LOS ZIGARROS – APAGA LA RADIO

Los Zigarros. Apaga la radio

Cuando la urgencia, el descaro, la rebeldía o (¿por qué no?) la añoranza de una juventud enérgica, precisan de un rescate estilístico y de canciones como disparos en la sien, ese es el momento en el que podemos recurrir a Los Zigarros. Los valencianos se han erigido desde que debutaran en 2013 con un álbum homónimo, en una de las últimas esperanzas con las que cuenta el rock en castellano más clásico.

Aunque el arranque de su tercer larga duración es un rara avis en su cancionero, La Trampa sirve como excelente toma de contacto ante la descarga de intensidad que Apaga La Radio supone. La canción más breve del álbum, de poco más de minuto y medio, es una deliciosa pieza acústica reivindicable como esencia pura del género, en su desnudez original y primigenia. Pero esta intención se queda en un espejismo, pues a partir del tema que da título al álbum, se suceden uno tras otro los cañonazos propios de los hermanos Tormo. Sin artificios ni vestiduras, sin medias tintas, puro Rock & Roll de escuela. La producción de Carlos Raya es garantía de todo esto.

Apaga La Radio, la canción, es levemente crítica con los designios de la radiofórmula, pero increíblemente efectiva dentro del mainstream de cuero y tachuelas, de riffs pegajosos e inolvidables. Listos Para El Despegue suena dura, oscura y pesada, siendo uno de los temas más redondos del disco, de impecable factura y poderoso resultado. Malas Decisiones recoge la herencia del rock patrio de antaño, igual que hace Espinas con el anglosajón, mientras que Con Las Manos Rotas se actualiza con un toque más funk y dinámico.

Entre las diez canciones, como ya sucediera con No Obstante Lo Cual en su primer álbum, encontramos también una excelente versión. Se trata de Mis Amigos de los vascos The Flying Rebollos, que en manos de Los Zigarros suena más pulida, con menos aristas, quizás más accesible, pero con una calidad innegable. Hacen suyo el tema, lo revitalizan y le sacan brillo, ofreciéndonos un nuevo ejemplo de clasicismo rock, de pureza.

Sí, en Apaga la radio suenan los Stones, Tequila, M Clan… las referencias son claras y se muestran sin tapujos. No hay necesidad de esconder nada, solo de demostrar que los valencianos están aquí para reivindicar un género que, aunque en los medios siempre se haga alusión a su agonizante estado de salud, cada cierto tiempo es rescatado del ostracismo por alguna banda de raíz. No sabemos si Los Zigarros son la gran esperanza del rock en castellano, pero lo que sí es seguro es que con embajadores como ellos, las guitarras y los amplificadores tendrán que seguir fabricándose durante muchos años.