Baywaves: “Somos hijos de internet” (2019)

Baywaves es una amalgama de ritmos que actualizan el pop. En su travesía han encontrado numerosas rutas para diversificar sus sonidos y explorar nuevos caminos. Desde la psicodelia al R&B, este fascinante viaje pop que se inició en Santander con destino Madrid continúa conquistando nuevos horizontes.

Con un disco en el horno aún en estado de creación, nos encontramos con Baywaves en la pasada edición de Sounds from Spain, el showcase que llena de acento español el SXSW Festival en Austin.

En la capital texana charlamos con Baywaves sobre la espectacular evolución musical de una banda de gustos eclécticos y refinados. La escena española está en plena ebullición y comienza a exportar sonidos más allá de nuestras fronteras. Uno de ellos son estos cuatro tipos que siguen explorando ritmos alejados del tópico.

Desde el Converse Malasaña Make Noise, en el que Baywaves se dieron a conocer hace ya cuatro años, hasta su paso por Austin, la banda afincada en Madrid repasa para Crazyminds una trayectoria que es un síntoma de los cambios en la escena española.

¿Qué tal os ha tratado Estados Unidos?

Muy bien. Venimos de Nueva York y en el SXSW hemos tenido seis conciertos. El año pasado fueron 12 en siete días, pero este año también tocamos en el New Colossus, un festival neoyorquino.

¿Qué tal os fue en NYC?

Ha sido una gran experiencia. Aprovechamos a hacer turismo. Nunca habíamos estado allí, así que imagínate ir la primera vez con tu grupo.

¿Qué supone para Baywaves volver a tocar en el SXSW?

Es súper guay viajar a Estados Unidos con tu banda, tocar ante gente de aquí, de la industria y de bandas que son colegas y que viajamos juntos. También es una pasada ver bandas americanas que no suelen girar por España. Además, te relacionas con otras culturas y descubres un montón de cosas que no descubrirías en otra parte.

¿De dónde vienen todas esas influencias que forman parte de vuestra música?

De Internet. Somos hijos de Internet y hemos pasado muchas horas en Soundcloud buscando música, descubriendo cosas. Somos los cuatro muy frikis de la música, no solo como músicos sino como aficionados. Vamos a muchos conciertos. Es un poco un mix entre el mundo de Internet y los conciertos, de ahí hemos sacado nuestras influencias.

¿Cómo empezasteis en esto de la música?

Todos hemos tenido bandas anteriores. Montamos Baywaves en Santander, como un proyecto sin pretensiones. Íbamos componiendo, teníamos bastante material y pensamos en qué pasaría si llevamos esto al directo. Fue entonces cuando buscamos en Madrid músicos para el grupo, porque en Santander fue imposible encontrar gente de nuestro rollo. Al final nos mudamos a Madrid y empezamos a darlo todo.

Sé que es complicada la pregunta, porque siempre habéis sido muy eclécticos, pero ¿qué os queda por explorar en el mundo de la música?

Pues ahora estamos precisamente en un momento de exploración y aprendizaje porque siempre hemos trabajado muy en el momento, pero ahora queríamos tomarnos un tiempo para probar nuevos sonidos y géneros. Le estamos dando un punto más R&B o incluso Hip Hop, o intentándolo al menos. Estamos aprendiendo bastante de producción en el estudio.

¿Es más fácil crear tu público desde cero o mantenerlo fiel?

Es más complicado crearlo porque tienes que tener una propuesta que interese. Si no tienes esa chispa, es complicado crecer. Lo difícil es ser llamativo de primeras.

¿Qué consejos le darías a un músico que empieza?

No sabemos si somos quién para dar consejos, pero nosotros lo que hemos hecho ha sido currar bastante y disfrutar de lo que hacemos. Sobre todo, trabajar sin pretensiones. No esperar llegar a algo en concreto y trabajar en lo que te gusta. Lo demás llega solo.

¿Se puede vivir de la música en España?

Es complicado. Es el debate que todas las bandas tienen en algún momento. Hay propuestas como Sounds from Spain que ayudan económicamente a que vengas a lugares como Austin y al SXSW, pero es verdad que en España no hay un circuito como quizás puedan tener aquí en Estados Unidos, donde una banda pueda subsistir los doce meses del año. No se venden muchos discos, la temporada de festivales dura dos o tres meses y no puedes tocar todos los veranos, es complicado llenar salas… También hay una inversión bastante grande detrás.

Vivir al 100% es bastante complicado. Nosotros siempre lo hemos compaginado con estudios y trabajos parciales. Cuando giramos, siempre tiramos de días de vacaciones y como podemos. Somos un grupo que tenemos los pies en la tierra, que hemos ido trabajando y estudiando al mismo tiempo.

¿Es un momento álgido de la escena pop en España?

Sí, la escena ha mejorado bastante. Al menos es más llamativa. Quizás estuvo unos años estancada, en el sentido de que eran los mismos grupos que encabezaban los festivales, los mismos en la radio… Ahora hay una generación joven que viene pisando fuerte. Hay mil grupos que están haciendo cosas muy chulas, tocando fuera de España y trayendo nuevas cosas a la escena, que hacía falta.

¿De todos esos momentos que lleváis tocando juntos, qué momentos memorables podéis contarnos?

Para mí estar en el SXSW fue memorable. Ya estuvimos el año pasado y fue impactante por ser la primera vez. La posibilidad de poder conocer ciudades del mundo que, normalmente no te plantearías, es fascinante. Tocar en NYC, Ámsterdam, Berlín y aquí en Austin, son cosas increíbles. En Eindhoven tuvimos un concierto, cayó una ventisca increíble y terminamos durmiendo en un barco. Fue una experiencia curiosa.

¿Qué proyectos tenéis en mente?

Pues meternos en harina con el LP. Tenemos ya bastantes temas hechos y queremos hacer una base grande, para elegir lo que nos guste más. Ya va tocando sacar un LP. Este año tenemos menos fechas precisamente para estar en el estudio y en el local componiendo. Tenemos la experiencia de otros años de que queríamos componer y, al mismo tiempo, tener conciertos entre medias y nunca avanzamos lo suficiente a la hora de crear material.

¿Qué os motiva más: tocar en salas o en festivales?

Ambas cosas tienen partes positivas y negativas. En un festival estás expuesto a un mayor público, a gente que habitualmente no te vería y coincides con bandas que te gustan mucho. En las salas generas más conexión con el público, es más especial.

¿Notáis el poder de las redes sociales en los lugares donde tocáis?

Subes pequeños escalones en los sitios donde vas a tocar. El año pasado conocimos a un colega aquí en el festival que nos seguía en redes y vino a vernos. Esas cosas nos motivan mucho. Con las redes tienes eses contacto que, aunque seas un grupo español, en Austin hay gente que te ha escuchado o te sigue.

¿Qué nos podéis adelantar de vuestro nuevo LP?

Ritmos más R&B, más hiphoperos. Jugaremos más con la producción de las percusiones y de las baterías.

Escrito por
Más de David Arias

Hola a todo el mundo – Ultraviolet catastrophe

Mitómanos de Walt Whitman, modernos, nostálgicos de otras épocas. El quinteto madrileño...
Leer más