MANIC STREET PREACHERS – POSTCARDS FROM A YOUNG MAN

MANIC STREET PREACHERS - POSTCARDS FROM A YOUNG MANNo es la guerra, es sólo el final del amor es el tema que abre el décimo álbum de los Manic Street Preachers, Postcards From a Young Man.

“Un último disparo a la comunicación masiva”, así es como hacen referencia a su nuevo trabajo James Dean Bradfield (líder de la banda tras la extraña desaparición de Richey James en 1995) y Nicky Wire (bajo).

El nuevo disco de los galeses cuenta con la colaboración de talentos de la talla de Ian McCulloch (Echo and The Bunnymen), que presta su voz en Some Kind of Nothingness; Duff McKagan (Velvet Revolver y Guns n´Roses), quien toca el bajo en A Billion Balconies Facing the Sun, y John Cale, encargado de los efectos y el teclado en Auto-Intoxication.

Sonido nostálgico para unos “Manic” que destacan una vez más dentro de los pocos grupos que pueden presumir de una carrera casi impecable. Después del brillante Journal For Plague Lovers (2009), que recogía las últimas letras de Richey James a modo de homenaje, y también de algunos discos más laxos como el Lifeblood (2001). Ahora regresan en la línea de Send Away the Tigers (2007) y su Autumn Song, más radiofónicos y dispuestos a llenar estadios que cuando empezaban, pero sin perder todos los registros que son capaces de alcanzar. Se saben potentes y enérgicos, por lo que el resultado, una vez más, es positivo a la fuerza.

Doce nuevas canciones recogidas también en su versión acústica (Demo), entre las que destacan los sonidos sesenteros en The Descent (Pages 1 &2 ), así como las letras políticas que , como no podía ser de otra manera tratándose de ellos, están presentes en Don´t Be Evil. El toque original de la banda lo ponen Auto-Intoxication y A Billion Balconies Facing The Sun. Por supuesto, existe un single pegón, (It´s Not War) Just The End Of Love, en cuyo videoclip cuentan con la presencia de su compatriota Michael Sheen. Destacable también el momento en el que Wire se hace con el micro en The Future Has Been Here 4 Ever. Y pongámonos en pie con la letra de Postcards From a Young Man, tema que da título al disco. Por último, queda destacar un sutil toque ochentero que introducen con Some Kind Of Nothingness. Los temas restantes redondean uno de los discos más reseñables de esta mitad de 2010.

Por cierto, la portada de Postcards From a Young Man es una fotografía de Tim Roth sujetando una enorme Polaroid. Bradfield se declara fan de Tim desde la adolescencia, época en la que también soñaba con actuar en Hollywood. “Nunca le he conocido pero era algo así como mi héroe cuando tenía quince años y quise ser actor después de verle en pantalla”, dice Bradfield.

Los Manic Street Preachers consiguen completar otro álbum interesante y atrayente. Por supuesto, como todos los grandes grupos, no se establecen en aquel primer sonido reivindicativo y rebelde, pero tampoco lo abandonan. Como tampoco dejan que les invada todo lo que tanto criticaron en su momento (recordemos el concierto en Cuba tan publicitado por Castro). La política siempre ha estado presente en sus letras, de la mano de Wire en casi todos los casos. No pierden las bases de toda buena empresa. Y esto, si hablamos de franqueza y fidelidad, es sin duda un ejemplo.

Se cita Everything Must Go (1996) cuando se presenta Postcards From a Young Man. Para los que no lo entiendan, hablamos de un disco comparable a su mejor obra.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

Escrito por
Más de Laura P. Calle

Los Evangelistas + Soleá Morente

  Lugar: Teatro Circo Price. Fecha: 5 de julio de 2013 Es...
Leer más