THRICE – MAJOR/MINOR

Thrice son una activa banda californiana de vertiente post-hardcore, con trazas de rock alternativo y experimental. Con ocho discos a sus espaldas en el intervalo del año 2000 hasta hoy, la prolija banda siempre ha intentado experimentar con el sonido, como es el caso del disco que comentamos, Major/Minor, donde cada componente del grupo por separado ha compuesto sus canciones, para posteriormente grabarlas en el estudio con la banda al completo.

Si bien, esto no resta homogeneidad al conjunto, sino todo lo contrario, le da variedad compositiva sin perder un ápice de identidad en la propuesta. Así nos encontramos con una pesada línea de bajo en la apertura del disco con Yellow Belly, punteos de guitarra que guiñan hacia el pop en Promises, o impecables y contundentes ritmos de batería en Blinded. Cada canción, si bien tiene claramente la personalidad de Thrice, se basa en una base rítmica diferente y en estos detalles es donde se nota el aporte de cada músico del grupo y de su instrumento en cuestión. La distorsión de guitarra, la voz quebrada de Dustin Kensrue, cantante de la banda, que impregna las canciones de sentimiento, que mira hacia el emo pero sin quemarse en esa categoría tan llena de excesos y clichés, y el sonido metálico de la batería son las señas de identidad de esta propuesta.

Si bien esta (a primera vista) variedad compositiva, no es tan rica como debería ser, y el disco agoniza por esta causa, y por la falta de alguna canción pegadiza o que atrape al oyente. Antes de que esta fórmula canse en demasía, la segunda parte del disco nos brinda medios tiempos como Call In The Air o Words in The Water, con los cambios de ritmo esperados en este tipo de bandas,  ayudan al oyente a no perder del todo el interés en la propuesta. Algunos guiños al pop, o al rock clásico como el riff inicial del tema llamado Blur, y cerrando el disco con Disarmed, posiblemente el más sentimental y lento de los temas.

Thrice son una banda de talentosos músicos que buscan experimentar buscando paisajes sonoros dentro del rock, el post-rock y sus variantes, y que logran hacer un disco compacto pero que no aporta nada nuevo. Y eso es una pena, ya que es una entrega que supera la calidad de muchos de sus coetáneos pero que se pierde en no transmitir más que buenas notas y excelente ejecución. Como punto enormemente positivo, cabe decir que este Major/Minor tiene una inmediatez no usual en este género, aunque desgraciadamente después de las primeras escuchas corra el riesgo de quedarse bien al fondo de nuestra estantería, sepultado por otros discos de nuestra colección.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 6.5/10