JUDAS PRIEST – FIREPOWER

Los clásicos del metal nunca mueren pese a tener que lidiar con cambios de formación, fórmulas agotadas y fans que esperan su ración del viejo sonido con el que crecieron y se tomaron sus primeras cervezas. Eso es así y pasa no sólo en el metal, sino que es algo constante en todas las carreras musicales.

Judas Priest son conscientes de su lugar como dioses en un panteón y saben que el crédito labrado tras más de 40 años de carrera les permite moverse entre la experimentación y la ampliación de su sonido pero sin abandonar nunca sus señas de identidad. Así lo han hecho durante toda su carrera, inventando el Speed Metal en los 70. Inaugurando el look de cuero y tachuelas en los 80 y apostando por el uso de teclados y el hair metal sin dejar de ser una banda de heavy metal, como en el Turbo Lover. También supieron marcar la pauta del metal moderno con el último disco de la banda con Halford hasta su retorno, el mitico Painkiller de 1991, o con la ópera rock grandilocuente que fue Nostradamus.

Ahora, tras Redeemer of Souls, el disco en el que entró Richie Faulkner a sustituir a uno de los puntales de la formación, el guitarrista K.K. Downing, aparece este Firepower que los devuelve a su versión más potente y cañera, una mezcla entre el Painkiller y Defenders of the Faith con una producción y un sonido moderno y actual. Pese al anuncio del abandono, tras ser diagnosticado con Párkinson de Glenn Tipton, que será sustituido en las giras por el productor Andy Sneap, la banda ha conseguido un disco más que notable con un equilibrio perfecto entre modernidad y clasicismo y con un Halford que ha sabido renunciar a los extremos agudos de sus inicios por unos tonos más medios pero mucho más potentes y melódicos, perfectos para la sonoridad de Firepower. Asumámoslo, los años pasan para todos y es mejor saber adaptarse que seguir comportándose como veinteañeros y la banda lo ha sabido asumir perfectamente.

Y lo cierto, es que sabiendo eso, estamos ante su mejor trabajo de los últimos 20 años, al mismo nivel que Angel of Retribution, el retorno de los Judas que acojonan, tronco, es decir los de Rob Halford a las voces. Temas como Firepower, que abre el disco, son perfectamente asumibles por cualquier banda de thrash actual, pese a que los juegos melódicos de guitarras siguen siendo marca de la casa. Lo mismo que Lightning Strikes, puro heavy metal con estribillo de puño en alto y letras con referencias a demonios y al infierno, clásicos básicos del heavy y que nos siguen molando. Pero Firepower, pese a ser un disco de sota, caballo y rey, no abandona el lado más creativo de la banda. Evil Never Dies, mezcla rock vacilón con un estribillo thrash y puro metal, en un tema que sabe viajar a las diferentes vertientes de la banda y con Halford apostando ahora sí, por unos agudos en los coros, que nos devuelven parcialmente al Rob de antaño.

Temas épicos como Never The Heroes, un medio tiempo metalero, con un estribillo marca de la casa o Children of The Sun, son dos temas que apuestan por el lado más épico y más setentero de la banda, el de Stained Class o Sad Wings of Destiny, metiendo ciertos aspectos prog. Lo mismo ocurre con el doble Guardians y Rising from Ruins, un tema que sigue ahondando en la visión más épica del heavy y con un espectacular trabajo de Tipton y un Faulkner que parece que haya estado en la banda desde los inicios.

Poco a poco y siguiendo esta tónica, se van desgranando los 14 temas de este Firepower, que concluye con Sea of Red, un fenomenal tema que empieza con acústicas y que recuerda a Beyond The Realms of Death, cuando, como aquel, el tema se endurece, sin abandonar su melodía y su epicidad.

En definitiva Firepower, nos coloca ante los mejores Priest de los últimos años, lo que es decir mucho de una banda que lleva 17 discos de estudio y más de 40 años de carrera y que se resiste a ser visto como un dinosaurio de un estilo, el heavy clásico, que se resiste a morir. Y mientras los grandes del género sigan sacando trabajos de esta calidad, a fe mí que nunca morirá. The Priest is Back!

8
8
Más de Jorge De Arlanza

¿Qué fue de… Badfinger?

Hablar de bandas con mala suerte es hablar de Badfinger. Su talento...
Leer más