Delaporte: “La electrónica española empieza a encontrar su propia identidad”

Delaporte

Delaporte es el rostro de la nueva electrónica española. Un género sin complejos que comienza a tener su propia personalidad y que inicia una nueva andadura con un circuito interesante que pretende equipararse a la escena indie o la del pop.

Hablamos con Sergio y Sandra en su showcase organizado por Sounds From Spain en el increíble SXSW Festival, donde estrenaron su nuevo LP, Como anoche. En Austin dejaron claro que la electrónica española tiene mucho que decir. No te pierdas una fascinante entrevista donde repasan la escena española, cómo es vivir de la música y el buen momento de la electrónica en España.

¿Os da tiempo a disfrutar del SXSW?

Muy poquito, porque además los bares cierran a las dos. Tienes que salir antes para disfrutar un poquito del festival.

¿Qué significa para Delaporte participar en el SXSW?

Es una oportunidad muy grande. Ya estuvimos en el LAMC de Nueva York, pero el SXSW es un parque de atracciones musical. Satura porque hay muchísimas cosas, cientos de bandas, grupos que admiras mucho y que casi ni te enteras que participan en el festival. Es una oportunidad increíble, estar aquí, que te vean y poder empezar a hacer cosas grandes en Estados Unidos.

¿Qué set traéis?

Sergio: Estamos presentando nuestro nuevo disco, nuestro primer LP. Nuestros primeros trabajos fueron dos EPs que juntos hacían un disco.

Sandra: Estamos empezando la gira de presentación del último disco. Empezó en Madrid con una fecha y ya nos hemos venido para Austin. Pero también tocaremos algún tema de los trabajos anteriores.

En SXSW apenas hay tiempo para montar el equipo porque los showcases están programados con apenas diez minutos de margen entre uno y el siguiente. ¿Es complicado preparar el equipo con tan poco tiempo entre actuaciones?

Sergio: Sí. De hecho siempre pedimos que nos pongan una mesa en el escenario antes de empezar para ir preparando el equipo.

Sandra: Tenemos que cablear muchas cosas, son muchos cacharros. De hecho, aquí no podemos traer todo el set, todo el despliegue de medios, justo por eso porque no te da tiempo a probar y a que todo suene bien. Nosotros solemos necesitar una hora y aquí tienes solo diez minutos. Todo es muy puntual además, no es horario español.

¿Cómo empezasteis en esto de la música?

Sandra: En lo personal, empecé en el instituto. Llevo haciendo música desde que tenía 7 u 8 años. Empecé con una banda que hacía fusión de funk a girar con 15.

Sergio: Yo empecé con 14 años en grupos de versiones en el instituto. Con 15 o 16 hacíamos psicodelia en italiano con canciones propias. Éramos una especie de The Doors en italiano. De allí a Delaporte ha llovido mucho.

Sandra: Para mí menos, tengo 24 años. Siempre renegaba de la electrónica cuando tenía 17 o 18 años. Para mí era un mundo que no tenía explorado y cuando ya tenía 20 empecé a explorar y pensé: Esto es lo mejor que me he escuchado en mi existencia y esto es lo que voy a hacer. Así empezó Delaporte con esa idea en la cabeza, la necesidad de buscar una persona como Sergio, encontrarnos y empezar a trabajar juntos.

¿Cómo se encuentra la música electrónica en España?

Sergio: Está en un buen momento porque empieza a encontrar una identidad propia. Hasta hace unos años le costaba tenerla.

Sandra: Estaba la escena del EDM o de la Ruta del Bakalao pero desde un punto de vista underground y con un circuito como pueda tener el indie o el pop no ha existido. De hecho, es bastante curioso que medios importantes como Radio 3 están apoyando la electrónica por primera vez. Se está haciendo un circuito por fin de este tipo de electrónica. Está creciendo. Es guay.

¿Qué consejo le darías a un productor que empieza?

Sergio: Buscar su personalidad.

Sandra: Le diría que evite sonar como todos.

Sergio: La clave es escuchar muchas cosas fuera de la electrónica y que intente buscar inspiración en sitios donde parece absurdo que la haya, aunque no sea música.

Sandra: Sobre todo tener un sonido propio, sin eso no tienes sentido. Si no cuentas nada nuevo no tienes nada que hacer. Debes ir a por ello, crear algo nuevo o fresco.

¿Qué es lo que escucháis a la hora de crear?

Sandra: Va por rachas. Yo soy adicta a escuchar música nueva y por ejemplo si no tengo música nueva me pongo triste. Tuve una etapa super africana. Ahora de repente, estoy escuchando a Aurora, una tipa noruega que hace voces y pop. O Diplo, Mo o Dua Lipa. Básicos James Blake nos inspira mucho.

Sergio: El problema a la hora de escuchar es que no sabemos distinguir la escucha por placer que la escucha por estudio. Siempre hay una parte del productor que está ahí. Es una cosa que uno pierde cuando empieza a dedicarse a la música. Pierdes esa escucha inocente de puro placer. Es complicado quitarse ese aspecto de análisis. Al final, las cosas que más interiorizo son las que escucho sin ningún tipo de filtro. Como las cosas que escuchaba de adolescente. Es una escucha no tan racional sino de dejarte fluir.

Si son cosas muy opuestas a las que hacemos me cuesta menos desconectar. Si escucho Surfjan Stevens, que no toca nada de nuestro estilo, no estoy con el chip encendido de como está haciendo las cosas. O como cuando escucho folk americano o Chilly Gonzales.

Sandra: Lo amo. Con Chilly Gonzales no hay análisis. Los discos de solo piano es para dejarse fluir. Pero aún así, molaría pillar algo de él. De este territorio tan lejano.

¿Qué diferencias hay entre la escena italiana y la española?

Sergio: No son muy diferentes. A nivel de madurez son bastante parecidas. Ambas son muy locales. Es muy difícil encontrar fenómenos globales, bueno ahora Rosalía, pero es difícil encontrar artistas que hayan triunfado fuera. En Italia quizás Eros Ramazzotti. Hablando de electrónica, Italia tuvo el icono de Giorgio Moroder y el Italo Disco con una personalidad propia y más fuerte que en España.

La producción se cuida más. Hay productores que son la ostia. En el pop muchos artistas como Alejandro Sanz han grabado discos en Italia. A nivel de mainstream se paga más que en España pero sobrevivir como músico es más difícil. Si un músico no está a ese nivel, sobrevivir es más complicado. En España hay más cultura de salir fuera, siempre puedes tocar en algún garito. Muchos amigos míos que son músicos en Italia dan clases y es la pescadilla que se muerde la cola. Es gente que da clases a futuros músicos que para sobrevivir van a tener que dar clases a otros futuros músicos.

¿Es profesionalismo lo que le falta a la escena española para internacionalizarse?

Sergio: Falta apoyo a la cultura.

Sandra: Desde el punto de vista social, del público, falta que se vea la cultura como cultura y no tanto como ocio – beber. Porque si solo se trata de eso se pierde la cultura. Entiendo que es una distracción ir a un museo, a una obra de teatro o a un concierto, pero un concierto no puede ser solo beber, chillar, fiesta. Por suerte, queda gente que va a ver conciertos, paga la entrada y disfruta de la música. Nosotros tenemos suerte que la gente va a vernos y va creciendo nuestro público.

Sergio: También tenemos la ventaja de hacer un tipo de música muy fiestera. La gente puede entregarse a la música y estar de fiesta al mismo tiempo. Pero alguien que está en un escenario con sus canciones, su guitarra y su voz lo tiene más complicado.

Sandra: Cuando hemos estado en Estados Unidos u Holanda, nos dimos cuenta que la gente respeta más la música y la cultura. Les dices que te dedicas a la música y te dicen wow. En España te dicen pero ¿que más haces?, ¿de que trabajas? Pero, ¿vives de eso?

¿Qué vais a hacer este año?

Sergio: Pues ahora después del SXSW pasaremos por México. Tocaremos allí y tendremos contacto con público y prensa, sembrando semillas. En abril un poco de descanso y en mayo ya empieza otra vez la actividad.

Sandra: Me voy a Japón a inspirarme. En Mayo empezaremos la temporada de festivales, así que estaremos todos los fines de semana actuando en ellos.

¿Las redes sociales os ayudan a ser más reconocidos?

Sandra: Sí. Cada concierto equivale a una subida de seguidores, de gente que empieza a escribirnos y que suma sus amigos a nuevos conciertos. Es como que la familia crece.

Sergio: Cada sitio que vamos cerca de Madrid tenemos más fans y cuanto más lejos menos, pero en cualquier lugar hemos encontrado gente que nos sigue, incluso aquí en Austin.

Sandra: Ha habido gente que nos decía que nos seguía en todas partes, como en Barcelona. La gente está loquísima allí. Fue el concierto más loco que hemos dado. Se sabían todas las canciones, gente llorando… Loquísimo. Está creciendo todo mucho.

Escrito por
Más de David Arias

The Districts: Mucha distorsión y muchas nueces

A veces suceden estas cosas. En algún momento, de entre el tedio...
Leer más