RUFUS T. FIREFLY – LOTO

Ha pasado un mes desde que Rufus T. Firefly publicó Loto la continuación de su brillante Magnolia en 2017, que analizamos también aquí en Crazyminds. Dice el dicho que segundas partes nunca fueron buenas. Rufus T. Firefly son de esas fabulosas excepciones, y Loto, su quinto LP es el mejor ejemplo. Es el broche de oro y la confirmación de que a Rufus T. Firefly no le pesa la etiqueta mediática de “grupo revelación de 2017”. Al igual que sucediese con Magnolia, la portada de Loto, cuya autora no es otra que la batería Julia Martín-Maestro, te pone en situación de lo que vas a oír: psicodelia en estado puro. Sigo con otro dicho, y es que las comparaciones son odiosas, pero Loto al igual que Magnolia, es uno de esos discos que aparecen una vez cada cierto tiempo. Uno de esos discos que lo disfrutas y se consume sin que te des cuenta. Y vuelta a empezar.

Un homenaje friki que supera a Magnolia:

Aunque Magnolia fue uno de esos discos redondos, lo que conquistó al público por encima de todo fue el componente “friki” de cada canción. De Mi Vecino Totoro pasamos a Final Fantasy, y de Pulp Fiction o Star Wars a Stranger Things o Black Mirror. Y así.

Loto cuenta con ocho canciones entre las cuales a muchos les será muy complicado elegir favorita. Druyan & Sagan abre Loto, de una forma muy parecida a Tsukamori, pero con una presencia de la guitarra eléctrica más próxima a Rio Wolf. La canción no es sólo un homenaje a los míticos Anne Druyan y Carl Sagan (presentadores del programa Cosmos: A Personal Voyage), sino también una invitación al viaje que va a suponer Loto (“Abre tu mente a lo desconocido, a la raíz de la existencia/A donde vamos no necesitamos este cuerpo”). Casi cuatro minutos redondos con un cambio de ritmo súbito pero muy acertado para acabar el primer tema. Una carta de presentación inmejorable.

No os extrañe si al escuchar la segunda canción parpadean las luces de vuestras casas. Sólo Rufus T. Firefly y Demogorgon, su primer y exitoso single, podían condensar toda la mística ochentera de una serie de culto como es Stranger Things y trasladarla a otra realidad. La realidad de que todos tenemos maldad en nuestro interior pero alguien está dispuesto a rescatarnos.

Tras Loto, el tema que da nombre a este nuevo trabajo, Cristal Oscuro nos termina por confirmar el talento y cuidado musical que pone Rufus T. Firefly a cada uno de sus temas. Dos minutos de pura instrumental “marca de la casa” contrastan con apenas veinte segundos de letra, para llegar a un nuevo homenaje friki, iniciando la segunda mitad del disco. San Junípero es quizá el tema más psicodélico y diferente con respecto al sonido uniforme de los primeros temas de Loto, añadiendo una mayor presencia del teclado electrónico con sus peculiares sintes.

Y como si de una máquina del tiempo se tratase, San Junípero nos traslada a 1967, el año de publicación de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. De homenaje en homenaje, Rufus T. Firefly ha conseguido con su versión de Lucy in the Sky with Diamondsalgo tan difícil como es que la versión esté a la altura de la canción original, algo muy complicado si tenemos en cuenta la exigencia y el más que comprensible escepticismo por parte de los grandes fans del grupo original, en este caso de The Beatles.

Y encarando la recta final, esa canción cuyo título bien podría ser una especie de trabalenguas. En la línea del Un Buen Día de Los Planetas, quitándole todo ese componente trágico-amoroso, Un Breve e Insignificante Momento en la Breve e Insignificante Historia de la Humanidad, ha conseguido conquistar y seguirá conquistando a propios y extraños. Estamos hablando de una de esas canciones universales de alcance personal, citando a Love of Lesbian. El armónico compás de Julia a la batería en armonía con el bajo forma un todo perfecto con una letra tan maravillosa como ambigua. ¿Es todo real o sólo es un producto de la imaginación de Víctor? Cada uno que lo interprete como más le guste, pero lo que sí es universal es que no se ha producido en ninguna canción homenajes como en esta: Cala Vento, Nirvana, Gata Cattana, El Rayo que no Cesa… Creo que muchos hemos hecho caso a la canción, y hemos llegado a sentir lo que Rufus T. Firefly nos transmite en este himno en potencia.

Siete minutos más de sonido “made in Rufus T. Firefly” con otro título “made in Rufus T. Firefly”. A más de un nostálgico de los videojuegos se le habrá saltado la lágrima al ver que Rufus T. Firefly cierra un exitoso ciclo con Final Fantasy. Otra de tantas canciones frikis, que recuerda por momentos a Nebulosa Jade, con una letra preciosa que sin duda alguna provocará más de una catarsis al escucharla en directo.

Loto como continuación y final de Magnolia, es breve pero muy intenso. Es una confirmación de que Rufus T. Firefly está llamado ser uno de los grupos referencia del indie nacional. En su gira por numerosos festivales este verano, estamos seguros de que Loto atraerá cientos de adeptos más a este exquisito viaje friki que no sabemos dónde nos llevará más adelante. Sea como fuere, amenizaremos esta larga espera escuchando en bucle de Loto, segunda parte de Magnolia, y puede que uno de los discos que más opciones tiene de entrar en el top 10 de discos del año.

8.5
8.5
Escrito por
Más de Daniel Ortiz

PJ Harvey y John Parish presentan un nuevo tema titulado Sorry For Your Loss

A la espera del nuevo álbum de John Parish, Bird Dog Dante,...
Leer más