martes, noviembre 12, 2019

CROCODILES – CRIMES OF PASSION

Discos CROCODILES - CRIMES OF PASSION

Crocodiles lo han vuelto a hacer. Al ritmo que van, casi sacando un disco por año, cualquiera diría que pronto pincharían o que caerían en la monotonía; pero sorprendentemente y para nuestro agrado, Crimes Of Passion, su último trabajo, no ha defraudado. No sólo se han mantenido en su línea noise-pop habitual, sino que han experimentado una mejora notable con respecto a sus álbumes anteriores. Podríamos decir que Summer Of Hate, lo que fue su primer trabajo, allá por el 2009, sólo nos dejó el single I Wanna Kill y poco más.

Después de cuatro años en el negocio, han ido madurando y mejorando, sin perder ese sonido que ya los caracterizaba en sus comienzos, que nos recuerda claramente a The Jesus and Mary Chain o The Archies. Sune Rose Wagner, vocalista de The Raveonettes, ha sido el encargado de producir y llevar las riendas del nuevo largo del grupo de San Diego, California. En este trabajo ha contado también con la colaboración de Gregg Foreman (Cat Power) y del hermano de Brandon Welchez (vocalista), Josh Welchez, músico de jazz.

El disco empieza fuerte con I Like It In The Dark, adelantándonos qué es lo que nos encontraremos durante la travesía que es escuchar este trabajo. El primer corte tiene una melodía pegadiza acompañada con un piano en la base, con la cual no podemos evitar movernos y que inevitablemente nos recuerda a Primal Scream, sin perder su aire más oscuro. La sigue Marquis de Sade, la cual lleva por título el nombre del conocido aristócrata francés Marqués de Sade, y cuya historia está también relacionada con el título de este disco: Crimes Of Passion.

Cockroach es el primer single y cuenta con una fórmula que les funciona bien: guitarras fuertes, distorsiones, y una base pegadiza, en este caso llevada a cabo con un teclado, que se asemeja a la de Incense And Peppermint de Strawberry Alarm Clock. A este tema lo siguen tres canciones de corte popero, Heavy Metal Clouds, Teardrop Guitar y She Splits Me Up, que cuentan con un aire sesentero, que nos rememoran épocas pasadas marcadas por la psicodelia y el funk rock más primitivo. Cabe destacar She Splits Me Up, que con una guitarra muy clara, llega a ser la mejor canción del nuevo álbum.

Continúa con Me and My Machine, siguiendo en la línea pop pero con tintes más oscuros. Gimme Some Annihilation vuelve a coger más ritmo, aunque el tema en sí resulte un poco repetitivo. Nos acercamos ya a la recta final del disco con Virgin y Un Chant d’Amour. La primera comienza ya desde el principio con un riff de lo más pegadizo y un sonido de guitarra muy adecuado para que resulte accesible sin perder la oscuridad que los caracteriza. El último corte es un canto al amor, como bien indica el título, que no sabemos si está dedicado a su novia Dee Dee Penny, líder de las Dum Dum Girls, a la cual anteriormente le escribió No Black Clouds For Dee Dee, corte que estuvo presente en su anterior trabajo. Una canción profunda que es un buen remate para un muy buen disco, el mejor de su carrera hasta ahora.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10