THE PAINS OF BEING PURE AT HEART – BELONG

THE PAINS OF BEING PURE AT HEART - BELONGHay grupos que parecen haber nacido para triunfar desde el minuto cero. Escuchas sus primeras canciones y no hay duda: van a arrasar.  Son bandas que tienen esa chispa, ese encanto, ese olor a triunfo. Es lo que se sintió hace un par de años, concretamente en 2008, cuando se empezaron a conocer las canciones de una banda neoyorquina que confirmó las buenas sospechas al presentar su primer larga duración con el mismo nombre que el grupo, The Pains of Being Pure at Heart. El álbum llevaba escrito de principio a fin “tenemos algo que ofrecer y hemos venido para quedarnos”. El aspecto pijotero y naif de la banda y su origen en la Gran Manzana nos llevaba a pensar inevitablemente en Vampire Weekend, pero la diferencia entre ambos es en realidad abismal. The Pains of Being Pure at Heart se mueven en un terreno sembrado de influencias lo-fi, surf pop, shoegazing… Un sonido mucho más rockero y menos perfeccionista que los Vampire Weekend, que se asemeja más a lo hecho por Best Coast. El disco consiguió hacerse un hueco entre los mejores del 2009, convenciendo a la crítica con hitazos como Young Adult Friction.

Sin embargo, como toda banda que consigue alcanzar el estrellato con su primer LP, los hay que no terminan de creerse que tanta calidad sea posible de manera continuada, y esperan con las uñas afiladas a que caiga entre sus manos ese segundo trabajo que confirmará que este nuevo “grupazo” ha sido flor de un día y que no merecía toda la expectación ni alabanzas generadas. Y es en ese punto donde las grandes bandas tienen que demostrar que el material que ofrecen es bueno, ahora y siempre. Con su nuevo disco, Belong, The Pains of Being Pure at Heart cumplen y sobrepasan las expectativas generadas con su primer álbum homónimo.

Se podía intuir que el segundo trabajo de los neoyorquinos iba a ser, como mínimo, de la misma calidad que su lanzamiento, cuando dejaron caer perlas como Higher Than The Stars o Say No To Love. Los chicos seguían cantándole al amor y al desamor, pero habían conseguido mejorar un poco la fórmula que les había encumbrado a la fama. Si estos EPs podían ser tan buenos, el segundo larga duración no podía fallar, era prácticamente imposible. La llegada de los primeros temas oficiales del álbum, como Belong y Heart in Your Heartbreak comenzaron a disipar las dudas acerca de un posible batacazo de la banda. Cuando hace unos días, The Pains dejaron en su web oficial el streaming completo del álbum, los fans respiraron aliviados: el disco era tan bueno como se preveía, e incluso mejor.

Repitiendo la fórmula de las 10 canciones, el tracklist es un puzzle perfecto en el que todas las piezas encajan, sin que ningún tema suene a relleno, algo de lo que sí adolecía el primer LP. No hay tregua ni descanso: es un álbum que se disfruta al completo, lo empieces por la canción que lo empieces.

Junto al ya nombrado Heart in Your Heartbreak, Heaven’s Gonna Happen Now y My Terrible Friend son sin duda los temas destinados a llevarte al centro de la pista de baile. Le siguen muy de cerca Belong y The Body, si bien es cierto que estos cortes están más pensados para el disfrute con los cascos de música que para el baile desinhibido al que nos lleva Girl of 1.000 Dreams, pura potencia y estribillo pegadizo, altas dosis de rock concentradas en poco más de dos minutos y medio. Pero también hay sitio para el relax, con medios tiempos como Even In My Dreams y Too Tough. Anne With An E puede ser considerada la “balada” del álbum, y Strange es el cierre de un disco que merece ser escuchado mil y una veces, porque es prácticamente imposible cansarse de él.

Aunque algunas son las voces que se han alzado afirmando que, con este nuevo álbum, The Pains of Being Pure at Heart pueden estar acercándose peligrosamente al mainstream, lo único que la banda ofrece es una versión mejorada de su primer trabajo. Puede que sea cierto que es un disco más comercial que el primero, pero en el caso de The Pains no hay lugar para posibles miedos a que se conviertan en grupo de masas, porque en todo caso, bien lo merecerían, y no por ello dejarían de ser tan buenos como demuestran con su corta pero brillante carrera.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10

Escrito por
Más de María Romero

LAURA MARLING – A CREATURE I DON’T KNOW

Puede que este otoño, ya en sus últimos coletazos, se haya hecho...
Leer más