jueves, diciembre 5, 2019

FKA twigs – MAGDALENE

Discos FKA twigs – MAGDALENE

A lo largo de la historia la mujer ha sido vista como una secundaria, en muchas ocasiones sexualizada, y desamparada ante la opinión pública. FKA twigs sintió algo similar hace un par de años, tras su ruptura de un conocido actor de una saga de vampiros, y para simbolizarlo en su esperada segunda referencia en largo ha echado mano de su educación católica. ‘MAGDALENE’ es un disco de desamor y ruptura, pero también un alegato en favor del papel femenino en la sociedad.

Tahliah Debrett Barnett, nombre real de la artista multidisciplinar británica, toma así a María Magdalena como símbolo de su soledad y lapidación pública, y asimismo como reivindicación del papel de las mujeres en la humanidad. Este mensaje sobresale especialmente en “mary magdalene”, título que recoge el nombre del personaje bíblico. “Woman’s war / unoccupied history”, canta twigs para criticar la falta de protagonismo femenino y del feminismo -desde hace unos años con una mayor trascendencia- en la historia.  

Sin embargo, la temática de ‘MAGDALENE’, que llega un lustro después del debut ‘LP1’ y cuatro más tarde de su último EP (‘M3LL155X’), está más enfocada hacia sentimientos generados a partir de una relación rota o el deseo de un amor verdadero y puro. Quizá la que mejor exprese esto último sea “holy terrain”, en la que twigs se deja querer por el trap y une fuerzas con Future para regalar un tema diferente pero que conjuga bien con la atmósfera creada en el resto del trabajo. “Do you still think I’m beautiful, when my tears fall like rain?”, se pregunta la cantante, en busca en este caso de un hombre que nunca la abandone. “mirrored heart” vira igualmente hacia esta búsqueda de la fidelidad auténtica. Todo ello relatado de una forma casi espiritual e intimista.

El mensaje se torna algo peliculero, dramático e idealizado, contraponiéndose con su propia llamada de atención a la industria de la ciencia ficción en “home to you” (“never seen a hero like me in a sci-fi”). Esta canción es uno de los puntos más destacados y emotivos del comedido disco, cuya producción ha pasado por las manos de doctorados especialistas en la materia como Nicolas Jaar, Skrillex o Daniel Lopatin (Oneohtrix Point Never). El tema retrata la necesidad de la honestidad al hablar de lo que se siente, cobrando una fuerza orquestal y celestial hacia el final. Las condiciones vocales de soprano de twigs ruborizan en ese “you” lanzado al aire elevado por el clarinete y el piano.

Su voz toma un mayor protagonismo que en anteriores obras de la intérprete, denotándose especialmente en temas de producción hecha como mero acompañamiento. Por ejemplo en “cellophane”, una conmovedora balada al piano que narra la fuerza negativa de las redes sociales (“they wanna see us apart”); o “daybed”, la pieza de corte más avant-garde del repertorio y en la que habla de su experiencia con la depresión de forma abstracta. Todo lo contrario se muestra el explícito lenguaje de “sad day”, en la que pide amor (“make love to all you see”) después de haber hecho daño a su pareja (“I made you sad before”) situando su figura como “criatura de deseo”, palabras con las que define a María Magdalena.

En general, el plano instrumental y de base sigue una tendencia similar a lo que venía haciendo anteriormente, experimentando desde lo industrial y el trip hop con arreglos delicados y orgánicos. El resultado esta vez es menos arriesgado y denota una mayor accesibilidad, especialmente en su acercamiento a los sonidos “urban” –la elección de “holy terrain” como single así lo prueba-. A pesar de ello, se agradece que en el ambiente quejumbroso y sombrío que recorre el largo cobre peso lo minimalista, como en la apertura a cappella de “thousand eyes” y el hermetismo cinemático de “daybed”.

‘MAGDALENE’ es un álbum de carácter muy personal y emotivo, pero a su vez cuenta con un mensaje global y reivindicativo para con las mujeres. El reducido riesgo y la idealización del amor como la búsqueda de la perfección romántica coinciden en una obra de carácter reparador, que confirma las buenas condiciones compositivas y vocales de FKA twigs en un marco actual y transgresor.