CASIOKIDS – AABENBARINGEN OVER AASKAMMEN

CASIOKIDS - AABENBARINGEN OVER AASKAMMENMe ha tocado escribir la crítica de un disco del que ni siquiera me acuerdo del nombre, es lo que tienen los grupos noruegos. Ellos son Casiokids y el disco se llama Aabenbaringen over aaskammen o, lo que es lo mismo, “Aabenbaringen sobre las colinas”, y combina lo más fresco del espíritu noruego con inconfundibles y precisos toques de electrónica.

Las canciones de Casiokids son pequeñas, o al menos esa es mi impresión cuando los escucho por primera vez. Compuestas por sonidos contenidos y minimizados, pero siempre alegres. Seguramente es lo que buscaban, conseguir esas once pequeñas joyas que componen este disco. Son de una belleza delicada y frágil, pero a la vez luminosa. Si buscas bajos graves y potentes, aquí no los encontrarás. Si buscas la canción perfecta para esta noche, búscala en otra parte porque Casiokids parecen no saber qué es eso de la oscuridad.

Puede que sea porque nos han repetido mil veces que Noruega es uno de los países más felices del mundo, porque en general los grupos que salen de ahí nos transmiten irremediablemente un optimismo irrefrenable, pongamos como ejemplo a los mismos Casiokids, Royksopp, los Kakkmaddafakka, Young Dreams o Kings Of Convenience.

Pero, a pesar de sus raíces escandinavas, hay canciones en las que Casiokids parecen rebelarse, como por ejemplo en Olympiske Leker, donde introducen guiños africanos, aunque pronto vuelven a sus melodías a base de dulces sintetizadores. Pero entonces vuelve lo africano con Dr. Tarzan Monsoon, que incluso da comienzo con el graznido de un pájaro que parece salido de las selvas de América del Sur. Todo esto crea un contraste entre todo lo frío que representa el país de Noruega con lo cálido de esos sonidos exóticos. Con inteligentes y casi imperceptibles toques como éste, Casiokids consiguen canciones extrañamente frías y cálidas al mismo tiempo. Puede que esto sea lo que les hace tan interesantes, porque lo que son en realidad es un grupo de lo pequeño: pequeños contrastes, pequeños sonidos, la belleza de lo pequeño. Pero grandes melodías, porque algo que se percibe en seguida es la solidez de sus melodías, no son ni mucho menos vagas y llenas de divagaciones, sino que están marcadas y bien definidas descubriéndose pegadizas e imposibles de olvidar.

Pese a que su estilo no tiene nada que ver, la voz del cantante de Casiokids recuerda, pasadas las escuchas, al islandés de Sigur Rós. Los dos transmiten esa tranquilidad imperturbable. En realidad la voz funciona como un instrumento más, y Casiokids ponen énfasis en el hecho de haber escogido el idioma noruego en sus canciones. Cuando se les pregunta por qué cantan en noruego y no en inglés contestan “En realidad al principio decidimos no cantar, y sólo usábamos voces humanas que extraíamos de audio-libros y de entrevistas sampleadas. Cuando empezamos a experimentar más con las armonías vocales en el estudio, decidimos hacer algo tan cercano a nuestro día a día y a nuestras experiencias como fuera posible, lo que significaba tener que usar el idioma noruego. Creemos  que uno de nuestros objetivos como artistas y músicos tiene que ser crear algo único y original, y para nosotros el noruego era un paso natural para lograrlo.”

El disco se acaba con Aldri skame ha det goy, pero parece no ser el fin, porque los sonidos siguen y siguen hasta que se desvanecen y así, ignorando el concepto de brusquedad, Casiokids acaban este Aabenbaringen over aaskammen siendo coherentes con ellos mismos de principio a fin.

Estos son los Casiokids de ahora, de este último disco editado en el 2011, pero han ido evolucionando desde aquel primer Fuck MIDI del 2007 que se servía de sonidos y conversaciones grabadas para experimentar con el pop ambiental, y un segundo disco de nombre Topp Stemning På Lokal Bar que incluía Fot i Hose, una canción que saltó a la fama por estar incluida en la banda sonora del FIFA y que fue carne de remix para Djs como Captain Credible, Axemax o Big P y versioneada por Lo-Fi-Fnk. De hecho, esa parece ser la canción más dura que hayan escrito a lo largo de su carrera como grupo, pero claro, estamos hablando de una banda que ha puesto música a obras de teatro representadas únicamente por niños y que ha dado conciertos en colegios y hasta en guarderías, así que algo de ese espíritu ingenuo y puro se les tenía que haber pegado.

A la hora de escribir las letras, dicen que lo hacen con mucho humor y que han tenido influencia tanto de Woody Allen como del escritor ruso surrealista Daniil Kharms, siguiendo esta idea, nos confiesan que el surrealismo y el existencialismo son temas recurrentes en sus letras.

¿Podríamos llamarlos electro-indies? Dicen que les da bastante igual cómo les llamen, que las etiquetas sirven de filtro pero que la etiqueta de “electro” hoy en día engloba tanto que se ha vuelto inútil, “Muchos nombres de géneros nos parecen muy tontos, por ejemplo el indie, un término que empezó a utilizar después de que Columbus lo escuchara y pensara que era música de la India, y que después pasó a denominar esas bandas oscuras del Reino Unido con guitarras desafinadas.”

Casiokids es una de las bandas emblema del sello inglés Moshi Moshi Records, que trabaja también por otra parte con The Wave Pictures, Architecture in Helsinki, Big Deal, Friendly Fires o Lo-Fi-Fnk.

Pero si hay una frase que los define a la perfección es “Tocar en directo me hace feliz”, tal y como comentaba en una entrevista Ketil Kinden Endresen, uno de los miembros de Casiokids.

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10