THE LIBERTINES – THE LIBERTINES

Discos THE LIBERTINES - THE LIBERTINES

THE LIBERTINESCuando publicaron su disco homónimo en 2004, The Libertines ya eran un grupo a la deriva, en el que las relaciones entre los miembros se iban diluyendo rápidamente. Pese a todo, ya para entonces se habían convertido en un grupo legendario para sus miles de fans gracias a su accidentada historia y, sobre todo, excelente debut de 2002, el fantástico Up the Bracket”

Pero es que pocas bandas podrían superar los acontecimientos que rodearon al cuarteto formado por Carl Barat, Pete Doherty, John Hassal y Gary Powell. La creciente adicción a las drogas de Doherty llevaba tiempo haciendo un daño irreparable al grupo, pero los acontecimientos se precipitaron cuando éste se decidió a robar en el apartamento de su compañero Barat mientras el resto del grupo cumplía con una gira sin él.

A este robo le seguirían un par de meses en prisión, diversos intentos de desintoxicación con sus huidas pertinentes, una detención en Tailandia, hasta la larga lista de etcéteras que nos llevan hasta el Pete Doherty de hoy en día.

A pesar de todo esto, la banda, no sin problemas, logró terminar de grabar, con nada menos que Mick Jones (The Clash) como productor, el exitoso The Libertines, en el que la rota relación entre los anteriormente inseparables Barat y Doherty protagoniza muchas de las canciones del disco.

Can’t Stand Me Now , The Man Who Would Be King y What Became of the Likely Lads son los ejemplos más claros de este distanciamiento entre ambos, sobre todo en el caso del primero, un intenso diálogo en forma de terapia en el que no podría quedar más claro que nos encontrábamos antes las últimas canciones que ambos compondrían como grupo.

Pero también hay lugar para la búsqueda del perdón por parte de Doherty, como ocurre en Music When The Lights Come Out, una emotiva canción en la que muestra su arrepentimiento al recordar los buenos momentos pasados. Un perdón que Barat parece ofrecer en Road to Ruin pero que su compañero rechaza en The Saga, que pese a contener fragmentos que incluyen la autocrítica más feroz, acaba en decepción cuando la última frase supone una negación total: “No, no tengo un problema/Eres tú el que lo tienes”, concluye.

Eso sí, pese a todo, son canciones y letras como éstas las que nos recuerdan lo que sus sucesivos excesos a veces nos hace olvidar: Doherty es, ante todo, un excelente compositor cuyas letras rebosan poesía.

No obstante, el disco también recurre a otros temas, ya sean las críticas al racismo y la intolerancia en Reino Unido de Arbeit Macht Frei, a aquellos cuya única obsesión es ser “modernos” en Narcissist y a los niños ricos que se visten de pobres y los niños pobres que se visten de ricos en Campaign of Hate. Sin una temática tan definida, también recomendamos escuchar Don’t Be Shy, con un sonido típicamente Libertines, y la ternura de What Katie Did.

Este disco fue el testamento abierto de uno de los grupos que más han dado que hablar en la década que acaba de terminar, una auténtica y desesperada confesión de los problemas que iban a acabar con ellos. Que las drogas separasen de tal forma a un dúo tan prolífico y especial como Barat y Doherty supuso una gran pérdida para la música, pues queda la impresión de que, cuando ambos componen juntos, el resultado es probable que sea mágico.

Llevamos casi dos años escuchando hablar de una posible reunión del cuarteto original…Sólo entonces sabremos si puede volver esa magia…

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8.5/10

Artículo anteriorSUEDE – DOG MAN STAR
Artículo siguienteBIG PINK, THE