TWIN SHADOW – CAER

Reconozco que no puedo ser objetivo con Twin Shadow. Su música y su visión de la misma siempre me ha recordado a lo que sería Prince si este hubiera empezado su carrera en los 2000 y no en los ya lejanísimos 70 y yo soy un fan absoluto del pequeño genio desaparecido. Caer, su último disco, es un paso más en una carrera sólida que sabe actualizar el pop y llevarlo a nuevas cotas de calidad pero en el que el influjo del de Minneapolis está más presente que nunca.

Caer, de todos modos, es la muestra de que el dominicano George Lewis ha sabido levantarse después del tremendo golpe que fue ese accidente sufrido en 2015 y que le obligó a someterse a diversas operaciones. Sus cicatrices aparecen visiblemente en la portada del disco como reflejo de ese duro pasado que hay que superar, pero que siempre estará ahí para recordarnos lo que vivimos. Y sirve también como un punto de inflexión y de mejora ante Eclipse, el anterior trabajo de Twin Shadow, demasiado irregular y en el que el AOR y el westcoast más plano fueron la tónica dominante.

Caer es puro pop mainstream, con ciertos toques de R&B, AOR y westcoast, sí, pero con la calidad y el saber hacer del mejor Prince. Las cosas como son. Twin Shadow se ha convertido en el heredero del de Minneapolis, sabiendo adaptar su talento y su sonido a las premisas de lo salido de Paisley Park, pero con el sello propio del dominicano y que nos trajo temazos como 5 Seconds o At My Heels de ese primer trabajo, Forget, que parecía una fusión entre The Smiths, Prince y Tears 4 Fears y que lo puso en el panorama mediático.

Caer empieza con Brace, una colaboración con Rainsford, uno de los talentos de futuro. Y nos da como resultado un medio tiempo de psicodelia pop, con un contrapunto en los teclados que lo dota de profundidad y matices. Saturdays, en la que aparecen las Haim, no desentonaria para nada en Purple Rain, en Sign O’ The Times o en Dirty Mind, de hecho el estribillo recuerda sobremanera a When You Were Mine en la melodía vocal, pero pese a ello es un puro temazo de pop, como Sympathy, otra colaboración con Rainey Qualley aka Rainsford, un medio tiempo con un toque de R&B vacilón y que es otra buena muestra de talento compositivo.

Tras esta triada que da inicio al disco, nos encontramos con la primera balada. 18 Years que tiene una guitarra de fondo en el estribillo con los mismo matices que la que aportaba Prince o Dez Dickerson a los temas más pausados de sus discos con The Revolution. Little Woman, es otro tema lento que sirve de interludio a un tema que es puro funk moderno con ciertos toques electrónicos como When You’re Wrong. Y del mismo modo, que muchos de los trabajos del genio de Minneapolis incluían segues o interludios para separar los discos en diferentes grupos, Twin Shadow hace lo mismo y encontramos dos temas de esa índole como son Twins Theme o Rust, que separan los dos últimos tercios del disco. El primero nos sitúa dos temas como Little Things y Too Many Colors que son puro synth pop reactualizado y que saben equilibrar melodía, tempo y medio tiempo sin explotar en dos muy buenas visiones de un estilo que sigue dándonos buenas canciones. Por su parte Rust nos lleva al último tercio de Caer, donde encontramos un tema más oscuro y nocturno como es Obvious People, que recuerda en cierta atmósfera a Chromatics y que nos trae a un Shadow más melancólico. Melancolía que se destapa en todo su esplendor en el siguiente tema, Runaway, una balada lenta, atmosférica e intensa que parece que va a explotar al final, pero que sabe contenerse emocionalmente. Y Bombs Away da por terminado este nuevo trabajo desde esa melancolía oscura, dejandonos cierto sabor agridulce.

Así, en definitiva, Caer es un más que interesante trabajo que devuelve al talentoso dominicano a los primeros puestos del pop mainstream, sin olvidar ciertas esencias indies y esas concesiones al mejor Prince.

7
7
Más de Jorge De Arlanza

Eladio y los Seres Queridos nos trae “Cantares”, su nuevo disco

La banda nos trae el que es su nuevo trabajo, Cantares, que...
Leer más