pau Beteke (batería y percusión) ha hablado con CrazyMinds de las entretelas del disco y de su situación artística actual.

Milk & Cookies significa un nuevo paso en vuestra carrera. ¿Qué queda en The Black Suns de aquella Klaudia?

Peter Navarro: Queda la esencia, la pasión y la voluntad de hacer vibrar a las personas. En la formación somos los mismos integrantes que en Klaudia, con las novedades de Pau Beteke a la batería y la incorporación de Jofre Gibert al chelo y piano.

¿Cómo ha evolucionado la formación hasta esta nueva identidad?

Raúl Naro: La nueva identidad es un reflejo de nuestra evolución individual y grupal. Surgió de forma natural y fluida. Sentíamos que una nueva etapa estaba a punto de empezar.

En Milk & Cookies, The Black Suns se presenta como una formación con tendencia a lo acústico. ¿Es este sonido la carta de presentación de lo que será la banda o sólo algo puntual?

Peter Navarro: Es cierto, en Milk & Cookies hay presencia de instrumentos acústicos, aunque también escucharás guitarras eléctricas, sintetizadores, efectos, percusiones, coros, pads, cuerdas…; el mosaico es ecléctico. Supongo que para próximos discos la banda irá sonando en función de aquello que quiera expresar. El instrumento es sólo el vehículo, como su nombre indica, lo importante es el mensaje.

En el disco destacan los arreglos de cuerdas. ¿Qué aportan a las canciones?

Peter Navarro: Las cuerdas aportan épica y lirismo. También actúan como engranaje que ayuda a ensamblar elementos armónicos de la canción.

¿Qué culpa de los arreglos de cuerdas tiene Lucas Ariel Vallejos?  

Nacho Newman: Lucas trabajó con nosotros en la preproducción, muchos de los arreglos de cuerdas fueron realizados por él, por ejemplo los finales de Lost y Santa Cruz. Fue interesante el proceso de interacción. Es de lo mejor que aportó Lucas al disco.

¿Por qué elegisteis a Alba Haro y Aleix Puig Caminal para grabarlos?

Raúl Naro: Nos decantamos por Alba y Aleix porque Alberto Pérez, de Sol de Sants Studios, nos recomendó grabar con ellos. Hace años que trabajan juntos y fue una maravilla que participaran en nuestro proyecto.

Hablando de músicos, ¿qué os ha llevado a contar en el proceso de grabación hasta con tres bateristas?

Jose Zurita: La mayoría de las baterías fueron grabadas por Pau Beteke en Sol de Sants Studios. Teníamos una canción para la cual necesitábamos un sonido particular y contactamos con Chris Brush, de Nashville, él nos ayudó a desarrollar la idea de base rítmica que teníamos en mente para esta canción. Y con Toni Mateos grabamos tres canciones para las cuales teníamos definida la batería. En ambos casos estuvimos en contacto directo vía Skype para definir el kit de batería y micrófonos que necesitábamos para conseguir el sonido que deseábamos. Alberto Pérez, de Sol de Sants Studios, nos ayudó nuevamente en esta tarea a definir el sonido.

También destacan los coros. ¿Dónde queréis llevar al oyente con ellos?

Nacho Newman: Depende de la canción. Por ejemplo, en There is no Tomorrow y Under the Water los coros te transportan a una dimensión góspel que nos interesaba plasmar. En otras como Top of the World los coros refuerzan armonías más propias del folk americano o anglosajón. Básicamente funcionan como un color más, una capa que otorga carácter a las canciones.

En general, el álbum tiene un sonido sencillo y acogedor que se aprecia a la perfección en There Is No Tomorrow. ¿Por qué habéis elegido esta canción como primer sencillo?

Peter Navarro: El primer sencillo es una canción nacida de una improvisación, fresca y espontánea, que tímbricamente vimos que podía recoger la esencia musical del disco y funcionar además como carta de presentación. Entra rápido y acaba en una especie de góspel blues. ¿Qué más se puede pedir?

En los temas de Milk & Cookies se abordan cuestiones de una fuerte carga emotiva, pero de una manera distinta a como lo hacíais en Klaudia. ¿Estáis en una etapa más plena de vuestras vidas?

Nacho Newman: Yo ya no necesito hacer catarsis, me conecto desde un lado mas espiritual a las canciones, menos visceral. Durante el disco anterior estaba en una etapa dolorosa signada por la muerte de mi madre, mezclada con el nacimiento de mi primer hijo. En esta nueva etapa he sido padre por segunda vez, estoy más sereno.

Gran parte del álbum ha sido grabado en vuestro propio estudio. ¿Por qué tomasteis esta decisión?

Peter Navarro: Planteamos la composición, grabación y producción de las canciones en una única fase, sin separar etapas. En esta tarea quisimos vivir un proceso artesanal, reflexivo y tranquilo, sin prisas. La única solución pasaba por construir nuestro propio estudio, y así lo hicimos. El estudio es ahora nuestra casa y cuartel general, donde ensayamos y también de donde salen los videoclips.

Hemos hablado antes de la labor de Alberto Pérez, de Sol de Sants Studios. ¿Qué os han aportado su mezcla de audio y su coproducción?

Jose Zurita: Después de estar varios meses en el proceso de composición y grabación en nuestro estudio, necesitábamos a alguien externo que nos ayudara con una visión más objetiva y no contaminada por tanto tiempo de trabajo encerrados en nuestro estudio, y contactamos con Alberto. A Alberto lo conocimos tiempo atrás con Klaudia, en algunos conciertos, y pensamos en él para esta tarea. La verdad es que nos sentimos como en casa en su estudio y aportó ese salto cualitativo en el proceso de mezcla que necesitábamos para poder llegar donde queríamos en la masterización. La verdad es que fue un placer trabajar mano a mano con él en este proceso.

Masterización para la que elegisteis a Yves Roussel. ¿Por qué os decantasteis por el ingeniero francés? 

Peter Navarro: Yves es un tío muy profesional y meticuloso. Nos aportó claridad en las canciones, sensación estéreo y, sobre todo, poder llegar a niveles equiparables a los de las producciones internacionales de grandes presupuestos.

Milk & Cookies lo habéis producido y publicado con vuestra propia compañía discográfica. ¿Preferís ser dueños de vuestra obra a depender de las decisiones de terceros?

Raúl Naro: Preferimos no depender de nadie a la hora de tomar decisiones vinculadas a nuestra obra y que nadie especule con nuestro trabajo.

¿Qué no haríais a un músico que quiera trabajar con vuestra disquera de lo que acostumbran a hacer los sellos con sus artistas? ¿Qué opinión tenéis del sector?

Raúl Naro: Cuesta mucho que los sellos grandes apuesten por bandas independientes, prefieren asegurar la inversión y fichar a artistas con cierto recorrido y con una comunidad de admiradores ya creada. Parece ser que importan más los seguidores en Instagram que la música. Yo nunca ficharía a una banda para anularla artísticamente porque considero que es competencia directa de otra de mis bandas.

El pasado mes de septiembre lanzabais el videoclip de Copyright God. ¿Qué importancia le dais a la parte visual en vuestra obra?

Raúl Naro: Para nosotros es muy importante. La parte visual te ayuda a reforzar el mensaje, puedes darle color, forma, movimiento… Intentamos cuidar el aspecto visual y ser coherentes con aquello que transmitimos. Cuando le pones imagen a un sonido, adquiere otra dimensión.

Por cierto, en el videoclip aparece tu hijo (el de Nacho Newman). ¿Has tenido discusiones familiares por haber despertado sus inquietudes artísticas?

Nacho Newman: Para nada, mi hijo Christophe es un niño muy especial que tuvo la valentía de filmar un vídeo con su padre. Un vídeo donde la música habla de la muerte como un regreso al hogar, al origen. Él verá este vídeo en el futuro y recordará por un rato que hizo algo con su padre y sus amigos. Mi hijo es un ser sensible que sabe apreciar lo que una canción y sus imágenes son capaces de comunicar, es un artista.

El pasado 29 de septiembre presentasteis el disco en la sala Bikini. ¿Qué recuerdos tenéis del concierto?

Raúl Naro: Tengo recuerdos muy bonitos. Después de varios años de duro trabajo, fue muy emotivo compartir nuestra obra con la gente que te apoya y te quiere, que confía en el proyecto y que te anima en los momentos más difíciles

Para aquellos que no os hayan visto aún, ¿qué importancia le dais a cada sección de instrumentos en los directos?

Nacho Newman : La interacción de cada elemento y su importancia están condicionadas al beneficio del todo. Lo importante es el todo. Como una pirámide desde la base hasta la cúspide, cada instrumento pertenece a una parte de esa pirámide para que pueda ser.

Escrito por
Más de CrazyMinds

Escucha a Los Campesinos! versionar a Blink 182

Nos encanta cuando las bandas se versionan unas a otras, pues siempre...
Leer más