CATE LE BON – REWARD

Un año recluida en las idílicas montañas de  Lake District (Inglaterra), buscando la más absoluta soledad, es el tiempo que ha necesitado Cate Le Bon para volver con su quinto LP debajo del brazo, llamado Reward. Durante ese “exilio” la artista pudo reencontrarse con sus emociones y aprovechó ese momento para hacer cosas que había ido posponiendo, como aprender a hacer muebles que le han aportado nuevas perspectivas y disciplina a la hora de escribir.

Bastante respetada por sus colegas, y muy disputada su presencia en muchos estudios, la cantante y productora ha colaborado anteriormente con artistas de la talla de Tim Presley (DRINKS), Deerhunter; en esta ocasión, y tres años después de Crab Day, ha contado, entre otros  con Stella Mozgawa (Warpaint) para la grabación de este LP que defenderá en directo en una gira por Europa.

Este último trabajo es el más intimista y personal de la galesa, fruto de esa época de ermitaña autoimpuesta que fue una gran base para la composición de este disco, a la que hay que añadir también la relevancia que ha tenido el piano ya que todas las canciones fueron compuestas con este instrumento, dejando a un lado la guitarra. Podríamos decir que Reward es un canto a la melancolía de estar solo.

Gran riqueza musical en sus composiciones, gracias a la versatilidad de la galesa, que toca varios instrumentos, entre ellos la guitarra y el piano, y experimenta introduciendo la trompeta, o la marimba. A pesar de esta diversidad, no se obtiene un resultado barroco, sino una conjunción muy natural entre la percusión, guitarra, piano, etc.

Miami abre camino con una minimalista letra donde la artista se deja llevar en una oda a la nombrada ciudad, y donde nos encontramos con un gran despliegue de medios, con el uso de saxofón y sintes. De los primeros avances de este disco es Daylight Matters, con un sonido algo retro o clásico, muy relajado y que es una maravilla disfrutar. Con un vídeo grabado en su Gales natal, es un tema que tal vez plantea una huida o simplemente explora y busca, Le Bon juega con esa ambigüedad que lleva al oyente a adaptarla a su propia sensibilidad.

Una de las joyas con la que nos encontramos es Home To You, con ese sonido clásico mostrado en la canción anterior y que nos mueve gracias a la alegría tanto en las bases instrumentales como en la voz de la galesa, a pesar del ritmo pausado, y el minimalista estribillo bucle home to you … Como curiosidad y poneros en contexto, el vídeo contó con la dirección de Phil Collins y muestra las negligencias a las que son sometidos una comunidad de residentes eslovacos en Roma en cuanto a sus necesidades básicas.

Subiendo el tono un poco más, Magnificient Gestures  gana volumen con los coros, esos casi falsetes de la cantante y una guitarra que adopta protagonismo frente a otros instrumentos que se mezclan durante todo el tema. Sad Nudes entra directa con la voz de Cate y un ritmo constante, muy marcado y con decisión, mientras que The Light sigue la tónica general siendo un tema tranquilo.

A pesar de que el disco tiene una linealidad en cuanto al ritmo, ésta se rompe en temas como Mother’s Mother’s Magazines, donde juega con un divertido coro y un compás travieso, que aportan mucha alegría a este corte, además de la luminosidad y elegancia propias del saxofón. Mientras que Here It Comes Again modifica un poco la estructura del disco, y también la de la propia canción, que tiene un tiene unos acordes concretos como base.

Este quinto larga duración es una recompensa personal de la artista, que suena a sí misma más que nunca y se da el lujo de dar preferencia a lo que ella quiere antes que lo que pueda preferir el oyente, sin repetirse y haciendo de cada escucha una experiencia muy personal y privada. Dulzura a la par que una gran personalidad es lo que nos demuestra con este LP, que aunque está basado en la soledad, no puede decirse que sea una soledad que pesa, por el contrario una luz constante.

8.5
8.5
Más de Cristina Roldán

Ya puedes ver “Guerra Y Paz”, el nuevo vídeo de Zahara

Segunda entrega de este Astronauta de Zahara, cuyo vídeo, Guerra Y Paz...
Leer más