PAPERCUTS – FADING PARADE

PAPERCUTS - FADING PARADEDías de lluvia azotan nuestras ciudades para arrancar los primeros días de la estación primaveral, y qué mejor para acompañarlos que el nuevo disco de Papercuts, melodía, música suave, voz extrema y el último suspiro del invierno recién terminado.

Fading Parade es su quinto disco, y con él damos la entrada a la primavera. Un disco de melodías altamente emocional y bastante triste. Una música y un estilo dream-pop, conocidísimo por todos nosotros.

Dan el toque de salida con Do You Really Wanna Know, con un principio de notas con sonido “happy” hasta el noveno segundo. Después, ¿qué instrumentos pongo? Los pongo todos. Introducción y la inconfundible voz de Jason Quever, que durante todo el tema es suave y muy indie. Puntos fuertes donde se agarra a su guitarra para cantar a grito pelado en el tema más cargado de instrumentos del disco.

Atención al principio de este Do What You Will. El hit del disco. ¿Podemos imaginarnos tarareando este tema y los estribillos en un concierto? Yo lo he hecho. Mucho, mucho, mucho acorde y mucho sentimiento. También en la misma línea, I’ll See You Later, I Guess. Más triste. Cantado con ojos caídos. Sonido de mover la cabeza y el pie a la vez. Este tema tiene la particularidad que, cuando parece acabarse, le da otra vez hasta finalizar con una interminable parte instrumental.

Como huella de Papercuts, unas letras que llenan todos los minutos de las canciones. En Chills, después de un comienzo a lo “na na na naaaaaaaaaa na na na naaaaaaaaaa”, escuchamos un juego de acordes para dejarse llevar con los ojos cerrados y una finalización semibrusca.

The Messenger empieza casi con la voz en solitario para convertirse en una especie de himno. Un himno que significa dejar algo atrás para volver a empezar. Si queréis sentimiento, éste es vuestro tema. Pequeños vacíos de voz y muy instrumental. También, puestos a imaginar, White Are The Waves empieza como si de una B.S.O. de un película de viajes se tratara. Una vez más, la voz de Jason entra con una gran fuerza y desgarra la canción. No resultaría extraño verlo encima de un escenario sufriendo al cantarla. Qué fácil para él es transmitir con esta increíble voz, podría encabezar perfectamente el sonido de un anuncio. Seguimos con los juegos de acordes a modo de subida de volumen para después bajarlos y limpiar la canción con la voz, de forma que alarga tanto las palabras que se confunden el final de unas con el principio de otras. Seguir cantándolas es estar con la boca abierta sin respirar para acabarla con un suave acorde pero estremecedor y estruendoso. Si, lo sé, se hace difícil juntar estas tres palabras: suave, estremecedor y estruendoso. Calidad y buen gusto, la experiencia es un grado.

Reconocible encontrar sonidos y similitudes con millones de grupos como Belle & Sebastian y, en mi opinión, es el trabajo que más me recuerda al antiguo Suede.

En definitiva, es un disco donde paran y arrancan durante todos los temas como si de un tren se tratara, un instrumento da paso a la voz y una voz paso a un instrumento, pero en ningún momento, en ningún segundo del disco queda un mínimo de aliento desangelado, esto es lo que Papercuts hacen en este Fading Parade con pequeños puntitos psicodélicos. Uno de los buenos e inolvidables lanzamientos de este año.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

Escrito por
Más de Carles Grau

LITTLE DRAGON – RITUAL UNION

Little Dragon tiene dos discos publicados anteriores a este Ritual Union, 15...
Leer más