Ólafur Arnalds en Madrid: post-rock islandés a la vera del Manzanares

El auditorio del parque lineal del Manzanares vibró el pasado jueves 12 de julio con los sonidos post-rock de Ólafur Arnalds, quien brilló en un concierto gratuito organizado por el Ayuntamiento de Madrid –en el marco de Veranos de la Villa–, a las 22.00h de la noche.

El compositor islandés llegó acompañado de su piano, cuarteto de cuerda, batería y otros dos pianos automatizados. Sobre estos últimos, Arnalds es capaz de programar diferentes melodías y loops que los teclados son capaces de replicar posteriormente.

Las últimas luces del día caían sobre Madrid cuando el concierto daba comienzo, con Árbakkinn como primera propuesta de la banda. Para la siguiente canción, el islandés pediría al público que entonásemos un do al unísono, para usarlo como sample en la canción que tocaría después: Pú Ert Jördin, de su trabajo de 2010 …And They Have Escaped The Weight Of Darkness.

Ante un lleno total del auditorio, se sucederían las melodías instrumentales de este artista. Ólafur Arnalds logra evolucionar desde un sonido clásico para integrar elementos electrónicos y de ambient. Explosiones de sonido que lograron embelesar a un público que, tanto en primera fila como por las colinas del parque, disfrutaba de esta experiencia a su manera: con los ojos cerrados, recostados, dejándose llevar o sin quitar la mirada del espectáculo de luces que acompañaba a los músicos islandeses.

En el setlist, bajo aviso del compositor, predominaron los nuevos temas de su próximo álbum Re:member -a estrenar el 24 de agosto-, tal y como  el homónimo Re:member o Unfold, pero también hubo espacio para canciones de anteriores trabajos.

Entre tema y tema, el artista aprovechaba para contar breves anécdotas, presentar a los músicos que le acompañaban u ofrecer palabras de agradecimiento al público: “Gracias por venir esta noche; es un bonito lugar para tocar“, se pronunció en una ocasión.

Para finalizar, y tras una larga ovación del emocionado público, Arnalds regresó junto a sus músicos al escenario para el bis. En primer lugar tocarían el clásico 3055 y posteriormente, en solitario, el tema Lag Fyrir Ömmu, íntimo tema interpretado en solitario y dedicado a su abuela, la “responsable” de que  el artista estuviese allí y entonces tocando un piano, y no hubiera “decidido formar una banda punk”, como quería en su adolescencia.

No hubo mejor plan posible para ese jueves; una propuesta tan única y diferente al multitudinario festival que, como ha sido el Mad Cool, tenía lugar en aquél mismo momento a 25 kilómetros al norte. Para repetir, Arnalds anunció que volverá a estar en Madrid el próximo 12 de marzo en el Teatro Nuevo Apolo.

Más de Noel Castro

“Gallipoli” es lo nuevo de Beirut y suena así

Las trompetas balcánicas que dan inicio a “Gallipoli” no pueden significar otra...
Leer más