viernes, noviembre 15, 2019

KAKKMADDAFAKKA – SIX MONTHS IS A LONG TIME

Discos KAKKMADDAFAKKA - SIX MONTHS IS A LONG TIME

Si pensabas que todos los noruegos son aburridos, Kakkmaddafakka es el grupo que va a quitarte esa idea de la cabeza. Desde el frío país de los fiordos, la banda ha vuelto a traer un álbum bailable y veraniego y se vuelven a coronar como transmisores del buen rollo desde el Norte de Europa. Bien lo saben aquellos que les han visto en directo este año en el Arenal Sound: esa felicidad no sólo reside en su trabajo de estudio.

Tras el éxito de su anterior disco Hest, el quinteto quería grabar un nuevo LP en una semana, pero esos siete días se prolongaron hasta los seis meses, y aquí es donde se originó el título de su último trabajo, Six Months Is A Long Time, que te analizamos a continuación.

Comienzan este disco con Young y Someone New, dos cortes divertidos y con riffs alegres. El piano y la guitarra vuelven a conjugarse perfectamente y se combinan con los coros, una alianza esencial de la casa Kakkmaddafakka. Un poco más melancólica se presenta Lie, pero sin caer en una calma que desentone con la vitalidad de los noruegos. Cuando pensamos que Forever Alone va a seguir esa línea más delicada, nos da la sorpresa y se convierte en otro de estos temas frescos similares a los del comienzo del disco.

¿Pero es quizás este nuevo disco más de lo mismo, de lo que ya hemos escuchado en trabajos previos? Antes de que lances una respuesta precipitada va a llegar a tus oídos la siguiente canción, Savior. Cuenta con la colaboración de Erlend Øye y rompe con la dinámica que llevaba el álbum. Precaución: puede que te caigas de la silla, porque sin duda es la baza inesperada de este nuevo trabajo. No sólo íbamos a ver la cara  más bailable, sino también una faceta más sentida.

Le va a seguir Bill Clinton, pero sin volver de repente a esa energía característica. El privilegio de ese chispazo te lo va a traer No Song, cuya letra además representa una crítica a la industria musical. Es una de las cartas que Kakkmaddafakka sabe jugar muy bien: letras cotidianas, irónicas y en ocasiones melancólicas que se disfrazan bajo melodías para llevar a la pista de baile. De ello nos hacen conscientes en Female Dyslexia, donde nos hablan de una chica que no sabe lo que quiere. ¿Has probado alguna de esas gominolas con forma de guindilla? Al principio son sólo eso, una chuchería desenfadada, pero al morder se vuelven ácidas, y esto es lo que pasa con los temas de la banda una vez que traspasas la barrera de las primeras escuchas.

Viene ahora Never Friends, un tema más sobrio donde vamos a tener al piano por primera vez como protagonista, junto a los cuatros vocalistas y una batería bastante simple. Erlend Øye, al igual que con Savior, también produce y participa en el tema siguiente y que precede al final del álbum. En este Gansta No More encontramos elementos de la esencia reggae, pero seguimos sin recuperar la vitalidad vista al principio del disco. La encargada de cerrar es All About You, una declaración de amor como sólo los de Bergen podrían.

Six Months Is A Long Time viene con claras influencias del pop-funk, el funk-rock, e incluso R&B, pero sin dejar de ser un disco de indie-pop muy bien servido donde todos los elementos se ensamblan a la perfección. Esto es más Kakkmaddafakka, es la fórmula efectiva de las letras ácidas mezclándose con los ritmos bailables, son unas veces más tiernos y otras más sarcásticos, pero siempre con ese sonido único que les caracteriza. Consolidan así su estilo pero dentro de una evolución: es un álbum más maduro, con temas simples pero más elaborados, e instrumentalmente más sobrio que el anterior Hest. Es gracias a que los noruegos se han tomado la energía con más calma en este LP que no nos encontramos con un trabajo demasiado veraniego, pero tampoco invernal. Vas a poder disfrutarlo en cualquier época del año, pero eso sí, abriendo boca de cara a la temporada festivalera.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7,5/10