LOS PUNSETES – LPIV

punsetes

Tras tres álbumes de estudio afilando su lengua, Los Punsetes han logrado en LPIV sus letras más ácidamente incendiarias con el mismo sonido crudo que nos conquistó en ese originario LP de 2009.

Incluso a mí, que renegaba de los madrileños en sus dos anteriores álbumes, me han terminado conquistando sin esfuerzo sus letras directas y sin complejos donde hay lugar a la crítica social (Opinión de mierda), y a ese futuro incierto que aguarda a todos los jóvenes de este país (Amanece más temprano). Temas que, al final, terminan estando presente en mil letras distintas de grupos de aquí, pero, sin embargo, ellos logran darle la vuelta de tuerca necesaria para que suenen tan frescos como si nunca hubiéramos escuchado hablar de la situación de desamparo que sembró la crisis económica en miles de jóvenes.

Melódicamente, siguen en esa línea sencilla que no necesita arreglos exagerados ni ninguna producción excesiva. Unos buenos, ruidosos y enérgicos riffs de guitarra-bajo con ligeras distorsiones que sirven de marco para las letras, completas protagonistas de estos once temas de los cuales ninguno puede ser tachado de mediocre, son suficientes para sonar bien, sin más pretensiones.

Me gusta que me pegues es el estandarte, el hit presentación del álbum que hizo que recordáramos cuánto echábamos de menos las letras crudas y las guitarras agresivas que tan bien combinan con la voz de Ariadna, aparentemente carente de toda emoción posible, provocativa mientras pide que se afilen los puños en su cara y le escupan “por una buena causa”.

Entre tanto humor negro a mansalva, hay dos temas especialmente sinceros y vulnerables como Arsenal de excusas y Vaya suerte que tengo. La gratitud expresada en la segunda es el reflejo de toda amistad en la que se ayuda desinteresadamente a alguien a quien queremos, alguien con quien no nos importa abrirnos emocionalmente por completo. Un “yo estaré allí cuando te haga falta”, vamos.

En cambio, Arsenal de excusas es un canto al amor propio, ese que tantas veces nos falla, el mismo que en muchas ocasiones nos ha hecho cometer mil errores por miedo. Resignación y orgullo, resquicios de un dolor que aún persiste, pero no por mucho tiempo, al final, siempre terminamos pasando página.

Museo de historia natural es ese temor que todos sentimos (o hemos sentido) alguna vez ante la muerte. Mirando a un animal disecado tras un cristal, la vida adquiere un sentido más valioso, y pensar en lo terrorífico de lo que vendrá después, las generaciones futuras que no llegaremos a conocer, nuestro epitafio abandonado, plantado en un mundo que no volveremos a ver. Una angustia acompañada de distorsiones que navegan en el desasosiego del “¿y después, qué?”, que a todos se nos ha pasado por la cabeza en algún momento determinado.

Esta ciudad se merece un disgusto/un par de verdades a la cara/un escupitajo, una patada/un animal muerto sobre la almohada”; letras sin filtros ni delicadezas, por eso el hilo conductor de esta reseña son las letras únicas en su especie, como ésta de Los últimos días de Sodoma.

Como otros tantos grupos, buena parte de las críticas que reciben cada álbum que sacan al mercado van enfocadas a ese llamado inmovilismo musical referido al estilo del que llevan haciendo gala desde sus orígenes. Quizá sea que estemos acostumbrados a la constante experimentación de las bandas, pero también los hay que tienen muy claro cómo quieren sonar y su trayectoria, en ocasiones, se basa en limar más un sonido que de primeras puede ser demasiado agresivo.

Los Punsetes siempre han tenido una actitud muy punk, llevándolo a un nuevo nivel, con la misma actitud rebelde que ha caracterizado siempre al controvertido género, lo que hace aún más difícil clasificar su estilo. ¿Es pop, indie, rock? “¿Y qué más dará?” deben pensar ellos.

El mejor disco de los madrileños hasta la fecha, para mí no cabe duda, y, sabiendo su habilidad para sacar punta de cualquier cotidianidad, seguro que aún quedan letras inteligentes para rato.

Yo lo tengo claro, los golpes de Los Punsetes son siempre pertinentes.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7,5/10

Escúchalo aquí:

Más de Marta García Torrejón

Tame Impala, amenazados por una demanda de plagio

Sí, igual de estupefacto se ha quedado Kevin Parker con la noticia:...
Leer más