R.E.M. – COLLAPSE INTO NOW

R.E.M. - COLLAPSE INTO NOWInnegable que el último disco de R.E.M., Collapse Into Now, es bueno, está bien hecho, suena de maravilla y tiene temas estupendos. Pero, ¡ay, ay, para los que hemos sido oyentes de sus discos durante décadas! Desde aquel inicial Murmur (1983), su consolidación al irse a la Warner, nada menos, cuando el memorable Green (1988), su expansión fuera de los circuitos más indies de la época con Out of Time (1991) hasta la retirada del batería Bill Berry, que implicó un cambio de sonido, incluso de estilo, demostrado en Up (1998) y los cuatro discos que han venido detrás, así como los que editaron entre los ya mencionados, los sonidos, las melodías y los temas, se han quedado en lo que siempre han sido. No es nada malo el hecho de hacer múltiples variaciones sobre lo mismo, de hecho muchos genios basan su obra en este principio, y sin ningún prejuicio, creo que es lo que hacen R.E.M. en su último disco.

En él podemos encontrar temas memorables, pero imposible no emparejarlos con otros ya ejecutados por la banda, a veces con varios; All the Best, genial canción del estilo What’s the Frequency Keneeth, Orange Crush y All the Right Friends; Oh my Heart con Daysleeper o At my Most Beautiful, y así podríamos disecar todo el disco, hecho que ya ha ocurrido antes con temas y discos anteriores a éste sin que ninguno desmerezca por esta causa. Recuerdo cuando escuché por primera vez Bad Day y no pude evitar pensar en It’s The End of The World, de hecho a veces incluso las he confundido, pero se trata de lo ya mencionado; variaciones de lo mismo sin que la calidad baje un ápice.

Así, el disfrute de este disco parece que está directamente relacionado con la cantidad discos que tenemos oídos de R.E.M., cuánto queremos rememorar ciertas canciones con ligeras variaciones, y nuestro gusto por su estilo.

Dicho lo dicho, se podría afirmar que es un ejemplo más de los R.E.M. de toda la vida con una calidad media de su producción; ni de sus mejores discos, como Automatic for the People (1992), entre otros, ni de los más flojos (sólo unos pocos) como Accelerate (2008). Puede ser que haya algún pequeño cambio como el sonido de las guitarras, un poco distinto, tal vez Peter Buck haciendo de las suyas, pero seguimos encontrándonos con la inconfundible voz de Michael Stipe, que siempre ha seguido parámetros country de entonación en un entorno totalmente moderno, o el bajo y percusión de Mike Mills junto con sus coros y lentejuelas. Incluso la colaboración vocal de Patti Smith en el tema Blue ya había sucedido anteriormente en el tema E-bow the Letter.

Es cierto que el listón está altísimo, hablamos de una carrera de treinta años con LPs y temas de una calidad soberbia, pero depende mucho de la intención y anteriores escuchas del oyente; si queremos más de lo mismo, estupendo; si les hemos oído durante todo este tiempo, puede que ya lo tengamos demasiado anclado en la memoria, que resulte inevitable comparar y que nos apetezcan más cambios, pero si es una de nuestras primeras escuchas de R.E.M., seguro que nos atrapa, igual que hicieron sus discos anteriores a los fans de toda la vida.

En resumen; buena calidad, pero que le guste a todo el mundo, relativo. Una pena grande no poderles ver en directo, ya que parece que no lo van a hacer, a ver si siguen y es posible que ocurra más adelante.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8.5/10

Escrito por
Más de Olga Font

PRIMAVERA SOUND 2010

Tan completo, tantas cosas, tan intenso, que cuesta describirlo sin que esto...
Leer más