miércoles, octubre 23, 2019

PERRO – ESTUDIAS, NAVAJAS

Discos PERRO - ESTUDIAS, NAVAJAS

Quién haya transitado por los bajos fondos del rock underground español recientemente seguramente se habrá encontrado con la referencia de una banda murciana llamada Perro. Y es que recién lanzado su tercer LP, Perro ha dado razones para estar en boca de aquellos que en festivales como el Primavera Sound o el SOS4.8 se dejan sorprender por los nombres de la parte baja del cartel, y que también fueron entrevistados por Crazyminds en Marzo. Estudias, navajas es un disco de manufactura independiente, grabado bajo la batuta de Hans Kruger, productor de múltiples bandas como Delorean, John Talabot o El Columpio Asesino, y en el que se expone lo que podría ser una declaración de intenciones de la banda.

La primera vez que leí algo sobre los Perro, se aplicaba de manera muy convincente el adjetivo “punk”, de manera que uno espera quizás encontrarse con una opción española de las corrientes post-punk pujantes en el mercado internacional, como VietCong, Ought o bebedora del siempre transgresor underground británico. Así que el primer revés al escuchar a Perro es encontrarse con un sonido algo más licuado y lívido del que se podría esperar, con escarceos kraut-pop en Tiene Bacalao, Tiene Melodía. Eso sí, no se puede negar que escucharemos ritmos ligeros, guitarras agitadas, y letras locas cercanas a un carácter medianamente punk-rock.

Pues bien, este Estudias, navajas, parece que por un lado avanza un pasito más hace la agresividad. Las guitarras se hacen más ruidosas, acercándose al noise del que un oyente es bastante aficionado. Y con temas más agobiantes, descargas muy potentes, donde los ritmos siguen siendo una riqueza tremenda (dos baterías integran la banda) y sobre todo, las canciones se definen de una manera muy interesante (¿Hans Kruger quizás?). El caso es que la madurez que exhiben las canciones de este LP es un paso muy adelante con respecto a su primer largo, buenos riffs, melodías pegadizas –Cuñao, Cuñao, Cuñao-, instrumentación bastante equilibrada y sonidaco. Lo que cabe decir es que a uno le cuesta a veces ver ese lastre que supone a veces la parte vocal, que subjetivamente siempre, parece que no le hace mucho bien a las instrumentaciones que construye la banda. Falso techo,  donde se nota cierta agresividad y lanzamiento, parece mucho más solvente que Calypso Zombie Runner, donde el vocalista se pierde entre la maraña de bajo, guitarra y baterías, un poco desnortada. Aún así, los temas buenos, son realmente buenos. Especialmente disfrutables la sucesión Falso Techo – Nueva Mufasa – Olrait, plagada de ideas brutales, o las construcciones más punks (ahora quizás sí) de Azul Mayoría Absoluta, Papi Papito Ñam Ñam (¿referencia a El Milagro de P. Tinto?), nada desdeñables.

Como punto conflictivo, de sobre si realmente es bueno o una carga, es la sensación de absoluta homogeneidad que despide el disco. Y es que cuando uno se escucha el disco del tirón, no tiene la sensación de escuchar un despliegue de temáticas o formas musicales muy abierto (12 canciones con la misma instrumentación quizás aburre hacia el final del disco), si bien el disco es coherente en su totalidad, y las variaciones se mueven dentro de un cómodo rango de aceptabilidad.  Así que sumamos muy buenas canciones, casi ninguna mala, buen sonido, más noise, pero no muy recurrente, y un pasito adelante con respecto a su anterior LP, con canciones como Jordi Huertano, Nueva Mufasa, Droga Porro, tremendamente disfrutables y sin flojear, tenemos una de las mejores referencias nacionales de este año 2015.

No es que escuche mucha música patria, sin duda me perderé bastantes más lanzamientos interesantes, pero esperando verles en directo y dirimir las dudas que me causan algunos detalles, espero estar seguro de que Perro han sacado uno de los discos más interesantes de los últimos meses.

Escúchalo aquí: