OMNI – NETWORKER

Discos OMNI - NETWORKER

Vivimos en la era de la hiperconectividad. Continuamente pegados a nuestros smartphones e inmersos en aplicaciones y redes sociales, por haber hay hasta para saber quién debe tal cantidad a quién en el viaje de verano. Esta digitalización del todo también afecta a nuestras emociones y pensamientos, en muchas ocasiones reflejados o imanados de lo que se lee o ve en el mundo virtual, alterando nuestro ideario y obsesionándonos con lo que sucede en la red.

Este caos cibernético, que afecta a nuestras relaciones sociales, laborales o sentimentales, parece haber sido el motivante, en apariencia, de ‘Networker’, tercer álbum de estudio de Omni, banda estadounidense que recibió notables críticas en sus dos anteriores esfuerzos: ‘Deluxe’ y ‘MultiTask’. Ello ha hecho que uno de los gigantes sellos independientes norteamericanos, Sub Pop, haya fichado al dúo (trío en directo) para lanzar al mercado su nuevo lanzamiento.

La colección de temas ideada de nuevo por la pareja formada por el guitarrista Frankie Boyles (ex-Deerhunter) y el bajista, letrista y cantante Phillip Frobos mantiene ese aire vintage de sus dos predecesores, con unas marcadas influencias de los 70 y 80, mezclando post punk, new wave o jangle pop en una coctelera agitada, que pasa de partes melódicas a ritmos inestables en segundos. Suena en muchas ocasiones tan improvisado y complejo de estructurar que algo de math rock también posee la banda de Atlanta.

En este entramado instrumental, se torna una tarea difícil interpretar el palabrerío de Frobos. En ocasiones, es incluso complicado discernir su voz debido a una producción en la que pesan más los riffs y punteos, a ratos reiterativos como en la olvidable “Genuine Person”. Aun así, sí se aprecia esa tendencia crítica hacia aspectos de la sociedad actual, como la generación del Tinder en “Skeleton Key” (“if you don’t like what you see / the presentation of me / the pretty face on the screen / scroll on by…”) o la precariedad laboral en “Sleep Mask” (“time is money / I happen to have neither”). Ambos cortes cierran las dos caras del LP y son, probablemente, los dos mejores del repertorio.  

La pieza homónima busca también, formando un mensaje siempre opaco, puntualizar cómo las personas se han convertido en parte digital, dependientes tecnológicos. “This digital you”, versea Frobos entre punteos marca Talking Heads, teclados nuevaoleros y una sugerente línea de bajo. Asimismo, hay una pizca de humor irreverente e incoherencia en la ecuación musical que restan seriedad y significado a las letras. De hecho, en una entrevista concedida a Noisey, Frobos admite que no se propuso ninguna idea general para el disco.

‘Networker’ es quizá el disco más elaborado y menos memorable de Omni. A pesar de ello, mantiene notorias pruebas de la creatividad de sus componentes, que caen en solos de bajo y eléctrica en “Blunt Force” para dejarse llevar por una vía jazzística, y evocan a la sinceridad impostada en la vida diaria en “Sincerely Yours” (“driving for selfworth every morning”) y al placer por lo prohibido en “Underage”.

Omni consiguen con ‘Networker’ afianzar un sonido difícil de categorizar, interpretar y descifrar. Hay influencias claras, pero Frobos y Boyles consiguen materializar una tarea nada sencilla: sonar únicos en su discordante combinación de ritmos anestesiados y guitarras enfermizas. Sin embargo, el contenido de su tercer esfuerzo muestra los primeros signos de agotamiento en la propuesta, demasiado repetitiva por momentos, y su concepto queda en vacua referencia sin recorrido en el álbum.