BECK – MORNING PHASE

Después de 5 años de silencio, vuelve uno de los nombres más conocidos del indie internacional. Modern Guilt fue su último trabajo antes de ponerse enfermo y tener que dejar la música durante una larga temporada. Morning Phase es el nuevo álbum que ha publicado, el primero de dos que presentará este año. Con este trabajo, es la primera vez que Beck trabaja junto a Capitol Records, tras su ruptura con Interscope.

Morning Phase parece la continuación de Sea Change, pues ha recuperado la esencia de su antiguo trabajo, el estilo intimista que tanto lo caracterizó: predominancia de la voz del músico californiano, ecos electrónicos, guitarras acústicas con arreglos de cuerda delicados… Hasta muchos músicos que trabajaron en Sea Change han repetido en Morning Phase.

Disco que recibe las influencias de grupos americanos como Love o The Byrds y de otros más del rock folk como Simon & Garfunkle o Neil Young. Este disco crea una atmósfera que mezcla oscuridad y luces (estas son más predominantes). La música de Morning Phase te traslada en el amanecer de un nuevo día, tal y como dice el título del disco.

Cycle, la introducción de menos de un minuto del disco, y Morning, el primer tema con unas armonías vocales excelentes, son los encargados de empezar a crear la atmósfera de lo que será el Morning Phase, un ambiente fantástico y volátil que nos hará olvidar de todo lo que tenemos alrededor.

Las tres siguientes canciones forman uno de los mejores momentos del disco. Heart Is a Drum, con el predominio de la voz de Beck, contiene un piano a mitad de la canción que aumentará exponencialmente la velocidad de esta. El segundo tema de este trío, Say Goodbye, es uno de los temas más acústicos del disco con unos arreglos muy limpios. Y, Blue Moon, es una joya de canción con una de las mejores melodías del álbum, un tema precioso que recuerda a la nueva etapa de Bon Iver.

Unforgiven marca una pausa en el disco, un momento de relax gracias a su voz y a un piano con toques psicodélicos. Wave, uno de los mejores temas de Morning Phase, es una pieza oscura, una canción intimista que a más de uno hará pensar en algunos de los trabajos de Radiohead. Mientras que en Don’t Let It Go el artista recupera el acústico puro, en Blackbird Chain mezcla el country con el rock fronterizo.

Phase, de poco más de un minuto, introduce el último trío musical del disco. Turn Away, otro de los temas más sobresalientes del disco, vuelve a estar protagonizado por la guitarra acústica y voz, a lo Neil Young. En Country Down recupera el country que había introducido en Blackbird Chain, esta vez ayudado por una armónica y creando una melodía muy acertada. Finalmente, Walking Light cierra el disco (uno de los mejores de Beck) resumiendo en qué consiste toda la atmósfera presente en Morning Phase.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8,5/10

Escúchalo aquí: