Tangerine Flavour: “No Hard Feelings va de nuestras experiencias en el amor”

Folk, soul, rock clásico o blues. Así podría describirse el sonido de Tangerine Flavour. El cuartero madrileño ha vuelto a la carga con un sonido más maduro. Después de lanzar el año pasado su EP homónimo, ahora le toca al turno a su primer LP, No Hard Feelings, que fue presentado el pasado 5 de mayo en la Sala Clamores de Madrid.

No Hard Feelings o Sin Resentimientos ha sido producido por Alonso Ferrer. El álbum nace de la huella que dejan algunas personas en tu vida, con forma de recuerdos dolorosos e historias narradas en ese rock americano que los define.

Fernando Lima nos acogió en el bar Cafeína de Madrid y pudimos conocer un poco más de Tangerine Flavour.

Foto: Lucía Colom

¿Cómo surgió la banda?

Pues Pablo y Miguel se conocían de Tuenti. Yo estudiaba con Pablo en Agrónomos. Miguel conocía a Emilio que era nuestro antiguo batería. Un día quedaron Pablo y Miguel a tocar a ver qué salía, Pablo me llevó a mí y Miguel llevó a Emilio y surgió el amor hasta ahora. Emilio se fue el año pasado por temas de estudios pero tenemos a otro batería que se llama Carlos.

¿Cómo definirías vuestro nuevo LP y por qué ese título?

No Hard Feelings o Sin Resentimientos va de nuestras experiencias en el amor. De 11 temas hay 10 de desamor. Sin resentimientos significa que estuvimos mal por vosotras, pero no pasa nada, porque ahora estamos bien y gracias a eso hemos podido sacar un disco del que estamos bastante orgullosos.

Para sacar adelante el disco decidisteis sacar un crowfunding, el cual tuvo un montón de éxito. ¿Pensabais que iba a tener tanto en un primer momento?

Estábamos expectantes. Costo un poco pero al final tuvimos bastante ayuda. Llegamos pasar el objetivo inicial, pero pronto nos dimos cuenta de que no era suficiente solo poner pasta y a base de conciertos. Aunque nos ayudó el hecho de poder reservar el disco.

¿Cómo os cambió musicalmente hablando que Alfonso Ferrer os produjese el LP?

Alfonso es uno de los mejores bajistas de España. He cambiado mi forma de tocar, nos ha ayudado mucho con las guitarras y con las voces. Hemos grabado en su estudio. Somos como uno más de su familia. Nos ha ayudado a sacar lo que teníamos en la cabeza, el sonido antiguo setentero americano.

¿Qué sensaciones directas tenéis después de presentar el disco?

La presentación en la sala Clamores estuvo muy bien.  Hubo bastante gente, muchos sabían algunos temas que habíamos sacado la semana anterior y también del antiguo LP. La reacción del público y el feedback fue bastante positivo.

¿Crees que gracias a las nuevas tecnologías es más fácil darse a conocer a la gente?

Hasta cierto punto sí. La barrera que había antes de darse a conocer ha desaparecido, tú subes algo a Spotify y te puede escuchar gente de todo el mundo. Pero también por esa facilidad hay más bandas que se dan a conocer, por lo que ahora hay otro reto. Las dificultades que había antes ahora son otras. Hay que saber diferenciarse dentro del gran mercado que existe, tener un producto que interese y saber venderlo.

¿Qué es la música para ti?

La música para mi es la vida. Todo lo hago con música: estudiar, ducharme,… La música me sigue desde pequeño. Mi padre tocaba también y tanto a Pablo, a Miguel o a mi nos gusta tocar y la música por nuestros padres.

¿Qué es más importante para ti, escribir la letra basándote en la melodía o viceversa?

Depende. Hay veces que estoy en la ducha y se me ocurre alguna rima o una melodía que estoy cantando y salgo para buscar en la guitarra. El proceso es un poco diferente, cada uno tiene una forma diferente de componer. Luego llegamos con nuestras ideas al local de ensayo y ya los demás valoramos si puede estar bien. A veces te da la vena poética y te pones a escribir una letra y de ahí ya encuentras su melodía, y otras veces encuentras un ritmillo al que le buscas letra, o incluso a veces te sale una melodía de voz y buscas los acordes y la letra.

Entonces piensas que es más importante que una canción tenga sentimiento o que simplemente sea conocida por su estribillo pegadizo, ¿no?

Alfonso quiso la traducción de todas nuestras canciones porque él piensa que la letra es muy importante. Tú al final te quedas con el estribillo, pero todo lo demás antes de él tiene que tener un sentido. Ahora mismo, en el panorama musical, canciones con poco sentido son las del reggaetón. No todas nuestras canciones son experiencias vividas pero sí tienen un relato en sí mismo. La letra tiene que llegar al corazón, nos tiene que llegar a nosotros y por supuesto al público.

¿Aunque no tengáis un proceso a la hora de componer canciones, cuando estáis en el backstage antes de los conciertos tenéis algún ritual antes de salir?

No suele haber nada planeado la verdad. En la Clamores estuvimos dando una pequeña charla para motivarnos. Lo único que solemos hacer siempre es subir al escenario con una birra para soltarnos un poco en la pista  y chocarnos las manos.

¿Vuestro primer EP era autoproducido, que trabajo realizabais cada uno?

El primer single lo grabamos donde estudiaba Miguel, que hacia el grado de técnico de sonido, por lo que pudimos ir cuando hacia prácticas y lo grabamos ahí. Luego un colega nuestro hizo el master y las mezclas. El EP lo hicimos en el Last Thing Noise y luego la producción la hizo el mismo amigo otra vez. Y ya este disco lo grabamos en el estudio de Alfonso y la mezcla se encargó Berny Calvo de Estudios B. Casi todas las mezclas de los discos que produce Alfonso las hace Berny.

¿Dónde posicionaríais vuestro estilo dentro del panorama musical español?

En España hay pocos grupos como nosotros que tengan un estilo americano. Es un poco difícil porque para los rockeros somos muy moñas y para los indies somos muy agresivos. Estás un poco en el limbo, se podría decir. Aunque bien es cierto que el estilo americano en España está creciendo poco a poco.

¿Tenéis algún plan para este 2018?

Tenemos un festival en Zamora el 27 y 28 de julio llamado el Modo Culebra. Al sacar el disco a finales de abril ya te pilla lejos de las fechas de festivales de este año porque ya están cerrados. Lo que estamos intentando es buscar gente de booking y Management y ya buscar posibles festivales para el verano de 2019.

¿Os gustaría en un futuro vivir solo de la música?

Y a quién no. A cualquier músico le gustaría tocar unos temas cada dos semanas en un garito. Nos gustaría, sabemos que es un poco difícil pero nos gustaría dedicarnos los próximos 5 años solo a la música pudiendo no hacer nada más. Solo tocar, componer y grabar. Dedicarnos solo a eso sería lo mejor, pero sabiendo que es muy difícil, aunque intentamos realizar el sueño dando lo máximo que se pueda.

Escrito por
Más de Eva Ocaña