TT – LOVELAWS

Tras una década de gestación y bajo el influjo inevitable del trip-hop noventero y artistas como Björk, The Cure o Depeche Mode, por fin ve la luz el primer proyecto en solitario de Theresa Wayman, TT, más conocida por haber fundado una de las bandas de rock psicodélico con mayor proyección de la actualidad: Warpaint. Sigue los pasos de su compañera de banda Jenny Lee Lindberg, bajista de la formación, que ya hace un tiempo nos sorprendió, (para muy bien), con su LP Right On! Bajo el pseudónimo de Jennylee.

Theresa comenzó a cocinar este disco poco a poco, grabado entre los descansos de gira de Warpaint, en su estudio de Los Ángeles, el local de ensayo de la banda y algunas sesiones en Londres. Algunas de las letras se finalizaron hace dos años. Hay temas que fueron grabados ya hace 5 años, pero a pesar de ello ninguno suena desfasado. Wayman tiene un estilo propio, muy cercano al espíritu Warpaint, pero sin duda mucho más experimental, fruto de su gran capacidad multi-instrumental para componer con guitarras, bajo, sintetizadores, y beats pre-programados entre otros.

Tal y como ella misma afirma en sucesivas entrevistas, la tranquilidad y sosiego con el que ha ido colocando estratégicamente las diferentes capas que forman cada canción no hubiese tenido lugar de no hacerlo con su propio sello, LoveLeaks, y bajo el amparo de Caroline International. Si hubiese trabajado bajo la presión de un gran sello, seguramente este disco no presentaría ni de lejos los mismos matices, o ni siquiera hubiese visto la luz.

LoveLaws es resultado de diversas vivencias de su autora: la maternidad, el amor incondicional, los altibajos en las relaciones interpersonales, el concepto de soledad o la dificultad de compaginar períodos de gira con su vida íntima. Co-producido junto a su hermano Ivan Wayman, y la colaboración de Dan Carey, (Kate Tempest, Bat for Lashes), y Monkey Mark, (Beastie Boys). También se aprecian ‘cameos’ de sus compañeras de banda Jenny Lee y Stella Mozgawa.

Theresa describe este proyecto como “down-tempo, sexy y emotivo”. Ya pudimos comprobar un adelanto con el single promocional LoveLeaks, uno de los temas más personales y con un mensaje muy claro sobre su relación amorosa. Aunque estamos acostumbrados a verla a la guitarra, en este caso Theresa no toca el instrumento en casi la mitad de los 10 temas; se centra en estudiar nuevas formas de componer a través de beats, sintetizadores, piano y bajo.

Con un suspiro comienza el primero de los temas, Mykki. Una mezcla de voces etéreas, bajo y guitarras psych que nos introduce en un estilo trip-hop muy Warpaint, pero mucho más electrónico. Uno de los sencillos adelanto que siguió a LoveLeaks fue I’ve been fine. Este tema comenzó siendo un acústico de guitarra y voz, al que posteriormente Wayman añadió todo el respaldo electrónico, con reverb y bajo. El tema más bailable del LP es The Dream, que transcurre de forma dinámica alrededor de una línea de piano adictiva, bien complementada con la voz y un beat envolvente que

nos lleva en volandas a asimilar un mensaje claro: la aceptación del otro, las dos caras de una relación, con errores que todos somos susceptibles de cometer y hemos de saber comprender. Wayman cuenta que este tema inicialmente era mucho más sencillo, hasta que un día descubrió el software Geist, con el que comenzó a probar la creación de nuevos beats, samples, y efectos que le dieron la calidad que finalmente tiene. Quizá sea esta la parte del LP que más me atrae, y más teniendo en cuenta que a The Dream le sigue Tutorial, reforzando esa atmósfera Wayman-Warpaint que, he de reconocerlo, me puede. Un tema en el que la voz toma protagonismo. E inmediatamente después continúa ese tempo suave y marcado con Dram: una intro sub-bass que da paso a una melodía trip-hop nuevamente muy envolvente. Destacar el trabajo brillante de guitarra, que suena tan nítida como elegante.

Entramos en la recta final de LoveLaws con Safe, cuya melodía es muy atractiva, junto con el remarcado sonido de las cuerdas de guitarra y un bajo melódico. La calidad sonora de este álbum es impecable en muchos aspectos, y este tema es claro ejemplo de cómo Theresa se ha tomado su tiempo en dejar cada elemento bien definido, dándole su importancia o quitándosela según el momento de la canción. Elegancia.

Tras un interludio a capella de voz aniñada, Wayman nos vuela los sesos definitivamente con Take One: una base oscura, de synth-pop con influencias jazz. En él habla de su desafío personal: “Proving myself, I open myself…” Así como en otros temas la voz adquiere protagonismo, en este tema es llevada a un segundo plano fuera del mix de sonidos. Otro acierto. Too Sweet es el tema final, y otro ejemplo más de cómo Theresa Wayman es capaz de transmitir un mensaje claro con ayuda de una atmósfera nocturna e íntima.

Definitivamente LoveLaws suena flamante. Adquiere más cuerpo y toma más relevancia conforme lo escuchas una y otra vez, descubriendo nuevos detalles. Cada canción es como un tapiz, con todos sus elementos entretejidos minuciosamente formando una pintura impresionista sonora. Un indispensable para ser disfrutado en soledad, aunque esperemos poder disfrutarlo en directo cuanto antes. Según dicen los oídos que tuvieron el privilegio de asistir a la presentación de TT en directo, sobrepasa en calidad al sonido del LP. Theresa, te esperamos con los tímpanos hambrientos.

7.5
7.5
Escrito por
Más de Sonia Escudero

ALISON WONDERLAND – AWAKE

Tras un primer álbum de infarto, Run (2015), agotando entradas como cabeza de...
Leer más