VUNDABAR – EITHER LIGHT

El nuevo trabajo del dúo bostoniano Vundabar, formado por Brandon Hagen a las voces y guitarras y Drew McDonald a la batería; y apoyados al bajo por Zack Abramo, es un nuevo capítulo en una carrera que gana en solidez y en madurez de manera orgánica y fluida. Either Light, el cuarto disco del grupo, viene inspirado por el visionado continuo y repetido de la mítica serie Los Soprano y su visión cínica y desesperada de los Estados Unidos. Y esa inspiración se nota en el sonido.

Either Light es un evolución pausada y reflexionada de la propia banda que ha dejado de ser, en ese camino que es el paso del tiempo, el par de chavalillos que empezaron autoproduciéndose con la urgencia propia de la juventud, convertirsiéndose en jóvenes adultos y creciendo a la vez con su público.

El sonido tiene más matices, la producción está mucho más trabajada —se notan las dos semanas de grabación con Patrick Hyland, productor de álbumes de Mitski como Be The Cowboy o Puberty 2—, tal y como puede verse ya en Out of It, el tema con el que se abre Either Light, o Burned Off, su continuación, con ese riff de guitarra que descansa sobre el infeccioso vibráfono.

La anterior agresividad y la fiereza guitarrera deja paso a un cabreo oscuro, cínico, adulto en definitiva, lo que lo hace más peligroso que el clásico teenage angst. Es ahí donde se refleja el personaje de Tony Soprano y su personal trato con la muerte, algo que sobrevuela las letras del álbum de manera directa y que contrasta con lo uplifting del mismo a nivel instrumental.

Esto encaja de manera brutal con los tiempos pandémicos y de confinamiento en los que estamos. Este cambio, este rito de paso que les ha sobrevenido es donde Vundabar nos muestran su crecimiento, en temas como los dos ya mencionados u otros como Codeine o Montage Music.

En el debe, tenemos que aún no hay un tema que les haga explotar de la manera que necesitan para salir del relativo anonimato en el que, siete años después de crearse, todavía siguen. Burned Off podría ser lo más parecido hasta la fecha en los 4 discos de la banda, pero no es el temazo definitivo.

Lo que sí que es Either Light es un disco de degustación, y eso no sé si es lo necesario para ellos en este momento de su carrera. De todos modos, Vundabar parecen felices llevando su carrera del modo en el que lo están haciendo y ¿quiénes somos nosotros para decirles que no lo hagan?