DEAFHEAVEN – ORDINARY CORRUPT HUMAN LOVE

Reconozco no haber prestado demasiada atención a Deafheaven, tal vez un poco hastiado de esa etiqueta que se le dio, junto a grupos como Liturgy, de Hipster Black Metal. Sí que es cierto que consideré interesante el hecho de llevar al black metal a terrenos luminosos, pese a que musicalmente no daban demasiadas concesiones y no bajaban intensidad como otros regeneradores del géneros del estilo de Alcest llevaron a cabo. Pero este nuevo trabajo ha hecho que finalmente capten mi atención como se merecen.

Ordinary Corrupt Human Love parece que es el resultado de la evolución de la banda que los ha ido llevando a estar más cerca de una fusión entre Lantlôs, Alcest, Amesours, Les Discrets y Altar of Plagues, Bosse-de-Nage o Oranssi Pazuzu que de una banda bastarda de black metal. Las atmósferas, las ambientaciones y las diferentes instrumentaciones se acercan mucho más al blackgaze, al postrock y al depressive black metal, pero las voces y las baterías y algunas pistas del disco, nos acercan al terreno más experimental de estas últimas propuestas. Junto a otras más arriesgadas que ya iremos viendo al desgranar el álbum. Y el resultado nos gusta.

Si bien es cierto que esta intención ha estado siempre presente en la banda, aunque nunca había conseguido fusionar tan bien esas dos vertientes como hasta ahora, y los temas se iban intercalando mostrando parte de estas dos vertientes, ora más black, ora más blackgaze, ora más experimental; ha sido en Ordinary donde Deafheaven ha dado con la tecla y se han atrevido a apostar por esta alternancia en los propios temas del disco. E incluso yendo más allá, atreviéndose a melodías de guitarra en los solos que parecen propias de una banda de sleaze rock. No hay más que escuchar el primer tema que abre el disco: You Without End, para saber por donde nos vamos a mover. Una pieza que se abre con un piano, voces pregrabadas y una guitarra que va haciendo escalas de rock preparando la llegada de la clásica voz de George Clarke. Es más, el tema, quitando la voz, lo podría firmar Johnny Thunders perfectamente.

Honeycomb, el tema elegido como primer single, podría catalogarse en su conjunto como de Hair Black Metal.  12 minutos de lo más luminoso que la banda ha grabado jamás y con un solo de guitarra digno de cualquier banda de Sunset Strip en 1987.

Canary Yellow nos lleva de nuevo a esa fusión de estilos antes comentada en la que vemos ecos de Alcest y Bosse-de-Nage, dependiendo de los pasajes de la canción. Una canción que evoluciona hacia riffs más oscuros y atmósferas mucho menos luminosas, mostrándonos su otra cara.

Near, es un tema que encajaría en cualquier disco de Les Discrets, o Alcest, con Clarke cantando con voz clara por primera vez en Deafheaven, muchas reminiscencias a dream pop ambiental que amplían el horizonte de la banda.

El siguiente tema, Glint, sigue la misma trayectoria que Canary Yellow pero son la brillantez de este, y acaba por hacerse, por su excesiva duración, un tanto redundante. Aunque tiene un par de cambios estilísticos muy interesantes que lo acercan a atmósferas de classic rock, no acaba de ser tan redondo como los temas anteriores.

Night People, junto a la diva del gothic-doom, Chelsea Wolfe, vuelve a las coordenadas de Near, pero mejoradas por esta interesante combinación. Saber bajar la intensidad ruidosa y subir la emocional es un buen resultado si se hace con canciones como esta.

Finalmente, Ordinary Corrupt Human Love se cierra con Worthless Animal, lo más cerca que ha estado Deafheaven de los japoneses Mono. Las guitarras son puro postrock propio de los nipones y la intensidad de los gritos de Clarke parece más propia de un grupo de screamo que de una banda de black metal.

Deafheaven ha presentado una más que interesante evolución, sabiendo, por fin, cohesionar todas las pulsiones estilísticas dentro de una colección de temas que salvo algún momento puntual, son lo suficientemente interesantes para que Ordinary no sea un disco de transición, sino un disco que como fue Crack the Skye para Mastodon, marque una nueva dirección.

8
8
Más de Jorge De Arlanza

Juliana Hatfield lanza “It’s So Weird” adelanto de Weird

Juliana Hatfield, la que fuera componente de The Blake Babies y The...
Leer más