LAURA MARLING – A CREATURE I DON’T KNOW

Discos LAURA MARLING - A CREATURE I DON'T KNOW

LAURA MARLING - A CREATURE I DON'T KNOWPuede que este otoño, ya en sus últimos coletazos, se haya hecho el remolón, pero su llegada no perdona y en nuestro ánimo se nota. No significa que sólo pensemos en lluvia, frío y manta en casa, pero ninguno puede negar que los ánimos están bastante más “relajados” que en verano. Vamos, que hemos pasado de quinta a cuarta: menos velocidad, pero más agarre. Ya no queremos música ligera, fácil de digerir y de bailotear. Nos siguen apeteciendo sonidos frescos y agradables, sí, pero mucho más trabajados. Es por eso que el último trabajo de Laura MarlingA Creature I Don’t Know, se convierte en un imprescindible para esta recta final del 2011.

Nacida en Hampshire, esta joven cantante se dio a conocer allá por 2008, cuando sacó su primer álbum, Alas, I Cannot Swim, que le valió una nominación al Mercury Music Prize. Un año más tarde publicó I Speak Because I Can, un disco que le valió todo tipo de elogios, y ahora vuelve a escena con este tercer álbum, que parece ser la confirmación definitiva de que Marling no es sólo una niña mona con una voz bonita. Y es que, a pesar de su juventud –tan sólo tiene 21 años-, Laura hace gala de una madurez que refleja en sus canciones, curtida en los vaivenes de la vida y del amor y dispuesta a plasmar todo lo vivido en sus temas.

Apostando una vez más por el folk que ha caracterizado sus trabajos, Marling vuelve a conjugar tranquilidad y rotundidad, dulzura y aspereza, que aparecen resumidos en la mejor canción del álbum, Night After Night. No es habitual que una balada sea el buque insignia de un disco, pero aquí es indiscutible la prevalencia de este tema por encima de todos los demás. Y ojo, esto no significa que estemos ante un disco exclusivamente de baladas. De por sí, si de algo “peca” I Creature I Don’t Know es de abusar de los medios tiempos. Señalo “peca” entre comillas porque todos y cada uno de los cortes están justificados, ninguno sobra, se complementan. Tengo especial debilidad por Don’t Ask Me Why, pero no se le puede restar calidad a otros como Salinas, Sophia My Friends, que respira directamente de los aires más sureños. Y es que el country aflora desde la carta de presentación, The Muse, uno de los cortes más “bailables” del largo junto a su cierre, All My Rage.

Si a todos los aciertos en forma de canción de este trabajo sumamos que el álbum tiene la duración perfecta para que su escucha sea fácil y agradable, podríamos decir que estamos ante uno de los discos más destacados del 2011. Así que viva la juventud de la señorita Laura Marling. Que por mucha crisis que haya, el talento no conoce de edades.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10