TR/ST – THE DESTROYER 1

Cinco años ha necesitado Robert Alfons a la cabeza de TR/ST para poner en pie un proyecto discográfico marcado, según él mismo, por la paciencia. A pesar de haber lanzado hace ya casi dos años su primer, y prometedor, single (Bicep), The Destroyer llega este año a nosotros y lo hace en forma de dos álbumes.

Esta primera parte presenta una mezcla de todos esas manías del productor canadiense, aunque predomina un ritmo upbeat y en general un sonido más luminoso de a lo que nos tiene acostumbrados. El dominio de unas melodías brillantes bajo ese mar de fogosos sintetizadores de ambiente dark wave siempre ha sido la mejor baza de Alfons y en este The Destroyer sigue jugándola bien.

En esa línea, la ya de sobra conocida Bicep supone la piedra angular que aglutina lo mejor del artista. La carismática voz de Alfons debatiéndose entre la perdición y la esperanza bajo capas y capas de sintetizadores, una pegada con fuerza y una forma de entender el pop y la electrónica que la convierten en el auténtico clásico atemporal del artista, tan buena como el día que salió.

Unbleached sirve al mismo propósito que Bicep, aunque mostrando una alternativa más refinada a la saturación de Bicep, con teclados luminosos y una estructura de puro hit electrónico a prueba de directos. Este será el camino predominante en The Destroyer – 1, un sonido más claro y brillante que ya comenzó a notarse en Joyland pero tiene aquí su mejor versión. Grouch funciona de la misma forma que Unbleached pero con cierta inmediatez que le hace funcionar mejor en las distancias cortas. Igual ocurre con Gone, auténtico eje del álbum para Alfons. Con una sugerente melodía pop que sigue a la clara voz de Alfons a través de una melancólica letra y una estructura más estándar presenta, en general, un tono bastante más facilón.

En un orden totalmente distinto, Colossal introduce un pulso continuo que se debate entre dos mundos hasta alcanzar una especie de elegía dionisíaca, un acierto para la apertura del álbum. Hacia el final, Poorly Coward abre el espectro un poco más, jugando con diferentes texturas y ritmos en una interesante prueba que esperamos tenga continuación en la segunda parte de este álbum.

Wake With cierra con una especie de medio tiempo meditativo un álbum que se debate todo el tiempo entre las varias caras que caracterizan a TR/ST. Como resultado, The Destroyer – 1 parece quedarse un poco a medias y a la vez querer abarcarlo todo. Es obvio que con su segunda parte supondrá un retrato mucho más completo, pero aun así supone una colección de temas de peso que seguramente mejoren con las escuchas.

De esta forma, la corta duración de The Destroyer – 1 es un reflejo de lo concentrado de su calidad, errático a veces pero de una forma razonable que lo hace convertirse en algo a ratos adictivo, en parte gracias a un sonido directo y una producción impecable.

7
7
Escrito por
Más de Manuel Pereira

POND – TASMANIA

De aquella herencia psicodélica anclada en la tradición de la costa oeste...
Leer más