Entrevista a Moikave: “La metáfora de nuestro disco sería buscar muy dentro de uno mismo para llegar a la verdad”

MOIKAVE

La Fiebre del Oro Negro está llegando a todos los escenarios de España. Paso a paso, Moikave va expandiendo su música por todo territorio español. Este sábado 2 de junio, es el turno de Madrid. La Sala Juglar será testigo del gran concierto de la banda norteña.

¿Cómo surge el concepto de “La Fiebre del Oro Negro”?

Siempre me ha atraído esa época de principios de siglo XX en EEUU. Hay toda una construcción en torno a la idea de una tierra por descubrir, relativamente salvaje. Una reacción atávica de aquellas gentes ante la posibilidad de encontrar riquezas y subsistir. Algo sucio y bello. La metáfora sería buscar muy dentro de uno mismo para llegar a la verdad.

 

¿Cómo está siendo la acogida del álbum?

Realmente buena y retardada. Hemos pre-estrenado clandestinamente el disco durante casi un año y no le dimos todo el bombo de primera mano. Ahora que ha salido oficialmente y lo hemos organizado todo mejor, empieza a haber ese rumor tan jugoso en torno a la banda. Cuesta, pero poco a poco la cosa se consolida. La gente habla del disco maravillas.

 

¿Está cumpliendo vuestras expectativas?

Digamos que estamos contentos de las cosas que vamos consiguiendo con mucho trabajo. Y muchos nos dicen que desde fuera parece que la banda va como un cohete. Pero siempre hemos sabido que este disco no tendría la repercusión que merece, porque no estamos “en la pomada”. Y es completamente absurdo ver la exposición y el alcance que tienen bandas con discos horribles, pero que están en la cresta y se les da bombo máximo.

 

¿De qué manera ha evolucionado Moikave desde su anterior trabajo y, especialmente, desde la incorporación de Nerea Arrieta?

Hemos mejorado el espectáculo mucho. “Hora Magora” es un gran disco, pero antes no teníamos mucho repertorio donde escoger y la paleta de colores era mas escasa. Personalmente, me empeñé en encontrar teclista y tener el tipo de banda que yo quería tener. Al dar con Nerea, el sonido y el rollo de la banda ha subido mil escalones hacia algo mucho más interesante y más rico.

 

¿Por qué apostar por géneros como el rock, el blues o el soul?

No es una apuesta consciente realmente. No “diseñamos” un estilo para conseguir algo. Pero resulta que lo que hacemos gusta y la gente necesita poner esas etiquetas para ir a un concierto y tener lugares comunes. Y es que esos géneros mueven cada vez mas gente, que busca algo alternativo a la radio-fórmula. Yo creo que nunca ha habido tantos festivales de blues y soul como ahora. Está claro que hay público, solo tenemos que llegar a ellos.

 

¿Encasillarse o no encasillarse en un género musical y por qué?

En absoluto. Aunque quisiéramos no podríamos. Ni siquiera yo decido sobre las canciones que suenan en mi cabeza. Simplemente las traslado al papel. El motivo básico es una necesidad pura de expresar algo, esa idea no puede nacer con una etiqueta previamente. Si mañana me sale del cuerpo una cumbia …Bueno, puede que me la guarde para otro momento.

 

¿Qué pesan más, melodías o letras?

Surge todo junto. La idea inicial está ahí entera, como una esencia básica que hay que ir desarrollando. Creo que es el gran punto fuerte de Moikave. Rara vez se encuentran letras cuidadas y refinadas en español, en comunión con una música interesante. Porque el español no tiene una dicción muy agradable para estos estilos. Y claro, primero hay que tener algo que decir y luego trabajar mucho para que parezca simple.

 

Habéis pasado de la autoedición a publicar con un sello independiente. ¿No hay más medios para los artistas emergentes?

El sello independiente realmente es creado por nosotros, así que casi sigue siendo autoedición. Hemos visto cómo es la gente del “negocio” y es un esperpento y una vergüenza el mamoneo que hay por ahí. Cómo todo el mundo ha asumido un juego absurdo al que hay que jugar. Nosotros intentamos hacerlo de forma honesta yendo con nuestra música por delante y obviamente no funcionó, porque aún no conocíamos todo el entramado que hay detrás de los sellos, promotoras, agencias. Sí que esperábamos que al menos algún sello pequeño se dignara a publicar este pedazo de disco, pero solo encontramos gente atrincherada. Así que seguimos nuestro camino.

 

¿Cómo de complicado es vivir de la música?, ¿qué dificultades os habéis encontrado vosotros desde que comenzasteis?

Con la saturación de grupos que hay, la música no puede ser un negocio para gente autogestionada sin padrinos detrás.  De todos modos, nosotros nos planteamos el propio disfrute artístico, hacer buenos discos y generar una carrera y una reputación. Y eso se puede hacer sin comer de ello.  Luego está el cortijo de los cuatro de siempre; que quitan y ponen según el hype del momento. Siempre copiado de EEUU pero con 2 años de retraso. Y que tienen tal maquinaria que pueden hacer funcionar lo que les de la gana.

 

El sábado tenéis concierto en la Sala Juglar de Madrid. ¿Cómo afrontáis esta fecha?

¡Con mucha ilusión! Madrid siempre es especial; complicado por la saturación de eventos que hay, pero siempre nos va bien allí. Y es el momento del año en el que vemos amigos míticos y gente que espera escuchar los nuevos temas, medios afines. Eso sí, el tema del parking y las autorizaciones vuelve loco a maría santísima.

 

¿Cuáles son los siguientes pasos de Moikave?

Tenemos el calendario en llamas, porque estamos en medio de la gira “La Fiebre del Oro Negro” y van saliendo fechas casi todas las semanas. Eso es que la cosa funciona y la banda interesa, pero el plan era grabar este verano el tercer disco. No queremos tener los temas cogiendo moho seis meses; así van a a ser tiempos locos para llegar a todo.

Más de Lourdes Martínez

Gentleman Clef lanza “Agustín”, tema benéfico por la educación en Sudán del Sur

Gentleman Clef vuelve a situarse dentro del panorama folk - indie nacional,...
Leer más