PJ HARVEY – LET ENGLAND SHAKE

PJ HARVEY - LET ENGLAND SHAKERespirar profundamente, concentrarse, dejar la mente en blanco y abandonarse para hablar del nuevo disco de una de las artistas a las que admiro profundamente. Me da un poco de vértigo hacerlo, lo reconozco. Pero, a la vez, es un inmensísimo placer escribir de y sobre ella. Sobre PJ Harvey que ha vuelto y no veáis cómo lo ha hecho. Con un trabajo que huele a Inglaterra desde su título y que no deja indiferente a nadie. Y es que había muchísimas ganas de volver a escucharla, desde su último y gran disco White Chalk (2007) hace ya casi cuatro largos años. Ella sola se dejaba el listón muy alto y parecía que lo tendría difícil para volvernos a sorprender en el que es ya su octavo disco de estudio. Pero lo ha hecho…

Y a los datos me remito, cuando hablo que no ha dejado indiferente a nadie, porque a pesar de que NUNCA ha logrado un Top 10 en el Reino Unido, lo cual me parece realmente sorprendente en su trayectoria intachable, con este Let England Shake se ha alzado ya al cuarto lugar de los discos más vendidos de Inglaterra este pasado fin de semana.

Pero antes de volver por todo lo alto, Miss Harvey nos ha ido subministrando pequeñas dosis de su trabajo antes de publicarlo en su totalidad, porque sabía que muchos ya teníamos síndrome de abstinencia y porque una sobreexposición demasiado inmediata a su trabajo nos podía hacer entrar en shock, pues iba a ser toda una sacudida. Es por ello que PJ quiso regalarnos pequeñas porciones de un pastel suculento para avanzarnos lo que iba a ser este Let England Shake. Y precisamente conmocionados y sacudidos nos dejó ya con la presentación de su primer video del tema The Last Living Rose. Una maravilla, una de las mejores canciones del disco, que nos hacía volvernos a enamorar de PJ Harvey, desde los primeros acordes de su guitarra. Tema, además, donde la percusión es clara protagonista también y que convierten esta canción en precisamente eso, toda una convulsión y un estremecimiento contundente cuando aparecen los vientos ya en el estribillo. Una declaración de intenciones que mostraba abiertamente el concepto clave del disco: Inglaterra. Y es que Harvey trabaja de este modo. “Necesito tener una idea a la que agarrarme. Deben ir en alguna dirección y tener un significado”, declaraba a los medios. Igual por ello ha calado tan hondo en la gran isla. Porque el Let England Shake es esencialmente eso, un álbum de fotos de su querido y adorado país pero con concesiones a la crítica social y política. Poniendo en su punto de mira el imperialismo del primer mundo. Parece complejo hablar de temas tan serios y vestirlos de belleza. No lo es para Polly Jean Harvey.

Let England Shake fue presentado, de ahí que nos enamorásemos todos (y eso que aborrezco bastante esta fecha tan señalada) el día de San Valentín. Pero en este caso el día de ‘los enamorados’ estaba marcado en el calendario por otro hecho mucho más especial y esperado y llevaba en mayúsculas escrito el nombre de PJ. La Harvey aprovechaba el día de la presentación en sociedad de su nuevo disco para deleitarnos, además, con una actuación en directo a través de la red. Lo que demuestra que Miss Harvey cuida hasta el último detalle y sabe y controla la situación actual, en la que Internet es el principal medio de difusión de TODO. Una actuación que no hacía sino acrecentar las ganas de tenerla en nuestro país. Pero habrá que esperar a que huela a primavera en nuestras calles y nos quitemos capas y capas de ropa para recibirla con los brazos bien abiertos en el Primavera Sound 2011 donde encabeza cartel junto a otros.

Pero antes de acogerla entre nosotros debemos aprendernos las canciones que completan su flamante nuevo disco. Un disco grabado en una iglesia del s. XIX en Dorset (Reino Unido), en un acantilado sobre el mar junto a sus colaboradores habituales John Parish y Mick Harvey. Todos estos detalles son de suma importancia porque inyectan magia a un álbum compuesto de doce temas que se abre con una melodía picara. La del tema que da nombre al álbum. Harvey ya quiere conmocionarnos desde el minuto uno y nos declara la guerra. Y sobre guerra nos hablará en sus temas. Una batalla que perderemos obviamente, pues ya nos vence desde la primera canción. Un tema que ha contado, además, con la colaboración de su amigo y consagrado fotógrafo y empapado de las tragedias de México o Afganistán, Seamus Murphy, quien se ha encargado de poner imágenes al videoclip y a la historia que PJ nos cuenta a lo largo de todo el disco sobre miserias y desdichas de la guerra y la lucha, interior  u obligada contra otros, de muchos individuos que se ven inmersos en conflictos bélicos. Así, rendidos, llegamos al segundo tema, The Last Living Rose, con la que se presentaba hace unas cuantas semanas y que dejaba a todos con ganas de más. Y es que es una absoluta maravilla. Un medio tiempo delicado y suave que invita a pasear por su Inglaterra natal. Ese paseo nos lleva directos a la gloria, más concretamente a The Glorius Land. El tema más belicoso del disco, sin duda alguna, que se abre con percusiones y cornetas que anuncian una marcha militar y que no desaparecen en todo el tema, convirtiéndose en todo un himno de valentía y coraje. Y de la guerra a las palabras, el arma más poderosa, en The Words That Maketh Murder. Una canción heroica donde Harvey derrocha voz y se hace acompañar de coros de voz profunda. Un tema enérgico que da paso a uno mucho más tranquilo, por lo menos en su inicio pues va creciendo en intensidad y fuerza, donde también se habla de dolor y muerte. Harvey se presenta dramática, cruda, perturbadora y profunda como nunca pero delicada al mismo tiempo y el dolor se vuelve bello en su voz. Lleno de belleza es también On Battleship Hill, canción donde PJ pone a prueba su prodigiosa voz urgente y sincera que, en efecto, sacude como nadie. Tema de delicada melodía, donde las palabras de Harvey se entrelazan con percusiones profundas y tiernos acordes de piano.

Y llegamos sacudidos y malheridos al ecuador del disco donde volvemos a aterrizar en la bonita Inglaterra. PJ se ha propuesto hacernos viajar a ella y lo ha conseguido. Se trata de una canción íntima y extravagante. Una declaración de amor, de nuevo, al país que la vio nacer. Un país de gris melancolía pero tremendamente hermoso que vive en la voz de Polly Jean Harvey y que nos provoca una cierta añoranza. Destacado también es el Bitter Branches, enérgico, eléctrico. Y como viene siendo la tónica del disco, de energía a delicadeza en cuestión de segundos. Así llegamos a Hanging in the Wire sin salir de paisajes del Reino Unido y hablando de naturaleza y sentimientos profundos que se clavan como espadas. De este modo, PJ va tejiendo una colección de armonías coherente y emocionante que termina con The Colour of the Earth y que parece volver a ser otro himno, el que certifica que la guerra ha terminado, o que por lo menos a nosotros nos ha declarado la paz, por fin. Una paz que, aunque parezca contradictorio, veníamos sintiendo desde que PJ nos declaró la guerra. Porque así es ella: guerra y paz, gritos y susurros, calma y tempestad en una misma voz y eso es lo que la hace prodigiosa y extraordinaria. Su obra, con la que crea atmosferas únicas, es una extensión de ello. A veces suave, etérea y de repente salvaje y feroz. Es por esto que se ha alzado a la altura del Olimpo de musas como Patty Smith y ha pasado a ocupar un lugar privilegiado y merecido junto a ella en el panorama musical.

En definitiva, PJ Harvey vuelve más poderosa que nunca y lo hace como compositora de guerra. Sí, esto es literal. Después de su Let England Shake, el mismo Imperial War Museum de Londres la ha invitado a viajar a zonas en conflicto armado donde el ejército británico está presente como ‘Corresponsal oficial de canciones de guerra’. Miss Harvey regresa pues con título honorifico, medalla en su solapa y sobre todo lo hace gracias a su trabajo. Con un disco agresivo y reivindicativo, directo y contundente pero lleno de poesía. Y es que la misma PJ lo ha declarado así: “Siempre he concebido mis discos como poemarios”. Y el Let England Shake es eso, una colección exquisita de poemas, cantados con voz prodigiosa, que sacuden los sentidos y que pasan la criba con notaza. La Harvey lo ha vuelto a hacer. Nos ha vuelto a emocionar, a sorprender. Ha conseguido sacudirnos a todos como quería. ¡Objetivo cumplido Sra Harvey!

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 9/10

Escrito por
Más de Andrea T.

CHINESE CHRISTMAS CARDS – BARCELONA

No me gusta la navidad. Partamos de esa premisa. Pero sí me...
Leer más