Mad Cartridge: “Nuestro EP es un grito hacia todo aquel que quiere aprovecharse de las bandas emergentes”

Mad Cartridge es indie. Indie mezclado con sus influencias musicales, que son grandes como los Arctics Monkeys, Franz Ferdidand o The Strokes. El grupo, que tan solo lleva dos años subiéndose en los escenarios, acaba de sacar su EP debut Dear Helen.
Cuatro jóvenes se juntan para hacer de sus gustos musicales una mezcla de sentimientos, aportando en ello la rabia, la ilusión, y las ganas para hacer aquello que más les gusta: música.

La primera pregunta es para romper el hielo. ¿Qué es para vosotros la música?
Quizás la pregunta debería ser “¿Qué os da la música?” “¿Qué sentís con ella?” ya que es prácticamente imposible definir qué es. Estamos hablando de un concepto, una forma de expresión concreta que ha servido a lo largo de los años para acercar unos con otros, un método de sociabilización de la mano de otro concepto como es el “arte”. Para nosotros la música simplemente puede ser ese embudo donde metemos nuestro dolor y alegría, miedos y angustias, risas e historias absurdas. Aunque la respuesta fácil y corta sería: algo que nos gusta. Fin.

Contadme un poco cómo surge el grupo y los inicios.
El grupo nació de la mano del cantante y el batería. Anteriormente se encontraban en otro grupo, que para nada era lo que buscaban. Decidieron empezar un nuevo proyecto, y con solo una guitarra y batería comenzar a componer algunos de los temas que actualmente tocamos. Fue un camino difícil después de probar con otros músicos, ya que es difícil poder congeniar y encontrar esa pieza que diga “así sí”. No fue hasta cuando encontramos el bajista actual cuando empezamos a poder avanzar en seguir componiendo canciones y darle forma a nuestro directo. Más tarde se unió el segundo guitarra, que fue exactamente esa “pieza”.

¿Cómo definiríais vuestro EP debut Dear Helen y por qué ese título?
Ha sido un camino largo, hay mucho tiempo y dinero invertido en él, pero sobre todo hay alma. Después de varias malas experiencias con ciertas personas se compuso Helen, fruto de la ira y la frustración y a raíz de ahí se decidió tirar hacia delante la idea de entrar en un estudio y poder contar nuestra historia. Grabar en Here Comes the Sound junto a Toni Torres fue la mejor elección ya que nos dio total libertad y nos guió, además de su gran implicación. Después de todo esto tenemos Dear Helen en nuestra manos, 4 canciones que llevan un pedazo de cada uno de nosotros: un grito hacia todo aquel que quiere aprovecharse de las bandas emergentes.

¿Cuáles fueron las primeras sensaciones al ganar el segundo premio en el concurso Sonabucs y poder financiar el EP?
Disfrutamos mucho de esa actuación, era arriesgada ya que era la primera vez con el nuevo guitarrista y también volvía el batería tras una enfermedad, aun así salió todo genial, lo disfrutamos, la gente lo disfrutó y creemos que eso se valoró para que nos otorgaran ese segundo premio.

¿Cómo os ha cambiado, musicalmente hablando, grabar las canciones en un estudio?
Creemos que ha sido un punto de introspección muy grande. Poder analizar nuestros fallos, lo que sobraba o lo que faltaba poner. Cuando entras en un estudio y te pones a grabar ves en lo que debes mejorar, y creces como músico, evitando esos errores en el futuro.

¿Cómo os sentís después de ver todo el trabajo realizado?
Muy contentos, cuando haces las canciones, dedicas un gran tiempo a ellas, y las grabas posteriormente no sabes cómo lo va a recibir el público, así que es muy satisfactorio que la mayoría de críticas sean positivas y pidan más material nuevo.

¿Creéis como grupo emergente que las nuevas tecnologías pueden dar a conocer a la gente más fácil que antes?
Hay herramientas que hacen que sea más fácil el darte a conocer, pero al haber más peces en este océano musical es complicado al mismo tiempo hacerse notar. El decálogo de grupos, músicos, artistas en general se pierde ante la infinidad, y el público tiene un limbo de oportunidades para poder elegir qué es lo que quiere consumir. Ahí radica la dificultad.

¿Qué diríais que es más importante: escribir la letra basándote en una melodía o viceversa?
En nuestro caso, las letras se escriben a partir de una melodía. Pero no como una elección consciente, o porque creamos que es lo mejor, sino más bien porque una vez nos juntamos empiezan a salir ideas sin premeditarlo, sin decir “venga, vamos a componer”. Eso es lo que hace que haya un gran material instrumental, y que sea la propia música la que transmite e inspire para escribir las letras.

Vuestras letras son en inglés. Decidme vuestros referentes musicales.
Hay muchísimos, y entre los cuatro tenemos algunos distintos, cosa que hace enriquecer las propias canciones. Estamos hablando desde Arctic Monkeys, Franz Ferdinand y The Strokes, pasando por Green Day o Red Hot Chilli Peppers, dando una vuelta por Led Zeppelin, incluso pasando por Dream Theater.

¿Y qué grupos de habla hispana admiráis?
Digamos que Él mató a un policía motorizado puede ser una buena referencia, ya que estábamos en ese concierto el día que nuestro segundo guitarra se unió al grupo.

¿Tenéis algún ritual o manía antes de salir a los escenarios?
Saltar para “despertar” el cuerpo y descargar los nervios previos a una actuación. Parecemos monos. O tontos, no está claro.

¿Pensáis en un futuro vivir por y para la música solamente?
Puede ser una idea muy jugosa y atrayente. Pero creo que ahora mismo en lo único que pensamos es en hacerla.

¿Tenéis algún plan para este 2018?
Tenemos preparado unos vídeos de canciones nuestras en acústico junto a conciertos que puedan salir; por otro lado, el 15 de septiembre nos vamos a Madrid para tocar en Café la Palma. Y por último, y que no falte, lanzamiento de más música nueva.

Escrito por
Más de Eva Ocaña

Arctic Monkeys: De Sheffield a encabezar los principales festivales del mundo

Tras un largo descanso, Arctic Monkeys vuelve a la acción. La banda...
Leer más