martes, noviembre 19, 2019

FUERZA NUEVA – FUERZA NUEVA

Discos FUERZA NUEVA - FUERZA NUEVA

Y vio la luz en la fecha señalada el provocador, polémico y refinado trabajo de Fuerza Nueva, la unión de Los Planetas con Francisco Contreras, más conocido como El Niño de Elche. Semana Santa, el Día de Andalucía, la Diada y el Día de la Hispanidad han marcado la agenda de cada nuevo lanzamiento de este proyecto musical, siendo el 12 de octubre el día escogido para la publicación de su álbum debut. Bajo el nombre del extinto partido político español, los artistas ya mencionados junto con Andrés Duque (vídeos), Javier Aramburu (portada) y Pedro G. Romerola (textos) han sacado un LP de ocho temas y cuarenta minutos de duración. El mundillo estaba pendiente del porvenir de Fuerza Nueva desde el primer minuto pues cada nuevo detalle era sinónimo de posible agitación. Desde el guiño al ‘Unknown Pleasures’ (1979) de los Joy Division en la carátula hasta adelantos con títulos como “Una, Glande y Libre” o “El Novio de la Muerte”. La premisa era clara, y no por ello sencilla: darle un lavado personal a himnos referidos a la patria (o patrias), al folclore y a festividades concretas de la cultura popular.

Por atrevido que esto pueda parecer, el resultado es brillante y merecedor de una reseña que lo destripe. En una entrevista, Fuerza Nueva diferenciaba la música comercial como aquella dirigida por el poder y corporaciones con el beneficio económico como fin, frente a la popular que “sale del pueblo para el pueblo” y siendo esta segunda la que han querido “homenajear”. Tales himnos culturales han pasado por su fábrica de ideas y sufrido cambios sustanciales que los han transportado a sonidos híbridos entre el flamenco, el rock y otras corrientes más psicodélicas, convirtiéndolos en el material publicado con la firma de Los Planetas más arriesgado hasta la fecha. “Santo Dios” abre el largo con una reverberación digna de la música sacra de una misa flamenca y rindiendo tributo al “Salmo de Cantillana”, que segadores andaluces cantaban para agradecer la cosecha y que un burgués, Blas Infante, convertiría en el himno de Andalucía.

Space-rock de influencia planetaria para algunos, ambiente litúrgico para otros. La instrumentación progresiva hace destacar las voces dobladas que, apoyadas en oscuras melodías, brillan aclamando: «Santo Dios, santo inmortal. Líbranos señor de todo mal, los pecadores pedimos». Los Campanilleros, por el contrario, escoge directamente un villancico para narrar su historia. Oda al Rosario de la Aurora en la que aparece Jesucristo pidiendo limosna, rayos que caen y sólo carbonizan a quien no lleva una estampa de la Virgen pura de la Concepción… Con sintetizadores crean una atmósfera sobre la que El Niño de Elche se lamenta y sentencia: «Tan sólo las puertas del Cielo, divinas, las abre la santa humildad». Un canto en el que voz e instrumentos se fusionan perfectamente ante el paradigma que relata una letra que comienza localizada hace más de dos mil años y que ya fue interpretada por Manuel Torre y popularizada La Niña de la Puebla.

 «En aquella alta montaña, Donde se crían, madrecita, las amapolas, Hay un letrero que dice, ‘Que viva la reina, la reina española’». Con aires de saeta, Contreras canta a “Mariana” al más puro estilo Triana y una caja le aporta el redoble que hace a su historia marchar al paso de Semana Santa. La Virgen es la protagonista de una trama en la que es víctima por su físico y es apaleada. Contreras no sólo se apoya en el ritmo sino que, además, ve su mensaje reforzado por un coro al final de este progresivo tema. 

El vocalista de Elche y el conjunto granadino han escogido como cuarta canción el “Gelem! Gelem!” o himno de los gitanos y su genial adaptación sorprende desde el minuto uno por su guitarra eléctrica, sus aires flamencos, balcánicos y su banalizada melodía. Y es que el propio grupo admitió que la terrible historia que cuenta y la facilidad con que, a veces, se ha cantado fueron el motor detonante que hizo que “La Canción de los Gitanos” finalmente acabara en este tracklist. Su letra habla de una gran familia asesinada por la Legión Negra. «Hombres y mujeres fueron descuartizados entre ellos también las niñas pequeñas». Una barbarie que Fuerza Nueva considera que ha perdido fuerza en la sociedad por la «tontorrona desacralización» llevada a cabo por el Comisariado Gitano. 

No podía faltar en esta selección de “clásicos andaluces” una versión de una de las saetas más icónicas de la Semana Santa. Aun con la música que en su día sonó firmada por Serrat, Antonio Machado es el faro de La Saeta rebautizada por el grupo como La Cruz. «Lleva sudá, sangre pura de pasar tantos quebrantos. No puedo cantar ni quiero a ese Jesús del madero que anduvo en el mar». Así precede este verso a un estribillo en el que la voz de Jota da el sonido más planetero de todo el disco. Y lo particular de este tema es que, aún siendo un icono de la música de Pascua, en su letra dice explícitamente que no quiere hacer alabanza a Dios ni a Jesucristo. “La Cruz” centra su foco en un momento bíblico con título de objeto y no de persona y refleja la mejor unión en este octeto de los miembros de este proyecto, un empaste armónico feroz. 

Y ya habiendo pasado el ecuador, un nuevo himno patrio es el “homenajeado”. Con la frase «Barcelona gran ciudad que el mundo vio tan honrada», abre la reinterpretación del himno catalán “Els Segadors” estrenado en la Diada de este 2019 e inspirado por un poema de Guy Debord. “Canción Para los Obreros de SEAT” hace una de las cosas que impulsó este proyecto: redistribuir la música que algunos se atribuyeron hacia su origen o, en algunos casos, arrebatársela de las manos a aquellos y dársela al resto bajo el recelo de los primeros. Esta canción es un canto para y por la clase trabajadora que habla de cinco proletarios miembros del llamado Ejército Revolucionario de Ayuda a los Trabajadores, un grupo dedicado a expropiar bancos y empresas para ayudar a parados y huelguistas. Una de las letras más arriesgadas en pro de la rebelión que desbanca al conocido himno de un entramado considerado por Fuerza Nueva como oligárquico y lo rebautiza con su verdadero y original sentido. 

En un tiempo en el que lo patrio es más sinónimo de regionalismo que de Estado, Fuerza Nueva ya ha adelantado que el himno de España será foco de una reinterpretación apoyada en una canción mozárabe que le da origen y una Sutra del Corán. Tal canción no está en su debut mas “El Novio de la Muerte”, himno de La Legión sí. Sin coros de infantería pesada, la formación rock de esta banda presenta un tema indie casi de manual. Romanticismo en el que los timbres de Jota y Contreras vuelven a demostrar su brillante fusión. Y es que la banda quiso resaltar el potente mensaje de amor fanático que supera a su contexto y que, en sentido literal, da el sentido “real” al himno. Una estructura de estrofa-puente-estribillo compuesta en tres acordes que ellos han reducido a dos para darle más carácter de tema pop incluso. Y como Glutamato Ye-Yé quiso reinventarlo como “Soy un Socio del Atleti” pues el grupo lo homenajea con una foto de Luis Aragonés

Fuera queda “Una, Glande y Libre” que, si bien fue un gran y provocativo adelanto, no encajaba del todo en este listado. No por su temática sino por su carácter chirigotero. Para este grupo hay canciones que tuvieron un significado y alguien lo cambió. Ellos han querido cambiar las miradas y en algunos casos darle una nueva instrumentación y un lavado de letra. Su largo inventario de referencias folclóricas hace de este álbum algo más que un conjunto de ocho pistas fruto de los himnos de la cultura popular española. El subtexto, la intención y el firme resultado hacen de él algo distinguido en los lanzamientos de este año y, aunque haya sectores ofendidos por el camino, su carácter satírico lo convierte en un sobresaliente fruto de su contexto.