domingo, noviembre 17, 2019

AURORA – A DIFFERENT KIND OF HUMAN

Discos AURORA - A DIFFERENT KIND OF HUMAN

‘A Different Kind of Human (Step 2)’, lo que cabía esperar, las expectativas superadas, la fuerza y vitalidad de una artista joven y de claras convicciones. Vuelve Aurora Aksness con un nuevo álbum y once temas nuevos que abarcan más de media hora de placer auditivo. La artista noruega ya adelantó en septiembre del año pasado que la continuación de su anterior EP, ‘Infections Of A Different Kind (Step 1)’, saldría este año o el próximo. Sus temas han ido sonando en sus directos y la producción se ha acelerado tanto que he aquí este nuevo trabajo.

Debutó en 2016 abriendo su interior con ‘All My Demons Greeting Me As A Friend’, el ya mencionado EP fue lanzado por sorpresa hablando de empoderamiento, de poder y de revoluciones atípicas lideradas con energía. Este nuevo proyecto es el segundo paso de algo más grande y que aún no ha dejado claro cuánto tardará en cerrar. En su origen, este disco quería expresar todo aquello que la música puede conseguir en la gente, pero poco a poco ha ido tornando hacia una crítica social influenciada por las crisis y actitudes egoístas humanas. Sin perder el punto de partida, la cantante noruega de veintidós años ha defendido a capa y espada uno de sus amores más preciados, la naturaleza. Cualquiera que haya visto una actuación de Aurora en directo sentirá, sin duda, su energía plasmada en esta ristra de pistas. El sonido hace justicia a su personalidad y sentirla bailar descalza es fácil en temas como “Animal”, primer adelanto del largo y segundo tema del tracklist.

El álbum abre con “The River” y guía al oyente hacia una travesía por su imaginación en la que la atmósfera synth-pop abre y cierra frecuencias creando una de sus canciones más bellas hasta la fecha. A un peculiar videoclip le acompaña un mensaje de lucha personal que pretende enfrentar al protagonista con sus propios miedos y su dolor. El ya nombrado Animal le sigue en la lista y pone en entredicho que éste sea el mejor álbum de la noruega. Afirmarlo serían palabras mayores mas la fuerza de sus sencillos, las armonías vocales y la claridad de sus frases bajo una excelente producción lo complica. Su ascendente carrera no es para menos ya que su debut superó el medio millón de copias vendidas y los doscientos millones de reproducciones. Aurora fue la única vocalista colaboradora de The Chemical Brothers en su disco “No Geography” y se ha subido a escenarios de todo el mundo en menos de un lustro.

La primera balada que se deja entrever es “Dance On The Moon”. Voces dobles y un ritmo constante sobre el que juega imaginándose sobre la luna. La música esta vez la transporta desde su ventana al espacio y la hace dudar de si flotará, si el vacío podrá con ella o si conseguirá bailar sobre el satélite. “Daydreamer”, por el contrario, va creando una tensión que tarda más de media canción en romper, pero introduce otro elemento distintivo de ‘A Different Kind Of Human’, el ritmo tribal. No contenta con ello, Aurora se la juega en “Hunger” con una fluctuante melodía que incorpora lo primitivo con su particular estilo y melodías orientales. Entra su crítica directamente contra la ambición humana y la insatisfacción ante el poder, un hambre que no cesa y siempre permanente a lo largo del tiempo que persigue una fuerza que “nunca obtenemos”.

Hay quien cree que la brecha del trabajo se encuentra justo en el medio del mismo. “Soulless Creatures” es fantasmal y armónico. Parte el disco en dos dejado los cuatro sencillos repartidos en pares a ambos lados y cuando parece que la quietud le ha podido “In Bottles” arremete. Podría decirse que esta pista es lo que queda de su largo de 2016 en lo que a sonido y planteamiento se refiere. Las ganas de Aurora por aprender, su necesidad de investigar y seguir creando han hecho que escuchar sus canciones sea sinónimo de evolución, mas “In Bottles” demuestra que algo hay del pasado y que algo había entonces que va explotando con cada nuevo lanzamiento.

La quietud y el sentimiento puesto en la canción homónima es indescriptible prácticamente. El último adelanto del trabajo es su niña bonita, la pista que concentra todo y la deja ser la protagonista, la narradora coral que tanto le gusta. Melancolía, esperanza, incertidumbre… ‘A Different Kind Of Human’ no solo llega preguntando y diciendo que hay algo más allá, un lugar al que ir con ella y su séquito, con sus propios pensamientos. La pista atrapa y adormece de disfrute, no de aburrimiento ni de dejadez, sino de plenitud.

Ya en el último cuarto, “Apple Tries” no sólo refuerza la idea de “Hunger” sino que, además, demuestra que hay escalas asiáticas que se ajustan como anillo al dedo al timbre y el rango vocal de Aurora. “The Seed”, segundo adelanto, se lo ha guardado para el final del trabajo. Uno de los temas más críticos ante la ambición y el desapego por el entorno. “Cuando el último árbol haya caído y los ríos estén envenenados, no puedes comer dinero”. Más claro no podía ser el estribillo y más directo no podía ser el mensaje. El mundo se desvanece y rememorando el “Earth Song” de Michael Jackson parece que no ha cambiado nada en décadas y la música sigue siendo necesaria como reflejo del presente, espejo al futuro y movilizadora de acciones y sentimientos. “Mothership” es el cierre etéreo y sampleado, bello y atmosférico; el outro de un paso más en el proyecto que entrecierra los ojos por un tiempo. Un broche final para un gran álbum basado en una idea clara desde el primer momento, que mantiene y mejora la línea de sus predecesores, no defrauda y sorprende a cualquiera que se topa con él. A primera escucha hay pistas complejas que pasan de largo, tribales que vuelan y atmósferas que pueden parecer tediosas. En un primer momento parece que los sencillos se llevaron todas las ganas mas hace mella y se vuelve memorable y exitoso en un periquete.