BETTER OBLIVION COMMUNITY CENTER – BETTER OBLIVION COMMUNITY CENTER

Better Oblivion Community Center

La colaboración sorpresa entre Conor Oberst y Phoebe Brigders, que ya era más bien un secreto a voces, y que os comentamos hace unos días (https://www.crazyminds.es/noticias/proyecto-conor-oberst-phoebe-bridgers-lanca-disco-por-sorpresa/) cuenta desde el pasado 24 de Enero con el disco homónimo, Better Oblivion Community Center.

Los dos cantautores llevaban un tiempo tanteándose para hacer algo juntos y finalmente aquí lo tenemos, Better Oblivion Community Center cuyo nombre adoptaron tanto por el sonido de las palabras como por la dosis de misterio que le concede. Así mismo el proceso de creación del disco tuvo altas dosis de comunicación entre ambos, hasta llegar a un punto en común de lo que querían cantar y hablar, antes de empezar a tocar a ver qué es lo que iba saliendo.

Cuando cae en tus oídos este primer trabajo, no sabes en qué especie de sueño te has metido, porque según escuchas los primeros acordes, sólo apetece ponerse cómodo y dejarse llevar por las melodías.

Comenzando con Didn’t Know What I Was in For que nos transporta a  escenas cotidianas, en las que con frases como “Everyone looks happy with each other, ‘Til they step away and say the thing they really meant” comentan la falsedad de la gente, lo que por educación se dice o se calla, para continuar después con el segundo corte, Sleepwalkin’ con un cambio de ritmo muy peculiar.

El sonido es predominantemente acústico, y se mantiene en temas como Service Road, ahondando en la búsqueda de uno mismo, de nuestros objetivos reales y no los que nos imponen muchas veces los demás. A destacar la embriagadora la voz de Phoebe Bridgers cuando dice “Who are you …?”. Por otra parte, hay que señalar el tono intimista mostrado en Chesapeake, My City con ese dual sentimiento amor-odio  hacia su ciudad o una Forest Lawn cálida como una nana, como una manta en la que quieres acurrucarte un día frío.

También hay sitio para otro tipo de estilos como en Dylan Thomas que suena más enérgica que el resto del disco y con la que, de alguna manera rinden homenaje al dramaturgo y poeta británico Dylan Thomas. En esta línea de experimentación, Exception to the Rule podría ser la muestra más electrónica que aporta gran ligereza al trabajo general, mientras que la melódica y rockera Dominos muestra unos arreglos muy cuidados, cerrando de una manera muy acertada esta primera colaboración.

Un disco muy cercano gracias a esas letras tan visuales y costumbristas y que, unido a la delicadeza de las melodías, dotan a este trabajo de gran honestidad, tampoco podemos dejar de comentar lo bien que complementan sus voces ambos artistas. Además no se quedan en un sonido lineal, sino que se atreven con sonidos más rockeros con algún punto electrónico, sin perder en ningún momento su estilo personal.


7
7
Más de Cristina Roldán

WHITE LIES – FIVE

Ya sea para llegar a los 30, 40, etc, el cumplimiento de...
Leer más