Repion se lucen en su primer sold out en Madrid

Repion
Repion en Siroco. Fotografía de Adriana Martín

Con su nuevo EP Donde Escapa la Luz recién estrenada, el joven power trío cántabro Repion se dio lo que debió ser un agradable baño de multitudes en la Siroco de Madrid el pasado jueves. Las nuevas canciones de Repion ya habían rodado unos días antes en su Santander natal, y el rodaje previo se notó en Madrid. A pesar de la noche de perros y de la dilatada espera hasta que todos los elementos técnicos estuvieron a punto para que empezara la actuación (dicha espera fue, en realidad, el único punto flaco del evento), moverse por la Siroco desde antes de que empezara el concierto fue una empresa bastante difícil desde un rato antes del comienzo del concierto. No es para menos: la joven banda se marcaba esa noche su primer sold out en la capital.

Repion
Marina, guitarra y vocalista de Repion. Fotografía de Adriana Martín.

Con tan buenos auspicios Repion no decepcionaron: desde los primeros compases del concierto el trío sonó compenetrado, contundente y exultante. El sonido de la Siroco se adaptó a la perfección a sus canciones, permitiendo que la fuerza de canciones como Las Flores de Invierno, Ciudad de Vacaciones o Querubín llegara nítida pero llena de rabia. Fue uno de esos conciertos en los que el buen trabajo de sonorización fue clave para que el disfrute del espectáculo fuera pleno. Un ejemplo de cómo los aspectos técnicos son el punto definitivo para que un grupo lleno de fuerza y buenas canciones firme un concierto redondo.

Sonido perfecto y setlist bien medido

Los Repion acabaron tocando un setlist largo, más de doce temas, con el que fueron encendiendo sabia y lentamente los ánimos de los presentes. Hubo algunos momentos de asueto, como Verde Recién Hecha, en los que Repion echaron un poco el freno en su eléctrica escalada hacia sus temas más épicos y brincables. Pero dichos momentos fueron necesarios y estuvieron bien medidos para que el ritmo de la actuación no se volviera monótono. Algunos estribillos pegadizos, como el de martes, dieron juego para cantar a pleno pulmón. Y los últimos bises, con Querubín y Los Noventa, ese single que parece tener ganas de convertirse en himno generacional, invitaron a todos los presentes a venirse arriba.

Teresa, batería de Repion. Fotografía de Adriana Martín

Con todo esto quedó demostrado que Repion será un nombre a seguir de cerca a lo largo de 2019, tanto en los conciertos que sigan a este como en los carteles de los festivales veraniegos. Son una especie de apisonadora rockera sobre el escenario. Y, sin duda, su show hará las delicias de los amantes del alt-rock, la épica furiosa y cierta inocente rabia juvenil que tan bien han captado en su último EP. A pesar de la lluvia y el frío, lo de la noche del jueves mereció la pena.

Más de Adriana Martín

Music Hunters celebró su primer año con música en la HUNTERSPARTY

La celebración del primer año de vida de Music Hunters no pudo...
Leer más