DISCLOSURE – CARACAL

DISCLOSURE - CARACAL- CRAZYMINDS

Hace 4 años, los hermanos Lawrence devolvieron el garage británico y el bumping a la escena del EDM internacional por la puerta grande. De repente, todo lo que se venía haciendo en el panorama underground obtuvo visibilidad y decenas de bandas del estilo alcanzaron la fama que una vez Burial, Basement Jaxx o Dizzee Rascal tuvieron. En esta ocasión les tocó a AlunaGeorge, TEED (aunque éste fue uno de los precursores), SBTRKT o Gorgon City. Pero no sólo una serie de grupos se lanzaron a trabajar en este sonido exclusivamente, sino que la electrónica mundial comenzó a adquirir tics y referencias del género. Sam Smith saltó al estrellato, CAZZETTE alcanzaron su reputación actual o Kiesza firmó uno de los growers de 2014 trabajando sobre las bases de lo realizado por esta ola de artistas.

La industria vampírica decidió obviamente exprimir este antiguo representante del refinamiento bailable y convertirlo en un producto de mercadotecnia más, sobre todo durante 2013 y 2014. Esto benefició a algunos de los anteriormente mencionados y también la absoluta aclamación de Settle, el debut de Disclosure, que aún tenían a la crítica de su lado por devolver otro juguete vintage a la industria musical y que partían con ventaja por una serie de colaboraciones que resultaron extremadamente acertadas. Y eso nos traslada al día de hoy, cuando lanzan su segundo trabajo. Este Caracal sólo tiene una cosa horrible, y es la portada, pero en el tracklist lo único que encontramos son referencias cada vez más acertadas a las estrellas del pop actual, con lo que suponemos (y oímos) que los hermanos se separan de su línea de exclusividad y distinción para darse un baño de masas.

No hay novedad, 11 canciones que reproducen el sonido de las del anterior álbum, pocas producciones realmente destacadas y carne de bailoteo “alternativo”. Para empezar nos encontramos con la colaboración con The Weeknd (la nueva estrella pop) en la que son los Lawrence los que se adaptan a Tesfaye para (supongo) conseguir un single con más carne de top 1. Aunque excesivamente larga, la canción abre bien el apetito de cara a lo que pueda venir con el aire nocturno y perturbador-Nocturnal– que siempre acompaña a The Weeknd, y aporta caché al resultado final. Como si tuviesen que soltar sus mejores cartas antes de que alguien se las quite, en la segunda canción ya nos están presentando una de las dos colaboraciones con superestrella pop que tienen. Latch 2, u Omen para los que leen como se llama, es también bastante interesante y divertida, muy sensual, pero hace que empiece a oler a muerto en las oficinas de Disclosure, sin ni un sólo ápice de innovación.

De las colaboraciones entre Sam Smith y Lorde (todas han sido single) hay poco -positivo- que decir. La que mejor suena es la de Kwabs, al que hay que echarle un ojo desde hace tiempo y ahora con urgencia, pero tampoco son más que entretenidas. Magnets era- o la más o la segunda- colaboración más esperada del álbum, tanto los hermanos Lawrence como Lorde saltaron a la fama al mismo tiempo, y su fusión podía resultar explosiva… Pero no lo ha sido, la canción será satisfactoria para los fans de ambos bandos, y esos ritmos que acompañan la voz de ella en la entrada de los estribillos son nuevos, pero no hay mucho más, puro pasatiempo al servicio de la industria.

Lo que sí sorprende es encontrarse que la canción que tiene la producción más pulida es una en la que cantan ellos mismos, Jaded, que tiene su giro y es vertical, recordando a los primeros temas que sacaron y sin elementos casposos o pomposos como sus compañeras. La colaboración con Miguel es una de las que se salva, en parte por el estado de gracia del vocalista, que lleva todo el peso de la canción como si fuese suya, sin muchas concesiones a la base, que suele quedar por detrás. Aquí entra el trabajito con Nao, el más diferente, con mucho de AlunaGeorge, de SBTRKT y ese UK Funk que antes hablaban con fluidez y ahora apenas se atreven a tocar en una hora.

La otra opción a solas, Echoes, es todo un ataque de melancolía, con un beat que nos puede sonar extremadamente familiar (si te concentras hasta puedes oír Voices in My Head sobre la misma canción) y poco que contarnos sobre la intencionalidad (inexistente) del orden o de alguna de las letras que nos han mostrado a lo largo de todo el álbum. Y todo termina con Masterpiece, que de obra maestra tiene poco, aunque es bastante decente y alegre, sonando como “ya se acaba el disco, yeah” y con algún aire a la primera, a modo de nexo cíclico para quien tenga valor.

Conservando gran parte de los signos que les convirtieron en quienes son pero sin mucha imaginación ni ideas nuevas, los hermanos Lawrence han decidido ir un paso más allá y tratar de convertir el UK Garage y su nombre artístico en algo así como el nuevo EDM y Avicii, o David Guetta. Sólo el tiempo dirá si ahora Disclosure empiezan a vivir de hits olvidándose poco a poco de lo que levantaron (no solos, que conste) hace 5 años, pero el primer paso lo han dado en un disco muy divertido, inteligente y bailable, pero que tiene poco que aportar al oyente.

Escúchalo aquí:

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS

7
7
Escrito por
Más de Miguel Pardo

Escucha ya el nuevo single de Mac DeMarco

Mac DeMarco ha compartido una canción de su nuevo mini disco Another...
Leer más