MILES KANE – DON’T FORGET WHO YOU ARE

Discos MILES KANE - DON'T FORGET WHO YOU ARE

Después de que Miles Kane publicase su primer álbum como solista, Colour Of The Trap, muchos eran los rumores de que retomaría el proyecto alternativo The Last Shadow Puppets con su amigo y líder de los Arctic Monkeys, Alex Turner. Acerca de estas suposiciones se le preguntó personalmente y afirmó que, por el momento, los dos se centrarían en sus próximos trabajos, pero que tampoco descartaba la idea. Estas declaraciones las hizo al mismo tiempo en que empezábamos a recibir noticias sobre el que sería su próximo trabajo, Don’t Forget Who You Are, el cual él mismo describió como “grande, positivo y optimista”.

Miles Kane sabe a quién tener cerca. En su primer trabajo en solitario contó con las colaboraciones de Noel Gallagher en My Fantasy, y de Alex Turner, que le ayudó a componer gran parte de las canciones que integran el álbum. Es evidente la buena relación que tiene Kane con Paul Weller, y todo apuntaba a que tendría una aparición estelar en su trabajo; y así ha sido. En este caso, el productor elegido ha sido Ian Broudie, de The Lightning Seeds, cuya influencia es clara en todos y cada uno de los cortes que componen Don’t Forget Who You Are.

El álbum empieza con Taking Over, que podría formar parte de Suck It And See de los Arctic Monkeys, o incluso de su nuevo álbum AM. Sin embargo, la voz de Kane le otorga una personalidad absolutamente diferente con un aire glam. Que nadie piense que su fórmula para crear canciones pegadizas iba a quedar fuera de juego. Sin ir más lejos, los la-la-la‘s del single Don’t Forget Who You Are, el cual le da nombre al álbum, son contagiosos hasta límites insospechados. En una entrevista para la NME, Miles Kane confesó que escribió esta canción para su abuela, la cual sufre demencia.

Las dosis de optimismo que vemos en las rockeras What Condition Am I In o en Better Than That se contraponen radicalmente a las baladas Fire In My Heart y Out Of Control; eso sí, siempre manteniendo el aire pop y bailable que lo caracteriza. Las colaboraciones con el señor Paul Weller llegan cuando nos acercamos al final del álbum. Le acompaña tocando el piano en la tierna Fire In My Heart, con tintes del britpop más puro de los 90, en este caso acercándose a Oasis. El antiguo componente de The Jam no deja aquí su aportación, sino que también ha participado en la composición de You’re Gonna Get It, y en su interpretación, acompañando a Miles Kane a la guitarra en la gala de los NME Awards de este año.

No podemos pasar por alto de ninguna manera dos de las canciones más fuertes y con más garra del disco. Give Up, el primer single, que ya nos demostró que podíamos esperar grandes cosas de este trabajo; y Tonight, que retoma otra vez esa fórmula con la que consigue hacer verdaderos hits.

Parece que, después de todos sus proyectos fallidos como The Little Flames o The Rascals, Miles Kane por fin ha encontrado su esencia y el mejor camino para mostrarnos todo el potencial con el que cuenta. Hasta ahora siempre ha estado a la sombra de otros artistas de mayor fama, pero es evidente que ya no necesita ningún padrino con el que llegar al éxito porque él mismo lo consigue de sobra.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10