DJ KOZE – KNOCK KNOCK

El tercer álbum de estudio del productor y dj alemán Stefan Kozalla viene cargado de colaboraciones que, lejos de quitar protagonismo a cada uno de los temas, son un ingrediente más dentro de una colección que bien podría considerarse una serie de singles inconexos, sin núcleo vertebral.

Sin embargo, tras varias décadas de mixtapes, sesiones, y demás bagaje en la escena de club, y sus etapas de experimentación con estilos tan variados como el hip hop,(Fischmob), house o tecno, DJ Koze presenta el que hasta ahora es el LP más “redondo” y apreciable, no solamente por el público de clubs, de su carrera. Tal como él mismo ha mencionado, “quería que fuese un álbum atemporal y al mismo tiempo disfrutable”. Un ejercicio de baile, sin dejar de lado la experiencia analítica del oyente que gusta de sentarse a desengranar cada uno de los sonidos, elementos, en definitiva, mecanismos de este notable trabajo titulado Knock Knock. Koze evita la típica tarea de hacer bailar al personal con sonidos meramente disco-chill-ambient, y hace gala de su experiencia diseccionando recursos electrónicos nada predecibles y sin embargo muy apreciados. Todo un ejercicio neuronal para los más puristas del género.

Bajo el amparo de su propio sello Pampa Records, tal como ya hiciera con su anterior éxito, (Amygdala, 2013), este nuevo LP se compone de un total de 16 temas que no bajan de los 4 minutos de duración. Estamos hablando de más de 70 minutos de disco, funk, hip hop, electro, r&b, folk y una amalgama concienzudamente ordenada de recursos sonoros como synths, graves, voces robotizadas o incluso zumbidos estratégicamente localizados.

El single principal Pick up, una yuxtaposición muy lograda de euforia y tristeza, con una base repetitiva estilo disco-house de lo más Daft Punk, y un sampleo del Neither One of Us de Gladys Knight, es sin duda el tema más pegadizo del álbum.

El r&b aparece en temas como Colours of Autumn, en el que colabora Speech de Arrested Development, y en Muddy Funster, con la voz de Kurt Wagner de Lambchop entremezclada con sampleos, que nos deja un mensaje agridulce. También en This is my rock, con la voz de Sophia Kennedy, el r&b nos envía de un plumazo a los años sesenta. Sophia vuelve a aparecer más adelante en el último corte, Drone me up, flashy, con una voz un tanto robotizada. Otro de los recursos de Koze que, en este caso, no convence del todo.

Una de las colaboraciones en forma de loop más agradecidas de Knock Knock es la aparición de unos versos de Calgary de Bon Iver en el tema Bonfire, que acompaña a una voz muy bien camuflada de Justin Vernon, (que ha colaborado con grandes como Vince Staples o Mouse on Mars, y por otra parte es el falsetto preferido de Kanye).

 El toque psicodélico lo pone la guitarra en Music on my teeth, junto con la voz de José González, tema que recuerda mucho al estilo The Avalanches. Los amantes de las bases hip hop disfrutarán seguro uno de los temas más elegantes-disfrutones-buenrollistas del disco, Baby (How much I LFO You), con un beat propio del estilo y en esta ocasión un sample antiguo. Sencillez y optimismo.

Otro destacable es Illumination, en el que colabora Róisín Murphy. Un temazo breakbeat con graves muy marcados. No así ocurre con el segundo tema en el que aparece Murphy, Scratch that, mucho menos “escuchable” aunque todo un viaje de loops. Escuchando Jesus, otro corte con marcado estilo hip hop-r&b de FM, volvemos a menear cuello. Esta canción parece toda una producción perfecta para cantantes como Cassie, Timberlake o la JLo de los 2000.

Los seguidores de Apparat disfrutarán con el sonido electro melódico de Seeing aliens, mientras que la escucha se hace algo anodina en temas como Lord knows o Planet hase, con una plantilla tecno muy de manual, (por decirlo de algún modo).

Dj Koze afirma que lo sencillo, lo simple, lo fácil, no siempre es lo mejor. Sino que la belleza está en la dificultad, el obstáculo, la imperfección y, para crear piezas arriesgadas hay que hacer uso de la valentía, de la ausencia de confort como arma creativa.

Esto explica la colección de temas tan dispares, poco cómodos de escuchar por seguir pautas poco predecibles y comunes, pero al mismo tiempo formando un todo que fluye en varias direcciones conectadas por el arte de DJ Koze para disfrutar manejando y transformando el sonido en todas sus variantes. Sin duda atemporal, y sin duda muy disfrutable.

7.5
7.5
Escrito por
Más de Sonia Escudero

THE INTERNET – HIVE MIND

Con este cuarto álbum de estudio, el grupo R&B The Internet consolidan...
Leer más