GENE – OLYMPIAN

Precedido de dos singles  bastante exitosos, For the Dead y Be My Light Be My Guide (1994) Gene daban el paso de publicar su debut, Olympian (1995) apoyados por la crítica y una base de fans cada vez más enamorada de sus canciones. Once temas que compondrían uno de los discos más reconocidos y reconocibles de lo que se denominara el sonido Britpop. Alabado desde las tribunas del Melody Maker y del NME, la banda se convertía en la nueva esperanza de una Inglaterra de mediados de los noventa obsesionada con la batalla de los grandes, esto es, Blur y Oasis.

La voz del galés Martin Rossiter, continuamente comparada con la de Morrisey, marcaría un estilo basado en los medios tiempos y una melancolía que pocas bandas de la época podrían igualar. Haunted by You, un auténtico hit definido por muchos como entre las cinco mejores canciones del Britpop, abría un álbum especial, uno de esos discos que tras la primera escucha sabes que te va a acompañar durante el resto de tu vida. Junto a esta, temas más movidos, y dirigidos perfectamente por la voz y las letras de Rossiter, como Your Love It Lies, Truth, Rest Your Head, Left-Handed o To The City nos situaban en la senda de The Smiths o The Jam pero también de coetáneos como Menswear, Shed Seven, These Animal Men o Echobelly.

Por su parte, Olympian se conformaría en un auténtico catálogo de baladas pop típicamente británicas, material perfecto para acrecentar una legión de seguidores desde los Estados unidos hasta Japón pasando por España. Melodías maravillosas y letras dedicadas a las ciudades y al amor  como  A Car the Step, London Can You Wait (himno dedicado a la ciudad y a la muerte al más puro estilo Morrisey), Still Can´t Find The Phone o Sleep Well Tonight con sus gloriosos punteos de guitarra y órgano del final y frases legendarias como: “We’ll leave this lay-by, this excuse for a town Now that everybody knows all about me I´ve been rumbled I´ve been sold, born with plenty but you´re left empty”, darían una clase magistral de lo que es hacer poesía a la vez que música.

Cerrando el disco Olympian, canción que daba nombre al disco, y We´ll Find Our Own Way. La primera, basada en el piano y en el sonido de cuerdas, se convertiría en uno de los referentes de la banda en directo. Un relato de amor y esperanza con una de las melodías más pegadizas, algo difícil de conseguir, de las que componen el disco.

La segunda, en un tono más acústico mantiene el esquema de guitarra acústica, piano, cuerdas y batería y una frase que puede resumir de manera universal lo que significa el amor y la esperanza We´had enough of life´s cruel twisted daze but You and I we´ll find our own way. Lo dicho, pura poesía.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8’5/10

 

 

Más de Daniel González

ASH – A-Z VOLUME 2

El pasado 11 de octubre, Ash publicaban la segunda parte de, posiblemente,...
Leer más