MCENROE – LAS ORILLAS

LAS ORILLAS

La música de nuestro país está en plena forma. La buena racha de publicaciones de discos brillantes en lo que va de año por parte de bandas nacionales, corrobora nuestra afirmación. A este disco, del que os vamos a hablar a continuación, lo esperábamos ansiosos también. Teníamos ganas de acercarnos a Las Orillas de McEnroe y dejarnos mojar el alma por sus canciones. Canciones que calan hondo, hasta los huesos, y nos hacen estremecer. Y es que la banda de Getxo sabe hacer eso muy bien. Sus temas cabalgan como a cámara lenta y nos atrapan gracias a la cadencia de la voz de Ricardo Lezón aderezada con melodías pesarosas y en ocasiones épicas que le acompañan.

Los discos de McEnroe están llenos de historias empañadas por distintos grados de melancolía y tristeza, llenos de  nostalgia y recuerdos. En este cuarto álbum de estudio encontramos nueve historias más y aunque nos remueven los sentimientos y nos sacuden por dentro a base de bien, retando a las lágrimas en muchos momentos, la banda afirma que no ha querido elaborar un álbum triste, sino basado básicamente ‘en la sencillez, los recuerdos y LA LUZ’. Y es bien cierto que hay destellos de ella en muchos de los temas. Dadle al play y dejaros mecer por las olas, las canciones de Las Orillas.

Percusiones y un riff desgarrador de guitarra abre el disco y nos da la bienvenida a La Palma el primero de los temas del nuevo disco de McEnroe, la primera de las historias con luz propia. Cerrad los ojos. Y ya está, ya ‘paseáis por Madrid al alba…’, los de Getxo ya os han atrapado. Y de pronto, regresión a los noventa en Agosto del 94. Un ejercicio de memoria y represión de las lágrimas. Un tema repleto de fotos, discos, canciones, evocaciones y pequeños destellos de cristales que aunque se rompieron un día, siguen brillando. Nostalgia que casi duele, pero estimulante al mismo tiempo. Recuerdos que sabemos que nos abren las heridas pero a los que no dejamos de volver de vez en cuando y en los que, a pesar de todo, nos sentimos a salvo. Un tema que rebosa belleza. Y de este verano del 94 a otro, el de Vistahermosa, que vuelve a hablarnos nuevamente de recuerdos, deseos y de sueños que no se alcanzaron.

Tras esta reflexión, contada y cantada a través de versos que se diluyen, que casi se funden en el silencio por la voz profunda y absolutamente penetrante de Ricardo Lezón, tras purgar el alma y convertir la aflicción en fuerza y sabiduría, llegamos a Arquitecto. Una canción de amor de melodía lánguida, que nos envuelve y que se arrastra llevándose todo a su paso. Un tema que traspasa el alma, que estremece, desgarra. Binomio y equilibrio perfecto entre belleza y dolor, hecho canción.

A Arquitecto le sigue una de las canciones más luminosas y valientes del disco, que ha servido de carta de presentación de estas Orillas: La Cara Noroeste. Tema que se va a convertir, de bien seguro, en uno de los himnos de la banda y que nos morimos de ganas de escuchar en directo.

La Cara Noreste le da el relvo a una de las canciones más dulces del disco, Las Mareas. De inicio casi mágico, Las Mareas es un canto lleno de coraje. Uno de los temas que irradia más luz, abriéndose paso entre nubes y que despierta sonrisas tímidas. Un tema que termina entre guitarras, coros y dulces percusiones que se balancean cual olas bailando en la orilla. Llenos de valentía, llegamos al Astillero de este disco, un lugar donde remendar sentimientos. De nuevo nos encontramos con una canción de melodía sosegada y tremendamente elegante. Un tema que se arrastra sereno e intensamente emotivo.

En Mayo es un tema fugaz y sorprendente de inicio calmado y de final eléctrico, salvaje. Y tras él, llegamos al final sin darnos cuenta y nos encontramos con un tema poderoso, Mundaka, que nos despide entre guitarras. McEnroe nos invitan a dejarnos llevar y nos hablan de la felicidad más sencilla y sincera, una buena forma de decirnos adiós, sin duda.

En definitiva, nueve temas que son nueve historias, nueve estados de ánimo, nueve niveles de sentir el amor y reflexionar sobre las consecuencias que trae consigo y en las que todos nos sentimos identificados. Nueve canciones que conmueven y que conforman un trabajo realmente brillante, que pasa muy rápido y que consolida a los de Getxo como una de las bandas imprescindibles y más en forma del panorama nacional actual. Todo un verdadero placer dejarse empapar el alma por las canciones que esconde Las Orillas.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8,5/10

Escrito por
Más de Andrea T.

ECO: el nuevo festival de música electrónica de Madrid

Ya no sólo del Sónar van a vivir los amantes de la...
Leer más