ELE – SUMMER RAIN

ELE - Summer Rain

En las últimas semanas corre un rumor por los círculos musicales nacionales acerca del debut de la joven Elena Iturrieta. Se hace llamar ELE y se habla aquí y allá de su estreno, casi siempre en términos elogiosos, y lo cierto es que hay muchas buenas noticias en Summer Rain como para alegrarse de la aparición en el panorama español de una artista así.

La acuarela de estilos que maneja ELE es digna de mención. Pinceladas de folk, retoques de soul, unas pocas marcas de góspel y detalles de jazz, todo sobre un lienzo que es una declaración de amor sin reservas por la tradición norteamericana, colorean un álbum que podría estar entre los aspirantes a debut nacional del año.

Sólo con el single A Thousand Miles Away from You a algunos ya se nos hacía la boca agua con las comparaciones. Era imposible no pensar en Norah Jones con una canción que, como todo el disco, está trabajada con un cuidado, un estilo y una elegancia sorprendentes para una primeriza. ELE al piano, con su voz brillando sin problemas y acompañada por Gospel Factory, eran una carta de presentación más que sugerente.

No parece tener problemas ELE en prescindir de arreglos y cerrarse en banda con su voz de registro variado, suave por momentos y grave en otros, pero más que capacitada (cerca anda la voz de Alela Diane, por nombrar una pariente cercana de su estilo). De hecho, el disco arranca en clave íntima, al piano cómo no, con Am I Wasting My Time y no pierde cadencia en la aún más pausada y recogida Shadows. Pero mejor es We’ll Keep Your Memory, donde ELE se deja llevar por un ramalazo jazzy y puramente romántico más que atractivo.

ELE muestra tendencia a enrocarse en el tono melancólico y nostálgico, también en las letras, y tal vez por eso fascina el ritmo juguetón y travieso de Daniel and Charlie, en la que ELE muestra que aprendió las risueñas enseñanzas de Randy Newman. Más protegida y más vestida de instrumentos, con una steel guitar a la derecha y un banjo a la izquierda, ELE se gusta más y ofrece los mejores momentos del disco. Go and Never Look Back amanece polvorienta pero se quita la suciedad con patadas de country, mientras que Positivity es el mejor ejemplo de que ELE tendría posibilidades en el soul más amable (el coro góspel hace el resto).

Casi al final, Another Colour supone una nueva exclamación. Un tema sereno, sobrio y redondo, un nuevo acierto de Pablo Cebrián en la producción que coloca a ELE en una plácida atmósfera de jazz para que navegue a su antojo. Decía al principio que hay muy buenas noticias en Summer Rain como para alegrarse, pero quizá la principal es que hay una calidad media de notable, sin sobresaltos, de principio a fin del disco, y que además deja abiertas muchas vías de cara al futuro. De momento, ELE se ha ganado los primeros y fuertes aplausos y lo mejor es que todo apunta a que no serán ni de lejos los últimos.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

Más de David Villafranca

BAXTER DURY – IT’S A PLEASURE

Baxter Dury pasó por la sección de A great little place I...
Leer más