ALISON WONDERLAND – AWAKE

Tras un primer álbum de infarto, Run (2015), agotando entradas como cabeza de cartel de los festivales más importantes a nivel mundial, elegida entre los 100 mejores DJs del mundo, siendo la DJ femenina mejor pagada de toda la historia de Coachella, y contando con un ejército de fans incondicionales que la apoyan allá donde va, parece que Alison Wonderland lo tenga todo para sentirse completa. Sin embargo, este segundo LP nace de un período duro para la productora y vocalista. Una etapa de depresión que la llevó a zambullirse en un proceso de crecimiento personal y auto exploración, logrando transformar toda esa vulnerabilidad en un proyecto musical mucho más experimental y avanzado que el anterior.

Así es como suena Awake: vulnerable pero fuerte, defectuoso pero triunfal. Como su creadora: una productora y DJ hecha a sí misma, que se ha trabajado y ganado el reconocimiento en la escena EDM paso a paso, canción por canción, y sesión a sesión.

Su estilo bien podría definirse como un EDM con marcadas bases orquestales, fruto de su temprana educación en música clásica, (es una gran cellista). Yuxtapone sonidos orgánicos, (pianos, cello, violin…), con los recursos sintéticos propios de este género: graves hardcore, beats propios del trap, e incluso ritmos caribeños. Bajo el amparo del sello Astralwerks y distribuido por Universal Music, la introducción a este LP la pone Good Enough, en la que el indiscutible protagonista es el cello, y que complementa con un piano del todo trágico. El título lo dice todo: ¿Soy lo suficientemente buena?

El segundo corte es No, tema en el que la voz de Wonderland se dulcifica, en contraste con el agridulce mensaje: “They will always tell you yes, but i’ll tell you No”. En Okay los graves chocan con una voz distorsionada que repite, casi a modo de súplica, “Can we be okay, I wanna be okay”. Un tema del todo desgarrador, para desahogarse saltando. Todo un hit rompe-festivales.

Descrita por ella misma como uno de sus temas más personales, Easy trata sobre la desconfianza en uno mismo, con un componente trap, R&B muy marcado. Uno de los temas carne de FM. Con High viene la primera colaboración. Voz ecualizada de Trippie Red sobre un beat lento que asciende poco a poco hasta dar con una perfecta composición de graves distorsionados y elementos que dan a Awake ese valor experimental. Prueba de que Alison también sabe moverse en registros no comerciales.

BLESSUS se une al viaje en el tema Here 4 U, un tema que, aunque parece un raro añadido al álbum, se hace muy disfrutable gracias a ese pegadizo groove-trap robusto cargado de sintetizadores y un frenético y elegante arpegiado. Al final hasta se hace corto.

Ya en el ecuador del disco llega Church. Un tema sobre las relaciones tóxicas, co-producido con Lido, y con una marcada estructura estrofa-estribillo-estrofa-puente-estribillo. Sin duda el tema más pop de todos, y con el que algunos temimos la deriva pop de Wonderland al escucharlo como adelanto de Awake. Nada más lejos de la realidad, al ver el contenido total del álbum. El tema más caribeño en cuanto a beat, melodía y estribillo es sin duda Cry. Alison se desvía del sonido más trap e incluye la voz del rapero Buddy.

Y llegamos al tema más imprescindible, si no protagonista del álbum, por su claro componente hardcore y su mensaje optimista. Se diría que en este single Alison por fin ve la luz durante este duro trance personal. Aparece el clásico momento clímax característico de los mejores temas de Wonderland, en el que se vive un in-crescendo hasta llegar a soltar ese bombo-caja seguido del lema por excelencia de la australiana: “F**ck me up on a spiritual level” El que ya es un himno entre sus seguidores. Tatuado hasta la saciedad y reproducido en miles de camisetas por todo el mundo. El final de la canción es como si se despedazasen o desintegrasen los elementos que la conforman. Un tema redondo, una bomba sideral.

Good Girls Bad Boys es otro de los temas breves, y se presta como una buena base candidata a formar parte de la biblioteca de recursos de muchos DJs. Tiene un momento inesperado, cuando Alison introduce orquestación junto con el mensaje “Self hate, regret can drive us to death…” De nuevo vuelta a la búsqueda del amor propio. Sin duda un mensaje agrio. La voz de Chief Keef aparece en la recta final de Awake, casando a la perfección con el estilo dancehall-disco de Dreamy Dragon. Es uno de los momentos más ‘buenrollistas’ del álbum, incluido un completo set de cuerdas.

El interludio llega con Hope, también co-producido por Lido. Da toda la impresión de que quizá en un futuro pudiese llegar a ser un tema completo. Ojala. Sometimes Love, con SLUMBERJACK, es una canción dance de gran peso en el total del álbum. Aunque no es la más elaborada armónicamente, es pura delicia para festivales y un buen aliciente para los amantes de los pogos. (Atención a partir del minuto 2:15).

Wonderland ha dejado el tema que da nombre al LP para el final. A sabiendas de que, efectivamente, se trata de todo un despertar personal, que no profesional, y a sabiendas de que así nos iba a dejar con ganas de más. Awake es una balada melancólica y esperanzadora perfecta para cerrar un álbum lleno de caos. Alison, si alguna vez pensaste que no eras lo suficientemente buena, ya puedes ir quitándote eso de la cabeza. Porque las dudas las despejas con este disco, todo un referente y gran mensaje para la gente joven que te sigue. Chapó.

8
8
Escrito por
Más de Sonia Escudero

TT – LOVELAWS

Tras una década de gestación y bajo el influjo inevitable del trip-hop...
Leer más