CRYSTAL FIGHTERS – GAIA & FRIENDS

Fantasía y ritmo que levanta del asiento cargado de raíces hippies, pero apoyado por unas decisiones no tan positivas como lo eran sus premisas. Crystal Fighters llevan ya años consagrados como uno a de las bandas más divertidas para disfrutar en directo y uno de los grupos más cercanos con el público internacional. En esta ocasión regresan con catorce nuevas pistas y algo más de media hora de un largo abundado por interludios.

Gaia & Friends es, en palabras del líder del conjunto Sebastian Pringle, “una celebración de la vida y una reunión de personas y espíritus en un solo lugar”. ‘Gaia‘ es la Madre Tierra, su líder espiritual y referente compositivo mientras que ‘Friends’ alude a todo el mundo por el hecho de ser sus habitantes. Sin perder su fuente de inspiración y esquivando el caer en repetitivas fórmulas, Crystal Fighters ha conseguido uno de sus discos más multiculturales hasta la fecha.

Goin’ Harder es un tema que si bien convierten bucles electrónicos con uno de los ritmos más difíciles de seguir de todo el LP. A esta fusión se le suman las voces colombianas de Bomba Estéreo. Un tema llamado Costa Rica con Nahli o el poderío de la compositora chilena Soledad Vélez en un contraste más melancólico como puede ser All Of It relajan el ambiente en un tira y afloja entre los temas más movidos, otros más experimentales y la media docena de interludios.

Las raíces vascas del grupo debían estar presentes y combinando el nombre del instrumento vasco, txalaparta, y la repetición, para muchos, espiritual; la banda de Pringle consigue una curiosa pista atmosférica apoyada por Ugarte Anaiak, Txalamantra.

Con apenas un tercio del tracklist mencionado ya se aprecia vagamente la mezcla estilística y de registros. Una buena idea que sin duda refuerza la idea general del álbum, pero que acaba patinando por sí sola. Dentro del mundillo del single, en la era actual, un disco que pretende ser escuchado de seguido o temas sueltos que merecen ser escuchados con una carta de presentación de apenas un minuto, queda descolgado de lo que podría entenderse como “vendible”. Y cuando tu nombre ha explotado mundialmente gracias a festivales un proyecto así de ambicioso puede chocar de primeras. Los sencillos ahí están y la resolución en directo será crucial.

“Flotando en los brazos de Dios… Hasta que estemos ardiendo bajo el sol”. Las letras transmiten grandes vibraciones y muy buena energía. La banda ha creado un rollo entre los oyentes digno de admiración y una transmisión directa hacia el bienestar, pero no era necesario que entre la samba y la movida caribeña Pringle tuviera que cambiar de idea. Darle una concepción más comunal que nunca y un aire coral a lo Rusted Root es genial, y más aún con las colaboraciones, pero oír la voz de Pringle alzándose en un “castellano de guiri” saca por completo. Suena a ese momento en el que el cantante del grupo se deja levar por el público y subido al escenario empieza a chapurrear su idioma.

“Las flores crecen en todos los colores del arcoíris”, “el bonito pájaro canta la canción más dulce” son sólo un par de ejemplos de la influencia que les transmite la Pachamama. Innovan en su discografía con la mandolina de Runnin’, invaden de felicidad con The Get Down y cierran con algo más relajado como es Reborn, pero no todas las ideas fueron bien escogidas y no todas las raíces han sido bien tratadas en este trabajo.

6.5
6.5
Escrito por
Más de Juan Eguren

Vuelve Stranger Things y he aquí su nueva banda sonora

La segunda temporada de la exitosa serie de Netflix Stranger Things se...
Leer más