DREAMLAND – GLASS ANIMALS

glass_animals_dreamland_crazyminds.es.jpg

Glass Animals consiguieron forjar su sitio en la escena independiente británica tras sus dos primeros álbumes: Zaba (2014) y How To Be A Human Being (2016), este último consiguiéndoles una nominación a los premios Mercury Prize.

Su más reciente trabajo, que han adelantado paulatinamente en los últimos meses, se llama Dreamland y no tiene nada que envidiar a su predecesor.

Teniendo en cuenta que el lanzamiento del mismo se vio coaccionado debido a la situación del COVID-19, este tercer álbum cobra aún más sentido debido a lo acontecido en los últimos meses. El cantante de la banda de Oxford, Dave Bayley, ha explicado en numerosas ocasiones el detonante que originó la idea de escribir Dreamland y de que sea un álbum tan introspectivo: el fatal accidente que casi le cuesta la vida a Joe Seaward, batería del grupo.

Lo cierto es que esto constituyó un duro golpe para todos los miembros de la banda, pero Bayley aseguró que en momentos de incertidumbre como el que vivieron, lo único que su mente parecía hacer era viajar al pasado. Recordar “aquel primer amigo que tuviste, aquello que no debiste decir, aquel momento perfecto…”. Así lo narra en el tema introductorio del álbum, Dreamland.

El LP está compuesto por cinco partes separadas entre sí por los “home movies” o “cintas caseras”, samples de cintas de la infancia del cantante, que duran escasos segundos y hacen de interludios.

El single introductorio constituye una tabla de contenidos que nos adelanta los temas de los que tratarán el resto de canciones del álbum. Nada más empezar a escucharlo, se intuye una melodía que parece sacada de nuestra propia infancia. Una melodía melancólica compuesta por sonidos que acompañan a la estética vaporwave del álbum, y que, con la voz del cantante, crean una atmósfera synth-pop que recrea un sueño. 

El álbum continúa con la pegadiza Tangerine, que, aún con una melodía alegre y bailonga —compuesta por acordes rítmicos y voces empastadas— esconde un sentimiento de nostalgia por una relación que ya no es lo que era: “You only look at me properly now, When we’re drunk watching movies, Where are you? What happened? I want what we had”.

El frontman de Glass Animals, Dave Bayley, ya mencionó su gusto por contar historias a través de la fruta, ya que considera que aportan personalidad. No es el caso de Space Ghost Coast To Coast, que forma parte del tercer bloque de la lista de canciones, tras el home movie btx“. Este contiene una atmósfera un tanto oscura, y es que habla de la historia del mejor amigo de la infancia de Bayley y cuando este trató de cometer un tiroteo en su instituto un tiempo después de haberse mudado el cantante a Oxford. Ritmos fuertes propios del hip hop, una voz distorsionada de fondo y una letra que repasa el tiempo de Bayley con su viejo amigo y se pregunta qué le llevó hasta ese punto.

A esta le sucede Tokyo Drifting, la única colaboración del álbum, de la mano de Denzel Curry, artista de hip hop procedente de Florida. Como Dave comentó durante una entrevista, este tema pretende reflejar el alter ego que las personas a veces necesitan, como cuando tiene que llevar su confianza en sí mismo al extremo para salir al escenario o cuando usa las redes sociales y pretende mostrar mejor versión de su persona.

En el tema se puede escuchar repetidas veces “Davey wavey’s on fire, you still got it”, lo cual hace referencia a un momento en el que el cantante lleva una vida de excesos, pero a medida que la canción avanza podemos ver cómo esta frase va desafinándose y perdiéndose mientras este alter ego va llegando a su límite.

Algunos temas del álbum llegan a describir varias escenas traumáticas e incluso la depresión. En el caso de Melon and the Coconut, Your Love y Waterfalls Coming Out Your Mouth, narran la historia de amistades y relaciones personales que supusieron un momento de superación en la vida de Bayley. It’s All So Incredibly Loud es uno de los temas más personales y pausados del álbum, tratando sobre un momento de dolor en el que sabes que vas a decir algo que romperá a la otra persona.

Junto a este, Domestic Bliss cuenta un momento realmente traumático en el que el frontman de Glass Animals, siendo niño, presenció violencia de género en casa de un amigo suyo. Heat Waves -uno de los singles de Dreamland– trata sobre la “pérdida y la nostalgia, y finalmente darte cuenta de que no puedes salvar algo… El vídeo es sobre eso pero en el arte. Estar juntos, el contacto humano. Es una carta de amor a la música en vivo y la cultura que la rodea”.

El álbum finaliza con un sentimiento de aceptación y positivismo en Helium. Un mensaje que deja entrever que, aún tras las dificultades, nadie sabe realmente lo que está haciendo, y está bien hacer lo que puedas con lo que tienes.

Así, finaliza Dreamland. Lo que está claro es que Glass Animals han creado un álbum de lo más completo, personal e innovador, donde exploran sonidos diferentes, demostrando una evolución considerable como banda.

Escucha aquí ‘Dreamland’, lo nuevo de Glass Animals