viernes, noviembre 22, 2019

THE MAGNETIC FIELDS – LOVE AT THE BOTTOM OF THE SEA

Discos THE MAGNETIC FIELDS - LOVE AT THE BOTTOM OF THE SEA

THE MAGNETIC FIELDS - LOVE AT THE BOTTOM OF THE SEAThe Magnetic Fields vuelven a Merge Records con su décimo trabajo Love at the Bottom of the Sea, y es que parece que Merritt tenía nostalgia por los 90. El nuevo álbum se caracteriza por la vuelta a los sonidos que ya usaban por aquella época, teclados y una mezcla muy interesante de sintetizadores y sonidos acústicos. Además, Merritt se ha ayudado de sus colaboradores habituales: Claudia Gonson, Sam Davol, John Woo, Shirley Simms, Johny Blood y Daniel Handler.

The Magnetic Fields sorprenden con su vuelta al pop utilizando sintetizadores que, más que dar un toque melódico a algunas canciones, consiguen el efecto contrario, obtienen, eso sí, un efecto melancólico. Merritt vuelve a la carga con letras, a veces vulgares, otras frívolas, irónicas, pero sobre todo, cargadas de humor.

God Wants Us To Wait abre este nuevo álbum de nada menos que 15 temas, aunque no se hace para nada largo, ya que no hay ninguna canción que dure más de tres minutos. Si algo ha caracterizado a The Magnetic Fields es su afición por hacer discos conceptuales, quizá esta vez le haya tocado el turno a la duración de las canciones. A God Wants Us To Wait le sigue Andrew in Drag, una exploración manifiesta de la sexualidad (“a pity she does not exist, a shame he’s not a fag. The only girl I ever loved was Andrew in drag”). En Your Girlfriend’s Face, Claudia Gonson habla de una manera bastante frívola sobre contratar a sicarios para acabar con sus rivales (“In the evenings I devise your death being buried alive on crystal meth”). A pesar de ello, es una canción alegre y bailable. En Born for Love y I’ve Run Away To Join The Fairies, Merritt usa una voz firme para tratar temas más existenciales con ese humor que lo caracteriza. I’d Go Anywhere with Hugh, Quick! y The Only Boy in Town son lentas, aunque las dos primeras son más melódicas. Infatuation (With Your Gyration) es el ejemplo más palpable de esa vuelta a los sintetizadores y recuerda a sus temas de los 90. The Machine in Your Hand se refiere probablemente a un iPhone, pero es en realidad una oda al amor no correspondido (“I want to be the machine in your hand and go wherever you go”). Goin’ Back to the Country, The Horrible Party, My Husband’s Pied a Terre, I Don’t Link Your Tone tratan de tópicos habituales pero tienen la mezcla justa de tristeza y a la misma vez alegría. All She Cares About Is Mariachi pone el punto final al álbum con un toque a  ranchera.

Love At The Bottom Of The Sea no es el mejor disco de The Magnetic Fields, pero es una colección de 15 temas que, para algunos por su corta y para ellos justa duración, no se hacen repetitivos. Y es que aquella maravillosa trilogía 69 Love Songs dejó el listón muy alto.

Su gira por Europa comienza a finales de abril, en España tendremos la oportunidad de verlos el 4 de mayo en Murcia (Estrella Levante SOS 4.8), el 6 en la Sala Apolo de Barcelona y el 7 en el Teatro Rialto de Madrid.

Puntuación: 6,5/10