The New Raemon encandilan a su público con su nuevo disco en Madrid

The New Raemon
The New Raemon. Fotografía de Adriana Martín

Uno de los más que numerosos eventos musicales que los madrileños hemos podido disfrutar en este fin de semana largo en la capital fue la presentación del nuevo disco de The New Raemon, Una Canción de Cuna Entre Tempestades, que tuvo lugar la noche del jueves en el Ochoymedio. Y era una velada complicada a la que tenían que enfrentarse Ramón Rodríguez y su banda: al éxodo asociado al puente (el viernes fue festivo en la capital) se sumaba un tiempo lluvioso, francamente desapacible, y una sobrecarga de eventos en la agenda que se extendía durante todo el fin de semana. Así las cosas, el concierto se desarrolló en un ambiente casi familiar, ante un público genuinamente entregado a las siempre melancólicas tonadas de la banda barcelonesa. Y ello no perjudicó, en absoluto, el resultado.

Invisible Harvey
Invisible Harvey antes de la actuación de The New Raemon. Fotografía de Adriana Martín

Tras ser teloneados por unos correctos aunque, tal vez, excesivamente chistosos Invisible Harvey, el hombre con la gorra de dEUS y sus secuaces se dispusieron a dar un recital certero y muy eficaz. Es lo que tiene tener tanto oficio, que los buenos conciertos te salen como si fueran algo fácil. Una Canción de Cuna Entre Tempestades sonó poético y emocionante durante el primer tramo de la actuación, capturando la atención de la audiencia a pesar de que el álbum no se pondría a la venta hasta esa misma medianoche. La belleza de este nuevo trabajo brilló de manera sobresaliente, especialmente cuando sonaron Charlestón (Flores y Dolores) y En El Centro del Baile, temas que, a la luz de la reacción del público, bien podrían convertirse en habituales del repertorio de The New Raemon.

Oficio, eficacia y sobriedad

Pero como no solo de nuevos discos vive el hombre, The New Raemon también repasaron diversos rincones de su extensa discografía. Daba igual que los barceloneses dieran rienda suelta a temas tan melancólicos como El Yeti o que se soltaran con canciones algo más “ligeras” (por menos deprimentes, se entiende) como Reina del Amazonas o La Cafetera: el público acompañaba las letras de las primeras con un tímido pero constante murmullo, y cantaba a pleno pulmón las segundas. La conexión de Ramón Rodríguez con su audiencia goza de buena salud y, sin duda, da alas a su banda, que no se arruga ni un poco aunque se enfrenten a una sala medio llena en una noche de jueves.

The New Raemon
Ramón Rodríguez, vocalista de The New Raemon. Fotografía de Adriana Martín

Transcurridos 70 minutos sobre el escenario, The New Raemon dieron su show por terminado. Aunque algunas canciones se quedaban en el tintero, la banda había sostenido una actuación emocionante y sólida. La garganta de Ramón Rodríguez parecía haber alcanzado su límite y, aunque sin bises, el concierto no pareció incompleto o insuficiente. Más bien al contrario: una hora y diez minutos fueron tiempo más que suficiente para que los barceloneses capturaran a su audiencia desde la primera canción, presentaran su nuevo trabajo de manera brillante y ofrecieran un buen puñado de temas imprescindibles de su discografía. Al final nos llevamos a casa un show sobrio al que no le hicieron falta payasadas ni artificios para emocionar de manera eficaz y genuina.

The New Raemon
Ramón Rodríguez, vocalista de The New Raemon. Fotografía de Adriana Martín
Más de Adriana Martín

The KVB: baño de oscuridad y reverb en la Moby Dick

The KVB fueron una de las bandas que señaladas por el muy...
Leer más