BAND OF SKULLS – LOVE IS ALL YOU LOVE

La música comercial es un hecho en la actualidad, y tratar de esconderlo sería una estupidez, ya que al fin y al cabo el objetivo final de una banda de música debe ser la posibilidad de vivir de ello (siempre y cuando amen realmente aquello que hacen, puede parecer una tontería, pero no en todos los casos es así). La música comercial es un hecho en la actualidad, y tratar de esconderlo sería una estupidez, ya que al fin y al cabo el objetivo final de una banda de música debe ser la posibilidad de vivir de ello (siempre y cuando amen realmente aquello que hacen, puede parecer una tontería, pero no en todos los casos es así). No obstante, dentro de lo comercial hay dos posturas, como en cualquier dualidad platónica: el gentío que gusta de ello y que agradece esos ritmillos normalmente más asequibles, menos complejos y pegadizos, sin desmerecer ninguna creación musical y, por otro lado, estamos aquellos que, por la posición que tomamos, nos encontramos en la labor de esclarecer qué es meramente comercial y qué música nace del corazón y acaba siendo comercial por méritos propios.

Hace ya 10 años, una banda británica, concretamente de Southampton, daba su primer gran paso musicalmente hablando, ya que veía la luz su disco debut, Baby Darling Doll Face Honey, que, hoy, sigue siendo su mejor LP. 10 años después, los de Russell Marsden muestran al público general Love Is All Your Love. La madurez, debida al paso del tiempo, da para mucho y Band Of Skulls (sonará a topicazo) ya no es lo que era.

Como decíamos antes, la música probablemente es comercial por antonomasia, ya que, por suerte o por desgracia, el dinero es una de “esas cosas necesarias para vivir” y eso hace que todo el mundo quiera tener, como mínimo, el suficiente monto económico como para dormir bajo un techo. Sin embargo, una cosa es hacer música comercial porque nace de esta manera y otra muy distinta, hacer música comercial con el objetivo de vender, vender y seguir vendiendo. Ambas, eso sí, son perfectamente lícitas y ni yo ni nadie somos quién para criticar este hecho, claro está, mientras no afecte musicalmente a la banda. Esto, empero, no ocurre así con Band Of Skulls. Clasificar el estilo de Love Is All Your Love nos sitúa en una nube voluptuosa y voluble, que podría ir desde el blues-rock hasta una mezcolanza creada por la unión de Chris Martin y Alex Turner, que, por supuesto, sale mal.

Se asocia, en demasiadas ocasiones (he aquí el primer culpable) el paso del tiempo con la falta de frescura, de ideas o simplemente con la simplicidad de la música que realizas, pero no siempre es así, no siempre debería ser así. Cinco discos pueblan la discografía de los de Southampton, y en todos ellos ha habido alguna que otra canción a rescatar (cuando no han sido casi todas). Imposible olvidar temazos como: I Know What I Am, The Devil Takes Care of His Own, Heaven’s Key o Black Magic. En cambio, situado ante este último LP, me resulta costosa la elección de alguna canción para tildarla de simplemente “buena”. Me es más sencillo remarcar qué no deberían hacer, y ese algo es, por ejemplo, no mostrar una canción como We’re Alive de single principal del disco, aunque quizás no había nada “mejor”.

Quizás no todo es tan grotesco, ni goyesco o negro, pero, la historia de Band Of Skulls se ve maltrecha ante el que es, con diferencia, el peor disco de los ingleses. Sí, hay segmentos más que salvables, con los riffs de guitarra típicos del blues rock, como en la canción que le da nombre al disco (y esos coros angelicales) o That’s My Trouble, que por suerte empieza con fuerza, no obstante, acabando por ser excesivamente lineal. Es más que notable la falta de identidad o los ritmos sencillos que gente de su nivel debería poder elevar más, haciéndolos inalcanzables, porque quizás, simplemente, lo único que queríamos era: “I wanna see you in the morning…”

4
4
Más de Raúl Hernández

The XX participará en un festival de cine con “I See You”

The XX, banda de indie pop del suroeste londinense, formada en 2005,...
Leer más