CARL BARAT – CARL BARAT

CARL BARAT - CARL BARATLa escena musical se veía mellada ante lo que no fue la segunda producción exitosa de Dirty Pretty Things, Carl Barat y su proyecto post-Libertines iba en picado y no todo se debía a aquel disco menos comercial que hicieron, sino también a que la dirección creativa de los miembros parecía no ser tan estable como cuando iniciaron el proyecto.

Pero ahora vuelve la voz y guitarra que hemos escuchado en tantas canciones que, más que inolvidables, han sido idóneas para la banda sonora no oficial que llevamos. Con doce canciones con cuyos títulos se puede predecir el camino que va tomando en esta producción en solitario y en las que podemos ver mucha influencia de su paso por las artes dramáticas.

Domina un tema recurrente y no tan egocéntrico como el que pudo tomar en sus producciones anteriores, aquellas en colectivo que quizá sólo le alejaban de un camino que ahora se ha decidido a explorar. Y no es que antes no haya tenido aquella onda romántica por la que se diferenciaba del siempre controvertido Doherty, pero es que ahora parece haber explotado más que el amor, el desamor y sus variantes sin llegar a la depresión.

The Magnus es lo primero que escuchamos al comenzar con el disco, teatral y envolvente, esta canción parece dar pie a una pieza teatral o a la colaboración de Barat con alguna banda mucho mas underground que en las que ya ha colaborado. El sonido es irremediablemente embriagador, pero no hay que dejarse llevar pues el sonido va cambiando según el disco avanza.

Y la segunda llega con Je Regrette, Je Regrette, una canción de aquellas en que unas letras no del todo animadas se ven acompañadas de una melodía pegajosa que le quita gravedad al franco arrepentimiento de Carl.

Un par de baladas siguen a esta canción. She’s Something y Cave My Name, hipnotizadoras pero no por eso menos hechas para aquellos momentos en solitario donde se rememora los momentos cursis en los que las numerosas fanáticas de Barat suspirarán tanto como en la sexta canción, The Fall, que es sin embargo en la que más se nota aquel amor que tiene por el drama épico, no es de las mejores pero si un je ne sais quoi que sugiere una predilección irremediable hacia ella.

Me he salteado la quinta pues me parece excepcional, una continuación casi segura de Je Regrette, Je Regrette. Run With The Boys es lo más parecido a su etapa con Pete, es un salto de adrenalina en medio de unas canciones que iban dejando tu mente hundida en aquella desgracia curiosamente situada. Parece como un salto hacia un B-Side, en el que otra perspectiva acompaña las desventuras de Barat. De lo más recomendable del disco.

So Long, My Lover tiene una letra que se puede interpretar inicialmente como alguna de aquellas turbias y sin sentido de todo aquel cantante que saltó a la fama en base a su desgracia personal, pero la perversión del pasado de Barat sale a la luz, haciéndola rescatable. What Have I Done pasa casi por el mismo proceso, no es de lo mejor pero algo en ella recuerda al Barat que conserva algo de desenfreno, aunque esta vez absorto en un vórtice de un algo que no llega a ser arrepentimiento, más bien como recuerdos salidos a la luz de modo circunstancial.

Shadow Falls y Ode To a Girl se pierden en medio de una buena producción que pudo dar para más de no haber buscado aquel sonido que parecía preceder más que unas letras que no terminan de sobresalir y que no llegan a ser memorables, logrando perderse incluso la primera con la segunda.

Y entonces, cuando el soponcio comienza a invadir nuestro sistema, llega Death Fires Burn At Night, que si bien no es algo que carcoma nuestros sentidos, se diferencia por ser la menos suave del disco, mostrando a un Barat algo más centrado en su propia psique que en la necesidad de exteriorizar algo más.

Y nada mas correcto que terminar el disco con Irony Of Love, con un piano que deja la sensación de ser la más íntima del disco, pero que por la falta de la guitarra de Barat parece darnos aquella sensación de que faltó una despedida por todo lo alto en su nueva producción. Atractivo, sin embargo, en todo sentido.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7.5/10

Escrito por
Más de Rosa Pereda

THE WALKMEN – LISBON

The Walkmen no necesitaban alcanzar madurez musical en este disco, pero ante...
Leer más