WAVVES – KING OF THE BEACH

WAVVES - KING OF THE BEACHPongamos que el nombre de Wavves no nos dice nada del sonido de una banda (ironía). Pongamos que se pronuncia “Waves”. Olas vamos. Olas que vienen, olas que van, hola qué tal, cómo estás. Pongamos que su primer disco se tituló igual que su nombre y que el segundo le añadieron una “v” más (Wavvves).

Digamos que nacen bajo el soleado estado de California y bañado por las azules aguas del Océano Pacífico. Digamos que el lo-fi, el surf, ha renacido en las maravillosas tierras de la baja California. Apuntemos que Californication no es solo una canción de Red Hot, ni una serie de David Duchovny.

Digamos que suenan como so el técnico de sonido de los Beach Boys un día se hubiese dejado pulsado el delay (efecto de sonido que consiste en la multiplicación y retraso modulado de una señal sonora) y el reverb (fenómeno derivado de la reflexión del sonido consistente en una ligera permanencia del sonido una vez que se ha extinguido el original, debido a las ondas reflejadas) a tope, como si no hubiera mañana.

Digamos que los hermanos Wilson (Beach Boys) y sus armonías vocales, conocen en algún momento a Kurt Cobain y, de alguna manera antinatural a todas luces, engendran un hijo. Un hijo bonito. Digamos que a ese hijo lo quieren y le ponen de nombre Nathan Williams. Digamos que la actitud garajera-pseudo punk no se queda en actitud y a este hijo lo conocen igual en las cárceles de Alemania por tenencia ilícita de sustancias. Digamos que en los conciertos esta actitud se mantiene y no siempre acaban bien. Digamos que los padres le echan la culpa a las amistades.

Con estos referentes, el grupo Wavves, integrado por Nathan Williams, Stephen Pope y Billy Hayes han hecho The King Of The Beach, un buen disco capaz de agitar y derretir el helado invierno en el que nos adentramos. Si en sus dos primeros discos su noise pop, era simplemente noise, con gracia eso sí, pero circulaba por terrenos pantanosos e impracticables en muchos momentos, con The King Of The Beach, Wavves definen su sonido, lo acotan, lo perfilan, lo maquillan y le ponen un poco de glitter para que brille. Se calman, dejan que suenen melodías, coros y estribillos. Canciones directas, sin amagos. Con rabia, brillos y estribillos, armonías vocales y distorsión. Un disco muy recomendable.

Como canciones-sencillo o hits, se podrían apuntar King Of The Beach y Post Acid como canciones referentes o de portada del disco. Las que primero van a resaltar. Dos canciones para saltar y gritar al aire con, pongamos, una cerveza en la mano. Estribillo, distorsión, cierto surf, lo-fi-tropical, todo en su justa medida. Dos canciones perfectas.

Pero si te sumerges un poco más, acaba por destacar la otra vertiente de Wavves en el disco,vertiente desconocida hasta el momento, con guitarras más limpias, más juegos vocales, palmas y platos, como son When Will You Come?, Baseball Cards Convertible Balloon. Que se definirían dentro de un terreno más lo-fi, complementando muy bien la propuesta de Wavves.  Esta vertiente podría recordar a Best Coast, con quien están ahora mismo de gira por todo el mundo. (Os dejo aquí el link para bajaros su single navideño, grabado por los dos conjuntos: de descarga gratuita: http://soundcloud.com/surferrosa-es/bestcoast-wavves-got-something-for-you)

Entre medias, Mickey Mouse, con ciertos tintes de Delorean y más de lo suyo, Linus Spacehead, con menos carga de distorsion y Baby Say Goodbye (genial canción de despedida), que engloban las dos vertientes de Wavves: su noise pop sucio, garage, casi grunge y su lo-fi pop, casi Beach boys. Lo que supone que este disco retro-futurístico sea la actualidad más actual.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

Escrito por
Más de Alexandre C.M.

Este sábado ponte nórdico, con RangleKlods, Sandra Kolstad y Fire

Hace frío, hace calor. O hace mucho frío y de repente es...
Leer más